TRAIL RUNNING

Según veterinarios y corredores

¿Cuál es el perro ideal para practicar canicross?

David Estruch, canicross Kanstak Sport Dana (Braco de Weimar).

David Estruch, canicrosser de Kanstak Sport, y Dana (Braco de Weimar).

(1-6-2016). Los Bracos de Weimar son una de las razas más asiduas a los podios y protagonizan un elevado porcentaje de participación en las carreras de esta disciplina de correr con perros.

Para hacer canicross a nivel amateur, más allá de la raza, lo más importante es la actitud. Un animal activo, que le guste hacer deporte y disfrute practicando actividades al aire libre con más perros es el candidato perfecto a perro ideal para practicar canicross.

De todos modos, hay razas que tienen unas cualidades más aptas que otras para correr y, en particular, para tirar del amo. Laia Sàbat, Veterinaria del centro Bitxos Veterinaris Alella y especializada en el área deportiva, destaca que en esta actividad, “si se quiere competir a un alto nivel, a parte de seguir un buen plan de entreno, hay que tener en cuenta que algunas razas tienen unas características físicas que hacen que el perro sea más rápido, potente y resistente que otras”.

Lo más importante son las ganas y la constancia.

Los Bracos o Greyhounds o mezclas como los alaskans o greysters son perros asiduos en competiciones deportivas. “Estos colectivos se caracterizan por tener tórax amplios, columnas flexibles, piernas muy musculadas y gran capacidad de persistencia”, destaca la veterinaria. Dejando de lado las élites, en la práctica común del canicross, Sàbat señala que, ante todo, “lo más importante son las ganas y la constancia”.

Destacan las razas cazadoras de tamaño grande y los perros nórdicos.

Por su parte, Jaume Martínez, Veterinario de la Clínica Veterinaria el Masnou y Responsable Veterinario en Gos Àrtic, confirma que “todas las razas están capacitadas para correr. Aun así, destacan las razas cazadoras de tamaño grande y los perros nórdicos”. Este segundo colectivo está más capacitado para las modalidades de Skyjoring (carreras con equis) o Mushing (con trineo).

Martínez coincide en que “un claro ejemplo de las razas por excelencia en el canicross es el Braco de Weimar. Tiene una potencia y una capacidad de arrastre espectacular”. Además, en bikejoring (con bici), donde se adquieren velocidades sostenidas muy largas, es un perro con mucha tracción. También destacan con cualidades similares el Braco Alemán, Pointiers y sus evoluciones.

¿Hay perros prohibidos?

Existen más de 400 razas de perros reconocidas a nivel mundial. No hay ninguna prohibida por reglamento, pero hay que prestar especial atención a las razas braquiocefálicas: boxers, bulldogs franceses, carlinos, etc, más conocidas como perros “de morro chato”. La estructura interna del morro es igual a la de cualquier otra raza, pero ligeramente aplastada, con diferentes niveles. Este colectivo no puede llevar a cabo actividades deportivas intensas o continuadas, ya que tiene dificultades respiratorias, debido a su morfología.

Jaume Martínez hace una mención especial con los bóxers. Indica que “cualquier veterinario, en el control de un canicross, cuando ve un bóxer se lo mira a parte y con mucha atención. Tiene una estructura cardiaca diferente del resto y puede padecer patologías subclínicas”. Destaca que puede tener un colapso cardíaco durante una carrera y aconseja llevar a cabo chequeos periódicos para evitar problemas. Laia Sàbat subraya que en un canicross “quedan excluidos todos los perros y corredores que sufran cualquier patología incompatible con el deporte, independientemente a la raza o la morfología”.

Como elegir al compañero ideal

Dicen que los perros se parecen a los amos. Cuando alguien decide compartir el día a día con un peludo de cuatro patas tiene en cuenta diversos factores que favorezcan la convivencia. Si, además, se pretende practicar deporte con el mejor amigo del hombre se debe escoger un perro acorde a nuestro físico. Para correr atado a un perro se debe encontrar un equilibrio para marcar un ritmo acorde a las dos partes integrantes del equipo.

Para un principiante del running, un perro pequeño es una buena opción para iniciarse en el canicross. Puede tratarse de un perro rápido que imprima algo de velocidad en la carrera, pero sin llegar a tirar de la persona.

Para alguien que ya acumule km de trail es ideal escoger a un perro que adopte un ritmo rápido y constante de carrera y a la vez potente para ir siempre con el tiro bien tenso. Un perro grande que pese más de 20kg y tenga una gran fuerza física y psicológica puede ser un buen aliado para este perfil de deportista.

David Estruch, canicrosser de Kanstak Sport, y Jack (Jack Russell).

David Estruch, canicrosser de Kanstak Sport, y Jack (Jack Russell).

Distintos motores, mismo corredor

Resulta habitual practicar el canicross con distintos perros. En algunas competiciones hay diferentes categorías según la edad del corredor, pero también según el tamaño del motor del perro: categoría absoluta y categoría -15kg.

Con el Braco la línea de tiro siempre va tensa.

David Estruch, canicrosser del equipo Kanstak Sport, conoce de primera mano las diferencias que hay entre correr con un Braco de Weimar y con un Jack Russell. Esta temporada pasada, ha alternado distintas competiciones con los dos motores. Asegura que la diferencia fundamental entre los dos perros es la velocidad. “La zancada que tengo que dar cuando corro con Dana (Braco) no tiene nada que ver con la de Jack (Jack Russell). Con Dana, la línea de tiro va siempre tensa y ella siempre va tirando de mi, imprimiendo una potencia que no consigo en absoluto con Jack”, destaca David.

Si tuviera que escoger otro perro, sin duda, volvería a optar por un Braco de Weimar.

Cuando corre con el pequeño, la línea de tiro, en cambio, nunca va tensa y en ocasiones tiene que aguantarla para que no toque el suelo. Uno de los peligros del canicross, son las caídas en las bajadas o en circuitos técnicos. La dificultad del terreno se multiplica cuando el corredor va atado a un perro que, a menudo, obliga a exceder los límites personales de velocidad. Estruch afirma que “con Dana llego a tener peligro de caída en varias ocasiones al largo de una carrera. Sin embargo, con Jack, en cuatro años de competición, jamás he tenido miedo por posibles caídas”.

A partir de la experiencia vivida con dos perros tan distintos, David asegura que “si tuviera que escoger otro perro, sin duda, volvería a optar por un Braco de Weimar”.


Hay 2 comentarios

Añade el tuyo
  1. Pere

    Esto es una chorrada, Me he leído el artículo y parece q hablen d motos en lugar d perros.. el perro ideal es tu compañero del día a día, que manía siempre en buscar ser mejor que el otro…, las perreras esta llenas de perros ansioso de un hogar, con estos artículos se fomenta la venta y no la adopción…

    P.D. supongo que esto nunca saldrá publicado….


Publicar un nuevo comentario.