TRAIL RUNNING

Juanjo López hace historia en la Transvulcania

juanjo lópez

Juanjo López utiliza material Lurbel para entrenos y carreras.

(19-5-2017). Juanjo López, ‘El Penyo’, ha completado la Transvulcania, convirtiéndose en el primer paratleta que consigue acabar una ultra. El corredor, esponsorizado por Lurbel, logró finalizar los 74 kilómetros que proponía esta ultra.

Cuando Juanjo López (Puzol, 1978) perdió su pierna izquierda en 2010, su vida empezó de nuevo. A través del deporte se reinventó a sí mismo. Dos años después presumía de haber sido bronce en el Campeonato del Mundo de paratriatlón de larga distancia y campeón de España de medio Ironman. En el trail empezó en 2013 en la media maratón del Desafío Lurbel Calares del Río Mundo y en 2014 disputó su primera maratón de asfalto en el Maratón de Valencia.

Con el tiempo, ha ganado en experiencia y se conoce mejor en estas lides, de hecho acaba de convertirse en finisher de la ultra de 74K de Transvulcania, el primer amputado que logra tal proeza. Juanjo dice que le gusta el trail running sobre todo por el contacto con la naturaleza y por conocer nuevos paisajes y señala que, antes de emprender la Transvulcania, lo que más le preocupaba era, sobre todo, “cómo iba a gestionar el dolor que produce la prótesis y cómo iba a aguantar el muñón el paso de las horas”.

Para preparse, explica que ha realizado bastante entrenamiento de calidad, entrenamientos más cortos de lo normal pero más intensos y zonas técnicas para ir cogiendo soltura con la prótesis. También tuvo mucha carga de natación para sacar un buen nivel aeróbico.

“Yo sabía perfectamente en qué momento de forma me encontraba para afrontar la carrera y sabía que si hacía bien las cosas iba a ser finisher , aunque venía de dos abandonos consecutivos en el maratón de Espadán y en Mamova por sendas caídas . Sé que mucha gente no confiaba en que pudiese hacerlo, para mí si no lo hubiese logrado tampoco habría sido una desilusión, yo sé por lo que he pasado para poder llegar a este reto y estoy súper orgulloso de cómo lo he gestionado”, explica.

Los momentos más críticos fueron dos: uno en la subida al Roque de los Muchachos, en el km 53, “que parecía que no llegábamos nunca y el tiempo de corte lo teníamos cerca” . Y luego en la bajada desde el Time hasta Tazacorte, bajada muy técnica y larga que “muscularmente nos dejo algo tocados”. El corredor añade que “me veo fuerte y preparado para seguir, tengo más experiencia y he aprendido a saber gestionar mis fuerzas en este tipo de carreras, además de mejorar muchísimo en las zonas técnicas. También el muñón está más adaptado”.

 

 


No hay comentarios

Añade el tuyo