TRAIL RUNNING

Complementos nutricionales para espacios con menos oxígeno disponible

Alimentos para rendir mejor en la alta montaña

altamontana

(31-7-2019). Con la llegada del buen tiempo, la montaña coge fuerza y son muchos los y las trail runners que se lanzan al monte en búsqueda de rutas y aventuras. Pero el entrenamiento en altura tiene una serie de condicionantes que debemos tener en cuenta a la hora de diseñar nuestra estrategia alimentaria.

Muchas veces, al acudir a la montaña, nos dejamos iluminar por la belleza de los paisajes y por unas rutas que nos permiten dejar de lado, por unas horas o durante unos días, los mundanales ruidos de la gran ciudad. Eso sí, ello no debe ser óbice para que tengamos muy presente un detalle fundamental: a gran altitud, la presión del aire es mucho menor y, consecuentemente, hay menos oxígeno disponible. Gracias a los expertos de una de las marcas de referencia dentro del mercado nutricional en nuestro país, Etixx, vamos a detallar algunas de las pautas a seguir e incorporar en nuestro día a día.

Anunci-ISSUU

Uso eficiente del oxígeno

Nuestros músculos necesitan oxígeno para rendir a su máximo nivel. Sin oxígeno, su productividad se reduce de forma significativa, tal y como nos indican desde Etixx. Y es que cuando nuestros músculos reciben menos oxígeno, esto genera –como efecto en cadena- una disminución de la capacidad muscular y, en consecuencia, del rendimiento. Así pues, nuestra capacidad física y productividad física van a depender de la entrega y el uso eficiente de oxígeno. Hay que grabarse con fuego en la cabeza esta relación cuando acudimos a la montaña y sobrepasamos los 2.400 metros a altitud. A partir de esta altura es cuando nuestro organismo nota, de forma especial, la falta de oxígeno, también conocida como hipoxia. La presión atmosférica disminuye con la altura, algo que afecta a la biodisponibilidad del oxígeno, y los alveolos pulmonares no son capaces de transportar la misma cantidad de oxígeno a la sangre que cuando existe menos presión.

Teniendo en cuenta esto, es preciso optimizar el suministro de oxígeno a los músculos durante la preparación para tener un buen rendimiento en altura, en una salida de trail running, por ejemplo, por los Pirineos orientales. Los expertos de Etixx dejan claro que “la reducción en los niveles de oxígeno puede compensarse en gran medida, eso sí, nunca de forma completa”. Este es uno de los motivos por los cuales los ciclistas, y también los corredores de asfalto que quieren tener un buen rendimiento para una carrera determinada, planifican campos de altura durante su preparación. El objetivo esencial es que su cuerpo se adapte a la altitud. En el caso de un corredor de montaña, ya sea profesional o popular, en la medida en la que acuda más o menos a la montaña –y en función de la exigencia y altura de sus salidas- se adaptará mejor y con más celeridad a este medio.

Gracias a la costumbre y reiteración, nuestro cuerpo responderá a la menor disponibilidad de oxígeno produciendo glóbulos rojos adicionales. Y esta producción extra permitirá que la sangre transporte más oxígeno a los músculos. Un extremo que se nota, de forma especial, cuando un corredor acostumbrado a la altura baja a cotas más bajas. La sensación que tiene es un plus extra de oxígeno que le da mayor productividad muscular. Hay que tener en cuenta que la concentración de glóbulos rojos –conocida técnicamente con el nombre de hemoglobina- puede incrementarse entre un 10 y 15% mediante el entrenamiento. Un porcentaje que, además, también podemos incrementar un poco gracias a la administración de suplementos alimentarios. Hay que dejar claro que estos suplementos ayudan a nuestro organismo a ser más eficiente, pero necesitan de este ejercicio en altura para poder maximizar sus beneficios.

Gracias a la adaptación de entrenar en altura –y a los suplementos que vamos a detallar a continuación-, los músculos activos sufrirán menos a gran altura ante la decreciente presencia de oxígeno. Algo que, tal y como hemos argumentado previamente, generará una mayor resistencia a nivel de mar. En este sentido, desde Etixx nos proponen dos productos a tomar como ayuda para que cualquier atleta pueda usar en su preparación para eventos en gran altitud (con el fin de optimizar el transporte de oxígeno a nuestros músculos): Hierro 125 AA y Arginina 1000. A continuación, pasamos a detallar los motivos por los cuales debemos añadir, desde ya, estos dos suplementos a nuestro día a día.

Hierro 125 AA. Es una tableta de hierro de alta dosis en forma de quelato de aminoácidos para una absorción mejorada. Además, también contiene vitaminas y minerales específicos que contribuyen a una mejor absorción del hierro, un mineral esencial que desempaña funciones muy importantes y básicas para el funcionamiento correcto de nuestro organismo (tal y como destacamos en un artículo anterior sobre los valores a tener en cuenta cuando nos sometemos a un análisis de sangre). ¿Dónde radica la importancia de tomar este suplemento a base de hierro? Hay que tener presente que el hierro promueve la producción de hemoglobina y, por lo tanto, la capacidad que tiene nuestra sangre para transportar oxígeno. Los especialistas de Etixx nos dan a conocer un dato relevante. Diferentes estudios dejan claro que los atletas que tomaron suplementos de hierro durante varias semanas obtuvieron un aumento en la concentración de hemoglobina. Y, teniendo en cuenta lo que hemos explicado al principio de este artículo, nuestros músculos recibirán oxígeno de forma más efectiva. En este tipo de producto, se sugiere tomar 1 cápsula al día durante, como mínimo, 4 semanas (en función de la necesidad de rendir en un día o prueba determinados).

Arginine 1000. Es el otro producto que nos aconsejan desde la firma nutricional. Se trata de un producto que contiene aminoácido semi-esencial L-arginina. Un aminoácido, para que se entienda mejor, que es esencial bajo determinadas condiciones. Este aminoácido, además, debe ser absorbido a través de la dieta. Es preciso saber en toda esta relación que nuestros cuerpos producen monóxido de nitrógeno a partir de L-arginina. Y es esta producción de nitrógeno tiene un efecto directo sobre nuestro organismo: relaja los vasos sanguíneos. ¿Y que supone todo esto aplicado al caso concreto de correr por montaña y rendir óptimamente en altura? Pues que esta relajación de los vasos sanguíneos producida por la L-arginina conlleva que estos vasos se dilaten, se hacen más anchos. Y, subsiguientemente, ello da como resultado un suministro mejorado de sangre, y también lógicamente de oxígeno, a los músculos activos. La dosis que recomiendan desde Etixx es de 1 dosis de Arginine 1000 antes de nuestro ejercicio y, como mucho, llevar a cabo un tratamiento de ingestión de 1 a 3 tabletas. Hay que advertir que este producto no se vende en ninguno de los centros de distribución que la marca tiene en nuestro país, pero sí puede adquirirse vía internet y recibirlo en casa.

Consejos para alta montaña

Además de estos dos productos concretos, desde Etixx también recuerdan una serie de pautas básicas cuando salgamos a la alta montaña. Es preceptivo ascender de forma gradual –si podemos hacerlo- y beber mucho líquido, aunque no tengamos sed, para poder estar hidratados de forma óptima. Al mismo tiempo, ya sea un forma de barrita, geles o alimentos sólidos, debemos ingerir productos ricos en hidratos de carbono con regularidad. Y es que sin este tipo de alimentos, de poco servirá nuestra adaptación al medio, ya que nos quedaremos sin la energía necesaria para poder seguir disfrutando de la montaña y de las altas alturas.

 

Información de contacto:

www.ettixsports.com

@EtixxEs


No hay comentarios

Añade el tuyo