TRAIL RUNNING

Carlos García Prieto, fundador del Club Ultrarun, nos da las claves

Consejos para practicar trail running por la noche

En muchas ultra trails los participantes tienen que correr por la noche, un momento en el que la visibilidad se reduce y hay que extremar las precauciones. La iluminación juega un papel fundamental.

Partiendo de que el corredor de montaña es consciente de que el equipo que necesita es diferente al del corredor en asfalto, Carlos García incide en la importancia de cuidar este aspecto el máximo posible cuando se trata de correr en condiciones nocturnas. “La montaña es impredecible y es obligatorio llevar un equipo mínimo. El tiempo cambia con las variaciones de altura y tenemos que estar preparados”, advierte. El equipamiento se hace aún más importante por la noche, cuando, según recuerda, “aún hay que cuidar más la seguridad”.

El fundador de Ultrarun precisa que la seguridad implica un equipo básico compuesto por comida, hidratación, abrigo, impermeabilización y comunicaciones. A todo esto, por la noche, se tiene que añadir la iluminación, tanto trasera para que el corredor pueda ser visto, como el frontal. Carlos García recomienda llevar dos frontales -uno de ellos de repuesto- así como pilas cargadas porque “no te la puedes jugar”, subraya.

¿Frontal o linterna?

El inconveniente de los frontales, según explica, es que “el hecho de llevar la luz sobre la cabeza provoca que la línea de luz del frontal coincida con la de la mirada, por lo que no se puede ver la sombra de los objetos. Esto hace que se tenga que aguzar la vista y extremar la precaución en zonas más técnicas, lo que suele ir acompañado de una reducción de la velocidad.

De ahí que a veces los corredores optan por llevar una linterna en la mano, lo que les permite tener un ángulo de visión más amplio y, por tanto, una mayor visión. En contraposición, indica que sujetar el sistema de iluminación en la mano “es incómodo y más cuando los corredores de montaña acostumbramos a servirnos de las manos en algunas ocasiones”.

Estas dificultades han llevado a algunas marcas a desarrollar sistemas lumínicos que quedan enganchados a la altura del pecho o la cintura.

Cambios en la técnica

Carlos García recuerda por otro lado que “la técnica de la carrera de montaña es similar a la del esquí en cuanto a la antelación del movimiento, es decir, el corredor de montaña no pisa donde está mirando sino que sus ojos escanean el recorrido antes y deciden por dónde van a pasar. Se prevé dónde se va a poner el pie”.

Por la noche, sin embargo, la disminución de la visibilidad complica esta antelación del movimiento, lo que provoca una disminución de la velocidad. “Con poca luz el corredor tiene que estar más atento al lugar donde realiza la pisada y, por tanto, la técnica de la carrera se tiene que adecuar a estas particularidades”, explica.

La carrera nocturna de trail será precisamente uno de los aspectos que se abordarán en el Campus de Trail que Ultrarun organiza este próximo fin de semana en El Escorial (Madrid), con la presencia de Zigor Iturrieta y Salvador Calvo.

Más información: www.ultrarun.es


No hay comentarios

Añade el tuyo