TRAIL RUNNING

Los beneficios de practicar esquí de montaña para los trail runners

El mejor entrenamiento cruzado en invierno

esqui-de-montaña

(15-1-2020). El esquí de montaña es una modalidad en auge y gran parte de sus nuevos practicantes proceden del mundo de la montaña y no del esquí. En este sentido, muchos corredores de trail running se abocan a esta disciplina durante los meses de invierno como argumento para seguir en forma, buscar nuevos retos y preparar las carreras previstas a partir de la primavera.

Nombres como Kilian Jornet, Marc Pinsach, Oriol Cardona, Núria Picas o Mireia Miró han combinado, con mucho éxito, ambos deportes. Motivo de más, por lo tanto, para tener en cuenta por qué el esquí de montaña está considerado por algunos preparadores como el mejor entrenamiento cruzado para el corredor de montaña. La llegada de la nieve a las altas cumbres nos obliga a sustituir las zapatillas por los esquís. Es una forma de mantenernos en forma y de, al mismo tiempo, seguir ligados al medio natural practicando una nueva disciplina.

El ejemplo de estos deportistas de élite puede suponer, en este caso, una motivación añadida para los trail runners populares. Y es que, si echamos la vista atrás, queda claro que hay una correlación positiva entre los resultados de esquí de montaña y las carreras por montaña. A nivel popular, la forma de acercarse al esquí de montaña puede ser diversa y no existe una forma mágica ni tradicional, aunque, claro está, si ya sabemos esquiar de antemano nos será más fácil. Pero, hoy en día, grupos montañistas y la mayoría de estaciones de esquí tienen su sección de esquí de montaña a la que poder enrolarnos y aprender todos los entresijos de este deporte.

Evidencia científica

Pero, ¿cuáles son los beneficios específicos de alistarse a esta modalidad? Se lo preguntamos al preparador físico especializado en actividades de resistencia Eduard Barceló. Y nos recuerda las evidencias científicas expuestas por los estudios Schenk K. et al (2011) y Duc S. (2011). Tras analizar algunos resultados de esquiadores de montaña durante la competición y en pruebas de esfuerzo (en deportistas amateurs), concluyeron que hay una gran estimulación entre el esquí de montaña y los sistemas de producción de energía aeróbica. Un factor que, como sabemos, “es muy beneficioso también para las carreras por montaña”. En este aspecto, “gracias al esquí de montaña, por ejemplo, podremos incrementar nuestro VO2 máximo”, apuntilla el técnico antes de enumerarnos las principales ventajas de este deporte.

Beneficios concretos del esquí de montaña para el corredor de montaña

  • Supone una gran estimulación del metabolismo aeróbico, tal y como hemos destacado en los estudios científicos que así corroboran. De hecho, es muy habitual poder encontrar valores de VO2 máximo superiores a 70 ml*kg* en esquiadores de montaña de alto nivel. Nuestra intención tampoco es llegar a estas cifras, pero sí prosperar en nuestro nivel máximo, teniendo en cuenta siempre las posibilidades de cada deportista en cuestión
  • Impacto articular menor. Queda claro que el esquí de montaña, al deslizarlos por la nieve con estos, tiene un menor impacto sobre nuestro organismo que no la carrera por montaña. El impacto es mucho menos lesivos y, de esta forma, nos permite trabajar muchas más horas sin temor a lesionarnos o a sentir un exceso de sobrecarga muscular
  • Trabajo de potencia y fuerza muscular. Antes de ponerse los esquís, es preciso tener en cuenta también que el esquí de montaña es un deporte muy exigente a nivel muscular, como consecuencia de los desniveles que podemos llegar a salvar en cada salida. Por este motivo, nos ayudará a ganar fuera y potencia en nuestro tren inferior, sin desmerecer el efecto positivo sobre nuestro core.
  • Mejora de la coordinación. El esquí de montaña es un deporte técnico, debemos aprender una serie de pautas concretas, que nos ayudarán a tener una coordinación superior
  • Mejor gestión del medio en terrenos técnicos o expuestos. Esta utilidad puede parecer residual, pero, en carreras por montaña técnicas, gracias a nuestra experiencia en el esquí de montaña, podremos desarrollarnos de forma más cómoda y segura, sin exponer nuestra propia integridad
  • Entrenamiento en altitud, con lo que todo ello representa a nivel de beneficios de mejora del rendimiento para nuestro organismo. Así pues, podremos seguir disfrutando del entorno que más nos gusta, simplemente con un cambio de colores y superficies. Entrenar en altura, tal y como nos recuerda Barceló, “es un estímulo eritropoyético, mejora la capilarización del músculo y la maquina enzimática muscular” entre otros efectos. Esto se traduce en una mayor fuerza de resistencia, una mayor tolerancia a la fatiga y un incremento de la resistencia de base para todo tipo de deporte
  • Gran volumen de entrenamiento. Con una salida por la nieve podemos llegar a acumular cerca de 1.000 metros positivos y entre 2.000 y 3.000 a la semana. Y todo ello sin generar tan fatiga muscular como la que padeceríamos en el caso de hacerlo con las zapatillas en los pies. Es una forma fácil y práctica de sumar volumen de entrenamiento para preparar la próxima temporada de primavera-verano
  • Desconexión. A pesar de seguir ligados al medio que nos gusta, la montaña y el entorno natural, cambiar las zapatillas por los esquís de montaña también puede constituir una escisión mental temporal. Cambiar de disciplina deportiva nos ayudará a dar un respiro a nuestras piernas, pero también a nuestra mente. De esta manera, cuando volvamos a correr lo haremos con la motivación renovada, además de los beneficios físicos que habremos metido en nuestra mochila

Eso sí, antes de cerrar este artículo –y una vez expuesta la rentabilidad deportiva del esquí de montaña-, Eduard Barceló quiere lanzar también un mensaje de advertencia. “No podemos volcarnos con el esquí de montaña de la noche a la mañana si no tenemos ni el nivel ni el material necesario como para hacerlo”. En este sentido, y como preparador físico especializado en actividades de resistencia, deja claro que “hay que adaptar el tipo de entrenamiento al objetivo y al nivel del deportista”. En las primeras salidas, “podemos combinar trabajos de técnica de base de esquí de montaña con técnica de descenso para ir ganando confianza y mejorar nuestras aptitudes”.

Dentro del abanico de modalidades de esquí de montaña existentes, “seguro que cada persona podrá encontrar la suya”. Y nos pone un ejemplo, “Si sois principiantes, lo más aconsejable es salir a entrenar por zonas debidamente balizadas para evitar riesgos, ya que lo más importante es primar nuestra seguridad”. Poco a poco, “a medida que nuestro nivel mejore, ya podremos hacer salidas con más libertad, aunque siempre utilizado el material de seguridad necesario (pala, arva y sonda, así como el casco)”. No dejamos de estar en contacto con la montaña, y con un medio inestable como puede ser la nieve, por lo que “debemos tener en mente los riesgos inherentes que dicha modalidad también comporta”.

Información de contacto:

www.eduardbarcelo.com

IG: @barceloeduard


No hay comentarios

Añade el tuyo