TRAIL RUNNING

ENTREVISTA GEMMA ARENAS, campeona de las Skyrunner World Series

Gemma Arenas: “No sabía lo que podía conllevar ser campeona del mundo”

gemma-arenas-llegada-ultra-2016

Foto: Gemma Pla / Ultra Pirineu

(28-9-2016). El salto de Gemma Arenas ha sido meteórico. En pocos meses, ha pasado de ser una madre deportista y corredora, a ser campeona de las Skyrunner World Series.

Una explosión dentro del mundo del ultra running español. Y mundial. Y lo ha hecho de manos de su marido, que también ejerce de entrenador. Tras ganar el Ultra Pirineu (15:20:34 para los 110 quilómetros y más de 6.600 metros de desnivel positivo), ya tiene nuevo reto a la vista.

La victoria en Ultra Pirineu ha tenido un valor doble: ganar una de las pruebas más emblemáticas del mundo del ultra running, además de permitirte alzarte con el título de campeona de las Skyrunner World Series. Mejor, imposible.
Ha sido un año redondo. Estoy en una nube. Casi ni me lo puedo creer. Ha sido un subidón. Cuando al principio de temporada, con mi entrenador (mi marido) diseñamos las carreras, quisimos tocar con los pies en el suelo. Éramos conscientes que las Skyrunner World Series son 5 pruebas y que te obligan a estar todo el año bien (Transvulcania, Madeira, High Trail Vanoise, The Rut y Ultra Pirineu). Cuando nos apuntamos, la posibilidad de ganar existía y, por suerte, finalmente así ha sido. He hecho 4 de las pruebas, menos The Rut, en Montana.

¿Es una sorpresa ser campeona del mundo?
Mucho. No me lo imaginaba, para nada. Casi debo repetírmelo. Me considero una persona tan normal, que es como si todo esto no fuera conmigo. Sí, sabía que podía ser campeona del mundo, pero no lo que puede conllevar serlo realmente.

¿Cómo te sentiste durante la carrera en el Parc Natural del Cadí Moixeró, en Ultra Pirineu?
La carrera, que ya conocía del año pasado, transcurrió un poco como yo me esperaba. Empecé bien, con fuerza. Quería hacerlo bien, ya que tenía aún la espina clavada del UTMB, donde tuve que abandonar por unos problemas estomacales. Eso sí, en ningún momento pude confiarme, pues la estadounidense Hillary Allen no se despegaba más de 10-12 minutos. Sin embargo, en los últimos 40 kilómetros no tuve referencias. Estaba con la tensión e incertidumbre de no saber cómo venía. Además, se hizo de noche y la zona dels Empedrats se me hizo dura.

Sabía que podía ser campeona del mundo, pero no lo que puede conllevar serlo realmente

¿En qué momento te sentiste vencedora?
Una vez terminado Els Empedrats, llegué al refugio de Sant Jordi y sabía que quedaba una pequeña bajada y otra subida (coll d’Escriu) antes de encarar la última bajada hasta Bagà. Sabía que quedaba poca distancia, pero aún podían pasar muchas cosas e incluso venirme abajo. Pero en esa última bajada, a 7-8 kilómetros de meta, supe que la victoria era mía. Que ya nadie me la quitaría.

¿Ser campeona del mundo puede cambiar la visión que tienes de cara a tu futuro como corredora de montaña?
La verdad es que no sé qué va a pasar, con patrocinadores, con marcas… Con Dynafit estoy muy contenta, pero deberemos sentarnos para hablar. Veremos cómo va todo, sobre la marcha.

Y, en el horizonte, desde ya, un nuevo objetivo.
Así es, el 29 de octubre participaré en el Campeonato del Mundo de Trail Running, organizado por la IAAF (85 kilómetros con 4.500 metros de desnivel positivo) en Braga, Portugal. Pienso que tenemos una gran selección para este mundial. Este próximo mes, pues, hasta el Mundial, voy a descansar de competiciones para preparar bien esta cita. Voy a seguir entrenando, con muchas ganas, para estar a tope en esta fecha. Tenemos un gran equipo y podemos hacer un buen papel.

Tenemos un gran equipo y podemos hacer un buen papel en el Campeonato del Mundo de Trail Running

Tras esta doble victoria, el mejor broche de la temporada sería volver de Portugal con otra medalla de campeona en el cuello, ¿no?
(Ríe, sincera, antes de contestar). Sí, sin duda. Pero hay que ser realistas. Las francesas son muy fuertes y seguro que van a dar mucha guerra. Creo que España, como equipo, podemos hacer un gran papel. Individualmente, aunque pueden pasar muchas cosas, es más complicado. Eso sí, voy a poner todo de mi parte para que suene la flauta. Si nos hacemos con la victoria, genial, pero sólo con vivir esta gran experiencia, ya me siento reconfortada. Ya es mucho.

¿Ves a alguna corredora por encima de las demás de cara a la cita portuguesa?
La selección gala es muy fuerte con gente como Anne-Lise Rousset, Caroline Chaverot… pero Azahara García, Mayte Mayora o Oihana Cortázar también están muy fuertes. En realidad, no tengo a ninguna gran favorita. Hay muchas corredores, muy buenas, pero no me decanto por ninguna. Cualquiera de ellas puede dar la campanada.

gemma-arenas-ultra2016-cmdsport

Foto: iRunFar/Meghan Hicks

¿Crees que, por lo demostrado en Ultra Pirineu, vas a estar más vigilada que otras participantes?
Puede ser, quizás sí. Sin embargo, como te decía, hay muchas corredoras, con gran nivel, de las que todo el mundo también va a estar muy pendiente. Nos conocemos mucho unas a otras y sabemos de qué pie cojeamos. Ya nos tenemos caladas.

¿Cómo te ha cambiado este año la vida tras dar el salto al mundo de la élite mundial del skyrunning?
Mi día a día sigue siendo el mismo. Sigo trabajando, ya que no me puedo dedicar a esto de forma profesional. Eso sí, he notado el incremento de interés en las redes sociales y también, lógicamente, en el mundo de la montaña. La gente te conoce, se quiere hacer fotos contigo… es muy reconfortante.

¿Qué supone la montaña para ti?
Disfruto mucho en ella. La verdad es que donde vivo, en Almagro (Ciudad Real) no hay mucha montaña. No puedo entrenar demasiado por la montaña. Por eso suelo competir mucho, porque así puedo y sigo aprendiendo de la montaña. Es un proceso con el que seguimos hacia delante (admite, con sinceridad, para cerrar la entrevista).

 

Información de contacto:

Twitter

Facebook

 


No hay comentarios

Añade el tuyo