TRAIL RUNNING

Recordman de la subida y descenso de la Mola

Jan Margarit: “estoy sacando cosas muy buenas de este 2020 sin competiciones”

Jan-Margarit-recordmand-del-ascendo-y-descenso-de-La-Mola-bis

NO ES LA META, SINO EL CAMINO. Jan Margarit afirma que "cada uno busca su propio camino para mantenerse activo. Y, en mi caso, no es sólo el mejor crono de subir y bajar a la Mola, sino todo lo que ha conllevado alcanzar esta meta".

(9-9-2020). Jan Margarit Solé (Matadepera, Barcelona, 1997) acaba de lograr la subida y bajada a la montaña de la Mola más rápida de la historia. No en vano, se trata de una montaña que ha culminado centenares de veces durante sus entrenamientos y que, en cierto modo, es como el ‘patio’ de su casa. Margarit invirtió 54 minutos y 50 segundos en recorrer los 12’1 kilómetros (con 680 metros de desnivel positivo) en esta lucha contra el crono.

El reto surgió durante el confinamiento y Jan Margarit lo culminó el pasado fin de semana. Y con éxito. Subir y bajar la montaña de la Mola (el pico más alto del Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac, en Barcelona, con 1.104 metros) lo más rápido posible desde el centro de su población, Matadepera. ¿Qué ha sido lo más complejo de este objetivo personal?

En realidad, quizás lo más complejo del reto surgió en el mismo momento en el que pensé que se podía hacer. Si me hubiera venido a la cabeza antes, lo habría intentado previamente. Sin embargo, nunca había creído que fuera posible. Y eso que siempre había tenido ganas de llevar a cabo un objetivo de este tipo. Mi intención era bajar de 1 hora y creía que podía estar alrededor de los 58 minutos. Por lo tanto, el tiempo final (54:50,1) ha superado todas mis expectativas y me ha insuflado mucha motivación. El resultado final, pues, fue mucho mejor de lo esperado, por lo que no puedo estar más contento (admite con una sonrisa dibujada en su rostro de niño).

Las expectativas, lo que implica el éxito, la opinión pública… acabaron generándome un estado de gran ansiedad

Además, has usado este reto para superar una de tus peores etapas como deportista.

Las expectativas, lo que implica el éxito, la opinión pública… son algunos de los ingredientes que se juntaron en los últimos años para generarme, a nivel personal, una gran ansiedad. Todo ello me alejó del atleta que siempre había sido, un joven apasionado y con ganas. La dedicación y el potencial siguen estando ahí y, por lo tanto, todo acaba dependiendo de uno mismo. Con 20 años, la situación y las expectativas me superaron. Perdí la motivación, la constancia… y todo ello afectó a mis resultados. Por suerte, he podido pasar página.

La Mola es una zona que conoces a la perfección, donde has entrenado centenares de ocasiones. Suponemos que todo ello ha allanado un poco la ejecución de un récord que surgió durante las semanas de confinamiento. Cada mañana, desde la ventana de tu casa en Matadepera, veías la cima de la Mola.

Sí, conozco el trazado realizado a la perfección. De hecho, iniciativas de este tipo son una gran excusa para automotivarse durante esta época de pandemia por el coronavirus y sin competiciones a la vista que nos está tocando vivir. Cada uno busca su propio camino para mantenerse activo. Y, en mi caso, no es sólo el mejor crono de subir y bajar a la Mola, sino todo lo que ha conllevado esta meta.

Estoy entrenando mucho, y muy bien, a pesar de no participar en competiciones

Luchar por un FKT (“Fastest Known Time”) se ha puesto de moda dentro de los corredores de trail running. Es una forma directa de buscar la motivación, como dices, en una época compleja por la pandemia del coronavirus. ¿Cómo lo estás llevando?

En mi caso, estaba y estoy entrenando mucho, y muy bien, a pesar de no participar en competiciones. Cuando se anularon las últimas carreras, surgió esta idea del FKT de la Mola que fue tomando cuerpo en mi interior, poco a poco. En realidad, quería hacerla realidad más tarde, dentro de unas semanas, pero se dieron las circunstancias perfectas para ponerme a prueba el pasado fin de semana. Y ya lo tenemos hecho.

¿Retos como éste sólo tienen un germen personal o bien también buscan ser una fuente de motivación para otros atletas, populares, que os puedan tomar como referencia y salir a entrenar sin la necesidad de preparar una competición específica?

Metas de este tipo son totalmente amateurs. Y, en este caso, salió de mis ganas de subir y bajar una montaña lo más rápido posible. Y poderlo compartir. Y, de alguna forma, también poder inspirar a la gente que sigue mi carrera a que se muevan, a que hagan cosas y no se queden encerrados en casa. Tenemos que salir, aprovechar las montañas que tenemos cerca. En mi caso la Mola y mi querido Parc Natural de Sant Llorenç del Munt i l’Obac. Seguro que cada uno de nosotros puede tomar su propia referencia.

Teniendo en cuenta esta situación de excepcionalidad, entrenas con la misma intensidad y motivación?

El hecho de no tener competiciones a la vista en este 2020 no me ha quitado las ganas de entrenar. Todo lo contrario. Lo que sí que he notado quizás es que me lo paso mejor en los entrenamientos. Además de entrenar a un buen nivel, disfruto mucho más con mis salidas a la montaña. Creo que este es un elemento clave para sobrellevar, de la mejor forma posible, esta situación. Y, al mismo tiempo, trato de entrenar como si tuviera carreras marcadas en mi calendario.

Busco disfrutar al máximo cuando salgo a entrenar

¿Sufres “dorsalitis” (el efecto de no poder colgarse un dorsal)?

(Reflexiona un instante antes de responder). Sinceramente, creo que no. Como te comentaba anteriormente, busco disfrutar al máximo cuando salgo a entrenar, además de hacer cosas diferentes a las que suelo hacer en una temporada normal. He aprovechado mucho el verano y estoy muy contento por haberlo hecho. Si no hay posibilidad de colgarse un dorsal, no pasa nada. Sigo entrenando igual, con las mismas ganas.

Tu subida y bajada de la Mola no es nueva. También llevaste a cabo una carrera de subir y bajar al Pedraforca contra Zaid at Malek (el pasado julio). Incluso, hace años, en 2016, fuiste más rápido que el cremallera de Núria en un reto dual de descenso de Núria hasta Queralbs. ¿Tienes alguna otra meta de este tipo en mente para las próximas semanas?

Ahora mismo, la verdad, no tengo ninguna. Pero seguro que saldrá alguna cosa (y sonríe, pícaro).

El proyecto de Pau Capell en el Montblanc fue como una gran fuente de inspiración

Otros corredores también han buscado mantener su acicate con iniciativas que han tenido un gran eco mediático. Un ejemplo, el #Breaking20 de Pau Capell, que intentó correr los 170 kilómetros del Ultra Trail del Montblanc (UTMB) en menos de 20 horas (al final, se quedó en un estratosférico 21:17, en un registro que se sitúa entre los 10 mejores de la historia de la UTMB). ¿Pudiste seguirlo?

Sí, lo seguí con mucha atención. De hecho, en un primer momento, tenía incluso pensado desplazarme a Chamonix y poder animar a Pau en persona porque creo que es un emplazamiento muy chulo y que valía mucho la pena. Pero, con el cambio de fechas no me lo pude gestionar y lo seguí desde la distancia. Fue un proyecto muy profesional, muy bien montado. Para mí, en realidad, fue una gran fuente de inspiración.

¿En qué sentido lo dices?

Por ahora, aún veo un poco lejos este tipo de carreras, pero nunca se sabe. Me hizo reflexionar y, de cara al futuro, podría ser una opción más, una súper opción, a valorar en mi carrera como corredor profesional. Participar en un ultra de este tipo es algo que podría llegar a interesarme y que me gustaría probar. Me motivó muchísimo, fue una gran fuente de inspiración en torno a un gran proyecto e implementada por un gran corredor como es Pau Capell.

Este 2020 está siendo un año de tener tiempo para pensar

Una puerta, por lo tanto, que se abre para Jan Margarit. Ahora mismo, tienes 22 años, camino de cumplir 23. ¿Hasta qué punto este parón debido a la pandemia puede suponer un alto en el camino dentro de tu evolución como corredor?

En mi caso, siendo un deportista joven, pienso que no ha parado ni mi evolución ni mi proyección como corredor. De hecho, creo que me ha generado el efecto contrario. Está siendo un año de tener tiempo para pensar. De ponerlo todo en su sitio. Y, a partir de ahora, todo estará más ordenado, más centrado, más bien pensado. De alguna forma, se trata de pensar antes que actuar, así como de poder ofrecer una imagen mucho más profesional. Y creo que esto, en mi caso, es muy beneficioso. Y el 2021 seguro que será un buen año y una buena temporada para mí. Como te decía antes, estoy sacando cosas muy positivas, tanto del confinamiento como de este año 2020 sin competiciones en el calendario.

Información de contacto:

Twitter: @janmargarit

Instagram: @janmargaritsole

www.janmargarit.com


No hay comentarios

Añade el tuyo