TRAIL RUNNING

ENTREVISTA NÚRIA PICAS, campeona Ultra Trail World Tour

Núria Picas: “Si no corro para ser libre, no soy yo misma”

nuriapicas-sho

(Foto: Sho Fujimaki).

(4-11-2015). Sincera. Transparente. Hiperactiva. Comprometida. Aventurera. Escritora. Madre. Escaladora. Y también, obviamente, corredora. Núria Picas vuelve a correr para ser libre. Recién cumplidos los 39, hace balance de la temporada. Habla del UTMB de forma más reflexiva. Ya no es una obsesión. Más bien un motor motivador.

Este año has ganado todas las carreras que has terminado, menos el Ultra Pirineu. Y has terminado la temporada ganando una prueba mítica como la Diagonal des Fous y, a la postre, siendo campeona del Ultra Trail World Tour per segundo año consecutivo. ¿Por qué da la sensación que faltó algo?
Soy una persona muy exigente conmigo misma. Tenía mucha confianza puesta en el Ultra Trail del Montblanc (UTMB) y no salió bien. Además de la ilusión perdida, después del abandono, también quedaba en el aire el título del Ultra Trail World Tour. Únicamente quedaba una carta, la Diagonal des Fous. Uno de los ultras más duros del mundo. Pero le puse todos los sentidos y me fue muy bien. Siempre digo que en la vida se cierran unas puertas y se abren otras. El hecho de que se cerrara el Montblanc, me ha comportado algo positivo. He aprendido algo. De hecho, se aprende mucho de las derrotas. Mucho más que leyendo una enciclopedia entera del trail (y sonríe, con sinceridad). Además, la decepción del UTMB me permitió ir a la Isla de la Reunión y disputar una de las mejoras pruebas del mundo. Y encima ganarla. Y llevarme otro título mundial. Estoy muy contenta, por lo tanto, con esta temporada.

¿El UTMB se ha convertido en una obsesión para ti?
(Reflexiona). Es posible que se haya convertido o, mejor dicho, que fuera una obsesión. Digo fuera porque ahora ya no lo es. Las obsesiones no te llevan a ningún lugar. Ahora, más que una obsesión es un objetivo, una ilusión, una pasión. Es un motor. Me hace tirar hacia delante. He ganado muchas carreras en todo el mundo. Y el hecho de que aún tenga pendiente ganar en Chamonix es algo positivo, más que una obsesión en sí. Tengo más ganas de continuar. Si hubiera ganado el UTMB, ¿qué? ¿Qué me quedaría? (y lanza la pregunta al aire). Estoy contenta de que aún me quede esta prueba por ganar. Quizás será dentro de dos años. O quizás 3, aún mejor, porque querrá decir que, con el paso de los años, sigo siendo competitiva.

Se aprende mucho de las derrotas que leyendo una enciclopedia entera del trail

¿Centrar la temporada en un solo objetivo, el UTMB, ha sido un error?
Este año he hecho muchas cosas, más allá de correr. Sin ir más lejos, escribir mi libro (“Córrer per ser lliure”, Editorial Columna) me ha quitado muchas horas de sueño. El libro, la expedición al Makalu con Ferran Latorre y todo lo que comportó para nosotros el terremoto del Nepal… ha sido un año muy movido. No he parado. No he tenido sólo que entrenar. Ahora, por ejemplo, estoy con las presentaciones del libro. Ha sido un año muy intenso. Como bien dice Pau Bartoló, no es bueno centrar la temporada en un solo objetivo. Es bueno tener varias ambiciones y sueños. De esta forma, si falla uno, tienes otro.

Kilian Jornet abandonó Cavalls del Vent en 2011 porque sentía que no disfrutaba con lo que hacia. Es una situación similar a la que viviste tú en Chamonix. ¿Te pudo la presión?
Sí, sin ninguna duda. En el UTMB noté mucho esta presión mediática. Mucha gente estaba pendiente de lo que iba a hacer. Tenía una burbuja encima que no supe gestionar. Patrocinadores, amigos, seguidores… todo se me hizo una montaña y al final petó. Peté. No me sentía cómoda. Ya no corría por mi misma, no corría para ser libre y dije basta. No quería estar allí y me di cuenta de que aquel no era el día. Después de ese abandono, me quedaban 3 semanas para la carrera que llevo en el corazón, el Ultra Pirineu.

En el UTMB noté mucho la presión mediática, tenía una burbuja encima que no supe gestionar

núria picas

(Foto: Jordi Saragossa).

De hecho, te replanteaste seriamente incluso no correr UP. Pero al final estuviste en la línea de salida y terminaste tercera en una carrera donde llevabas 4 victorias consecutivas.
Más que competirla, lo que quería era poder correrla. Y me salió bien. La pude acabar. No salí a buscar ningún resultado. Sólo quería estar en la salida de Bagà, escuchar la música del Último Mohicano, un momento mágico, y después volver a Bagà, habiendo terminado la prueba. Haber subido al podio fue meramente anecdótico. Sólo quería salir y llegar. En la Diagonal des Fous he estado con una mentalidad totalmente diferente a la que tenía en el UTMB. Casi nadie sabía nada. No concedí ninguna entrevista previa. Incluso en la línea de salida me puse bien atrás… estaba tranquila. Soy consciente de que esto no pasará en el UTMB, pero deberé crear mi propia burbuja y gestionar mi presión y correr realmente para ser libre, que es cuando realmente me siento yo misma.

¿Se te ha hecho larga la temporada?
Como te decía, ha sido un año intenso. El libro, la expedición e incluso también un mes de campaña política como candidata de Junts pel Sí, haciendo mítines en muchos pueblos de mi comarca. La verdad es que todo va muy rápido. La vida se me pasa demasiado deprisa. Quiero estar en todas partes. Tengo muchas cartas encima de la mesa y quiero jugarlas todas. No obstante, es un estado que me gusta, ya que soy bastante hiperactiva. Ha sido un año con muchas cosas, pero estoy muy satisfecha.

En el proceso de redacción del libro, te has vaciado. ¿En cierto modo, te has quitado un peso de encima?
En realidad, no. Soy la misma persona. Siempre soy muy transparente y me gusta explicar todas las cosas a mis amigos y a la gente que me sigue. El libro supone un vaciado, me desnudo completamente. En el mundo de las carreras, pero también en mi esfera personal. Sólo espero que la gente se lo pase bien leyéndolo o que incluso pueda ayudar a alguien a encontrar su motivación. Con esto ya me siento satisfecha. Es una empresa que tenía ganas de emprender y, de hecho, estoy muy contenta del resultado. Han sido 9 meses, como un parto, pero me ha reportado momentos deliciosos. La verdad es que ya tengo ganas de volver a escribir alguna cosa más.

Nacida en Manresa, vives en Berga, al lado de Queralt y la Serra de Ensija y cerca de la ruta de Cavalls del Vent. Pero Montserrat, la montaña mágica, ocupa incluso un lugar más especial en tu corazón.
He escogido Berga porque está justo al lado de las montañas y me permite entrenar de una forma magnífica. Pero, para mí, Montserrat es la montaña que me vio nacer. Donde aprendí a escalar, a orientarme, a hacer espeleología… es donde aprendí a querer y amar a la montaña. He pasado grandes momentos, a pesar de la caída escalando. Lo es todo para mí. Suelo ir una vez por semana, perdiéndome por su laberinto. Cuando corro por allí, de día, de noche, con frontal, sin él… no necesito nada más. Es una sensación de plenitud absoluta. Montserrat es un imán, una conexión que no te sabría explicar del todo.

La vida me ha llevado a ser corredora, pero la escalada es un deporte al que quiero

¿A nivel personal, te sientes más escaladora que corredora?
Me gusta desplazarme rápido por la montaña, lo cual me hace ser corredora. Pero la escalada es mi pasión. Cuando me preguntan qué haré cuando ya no me cuelgue un dorsal, me veo escalando. Y me veo enganchada a la roca. Es un deporte por el cual siento una pasión desbordante. La vida me ha llevado a ser corredora, pero la escalada es un deporte al que quiero, incluso más que al hecho de correr.

Has escrito un libro, eres madre de dos niños (Arç y Roc) y seguro que en tu vida has plantado más de un árbol. ¿Qué le queda por hacer a Nuria Picas?
(Se ríe). Pues me quedan por hacer un montón de cosas. Soy muy inquieta. Siempre tengo nuevos objetivos. Vamos a ver cómo se van concretando en los próximos meses.

Núria picas

(foto: Oriol Batista).

Acabas de cumplir 39 años. La ganadora del UTMB de este año, Nathalie Mauclair, tiene 45. Otro ilustre competitivo como Tòfol Castanyer, 43. En el mundo de los ultras parece que la veteranía es un grado.
Más que la veteranía, la experiencia sí que te ayuda mucho en el mundo del ultra trail. Es un deporte muy exigente, donde debes conocer muy bien tu cuerpo, tu mente, qué debes hacer en todo momento y saber gestionar cualquier imprevisto. Es como una partida de ajedrez, donde tienes que gestionar muchas piezas al mismo tiempo. Hay que estar muy fuerte físicamente, pero también la importancia de la mente es vital y saber gestionar todos estos elementos. Cuanta más experiencia, mejor.

Es vital tener un buen equipo de apoyo y sentirte apoyada

La victoria es nominal, pero tus logros tienen detrás a gente como Pau Bartoló, Pau Zamora o Biel Ràfols, que son una parte esencial de tu equipo. ¿Qué peso tienen en tu preparación?
Tienen un peso muy importante. Es vital tener un buen equipo de apoyo y sentirte apoyada. Biel Ràfols y Pau Zamora son dos amigos excepcionales, que siempre están allí, muy inteligentes y que siempre cuidan todos los detalles. Son dos muy buenas asistencias. Ellos, junto con mi entrenador Pau, amigos, podólogo… conforman un grupo excepcional. Ya lo digo en mi libro, detrás de Núria Picas hay mucha gente a la que nunca podré agradecer todo lo que ha hecho por mí. Ellos forman parte de este éxito.

 

Información de contacto:
@NuriaPicas
https://www.facebook.com/nuria.picasalbets/
http://nuriapicas.com/inicio/

 


No hay comentarios

Añade el tuyo