TRAIL RUNNING

Entrevista a Pere Aurell, trail runner y alpinista

Pere Aurell: “Mezclar alpinismo con competición puede ser peligroso para la salud”

aurellok1

(21-10-2015). Buena gente. Sincero. Y algo tímido. Ya a temprana edad se casó con la montaña. Con el beneplácito de sus padres. Ahora comparte este amor libertario con su pareja. Juntos forman una simbiosis perfecta. Montaña, y ahora también mar, es la vida del corredor y alpinista Pere Aurell (32).

Acabas de volver de Limone sul Garda, donde acabas de competir en la Limone Xtreme, finalizando en décimo-sexto lugar (casi 26 kilómetros y 2.500 de desnivel positivo). Este año has competido bastante. ¿Qué valoración haces?
Sí, realmente ha sido una temporada muy larga. Termino muy satisfecho. Aunque el cansancio acumulado lo he notado mucho, sobre todo en esta última prueba en tierras italianas. Pero la valoración global es muy positiva. La Transalpine Run me dejó muy tocado. Correr durante 8 días, si no eres Kilian Jornet o una bestia, te castiga mucho el cuerpo. Es difícil recuperar al 100% para competir en Copa del Mundo si lo debes combinar con el trabajo.

¿De todos tus logros de 2015, te quedas con la victoria en la Transalpine Run junto a tu pareja, Ragna Debats (categoría parejas mixtas) formando parte del Tuga Wear Team?
Sí, sin duda. Era la carrera que me hacía más ilusión por el hecho de correr juntos. No es la carrera para la cual entrené más, pero sí la que me tomé con más ganas de toda la temporada. De esta temporada, tampoco quiero olvidar el quinto puesto de la Ultraks (prueba de la Copa del Mundo) y mi victoria en Canigou, la carrera en la que he corrido mejor durante todo el año.

Correr durante 8 días, si no eres Kilian Jornet o una bestia, te castiga mucho el cuerpo

Por todo lo que comporta, ¿es la victoria más especial de tu vida deportiva?
Sí. Poder compartir la carrera con ella y también llegar y poder tener en brazos a nuestra hija Onna fue realmente muy especial para nosotros. Fueron un cúmulo de aspectos que sumados conllevan que la Transalpine Run sea lo más especial que he hecho nunca.

Alemania, Austria, Italia y Suiza en 8 días y 8 etapas, de las cuales ganasteis 7. 268 quilómetros con un desnivel positivo de 16.310 metros en total. Era la primera vez que corrías una carrera por etapas. ¿Qué es lo que se hace más duro?
Como bien dices, nunca había corrido un día y otro y otro. Al segundo y tercer día piensas que no lo vas a aguantar porque es muy duro y estás muy cansado, pero te sorprendes porque a partir del cuarto día eres consciente de que el cuerpo se ha acostumbrado a esta actividad repetida. Y sabes que debes volver a correr. Al cuarto día vas un poco mejor, y al quinto aún más. El cuerpo se acostumbra. Y sabe que debe volver a correr. Y así hasta el último día, cuando la mente ya sabe que va a terminar. Pero ésta te juega una mala pasada y los últimos kilómetros se hacen especialmente duros, porque te salen todos los dolores.

pere aurell

Conociste a tu mujer en un avión, en un viaje en el cual los dos ibais a competir con la selección catalana de carreras por montaña. ¿Qué supone para ti poder compartir esta afición-forma de vida con tu mujer?
Casi todo lo que conlleva es favorable. Eso sí, debes combinar muy bien los momentos de entrenar, ya que uno u otro debe cuidar de nuestra hija. La familia, el entreno y el trabajo… Es un cóctel difícil de llevar, y hay que organizarse bien. Es complejo tener más de una hora o una hora y media al día para entrenar. Pero, con la ayuda de mi entrenador, Rafa Flores, hemos conseguido hacer unos entrenos más específicos y que salgan los resultados. Compartir esta afición con mi mujer nos aporta mucho, ya que nos entendemos el uno al otro a la perfección. Cuando tenemos canguro, podemos salir a entrenar juntos. Es algo que pocas parejas pueden hacer.

Es curioso que amando tanto la montaña tu hija tenga nombre de mar, Onna. ¿Su nacimiento supone una motivación extra?
Sí. Su nombre, de hecho, esconde una historia. Cuando nos estábamos conociendo con Ragna, fuimos a hacer la vuelta a Formentera en kayak. En uno de los días había muy mala mar. Nos aconsejaron no salir, pero lo hicimos. Hubo un momento en que nos vimos envueltos por olas de 10-12 metros sin poder avanzar ni retroceder. Casi vimos la muerte… no había nadie para ayudarnos. Y el nombre de Onna es una especie de recuerdo de ese día en el que los dos pudimos sobrevivir.

Cuando tus padres no te dejan hacer algo y finalmente te sales con la tuya, aún tienes más ganas de disfrutarlo

Tus padres y los paseos dominicales por la Mola (al lado de Terrassa), fraguaron un amor solido por la montaña. Isil (en el Pallars), en verano, también sumaba. ¿Es algo que te ha marcado para siempre?
Todo esto me ha acercado a la montaña y a amarla. No sé si me hubiera acercado a ella sin todo esto, sinceramente (dice, reflexivo). Ir a buscar setas, a hacer alguna cumbre, a descubrir lagos son episodios que, sin duda, me han marcado. Sin mis padres, dudo que ahora estuviera donde estoy. No puedo vivir sin estar en contacto con la montaña.

Es curioso porque la libertad que hoy encuentras en la montaña es la que te prohibía tu padre cuando eras adolescente (no te dejaba ir solo al monte).
Yo era el hijo pequeño y querían protegerme mucho. Siempre tenía que ir acompañado. Cuando ya me hice mayor, me gustaba ir solo a la montaña y poder descubrir nuevos rincones por mi mismo. Cuando tus padres no te dejan hacer algo, cuando finalmente te sales con la tuya, aún tienes más ganas de disfrutarlo.

pere aurell

Pere Aurell con su mujer e hija Onna.

Con tan sólo 14 años ya completaste la Matagalls-Montserrat (más de 85 quilómetros). A parte de las carreras por montaña, eres un gran amante del alpinismo. ¿Te llama la atención viajar al Himalaya para conquistar algún ochomil?
Hace pocos días, precisamente, he tenido que decir no a correr la Everest Trail Race. El Himalaya es una zona que me llama mucho la atención. Con un grupo de amigos, tenemos pendiente de hacer un ochomil. Soy un amante de las carreras por montaña, pero casi aún más del alpinismo. No todo es correr, también me gusta mucho disfrutar de la montaña y hacer una expedición con los amigos me llenaría muchísimo. Sé que tarde o temprano iré.

En 2012, intentaste el récord del mundo al Aconcagua, haciendo cima, pero no pudiste batir el récord. ¿Crees que es positivo introducir el cronómetro en el mundo del alpinismo?
Ahora mismo es una moda, pero esta tendencia no nos lleva a ningún lugar. Se puede hacer, pero no hay que mezclar el alpinismo con la competición porque puede acarrear problemas. Para poder hacerlo corriendo, todo debe salir a la perfección. La montaña hay que disfrutarla. La gran montaña hay que subirla caminando y disfrutando lo máximo que se pueda. La salud es muy importante. En mi caso, cuando intenté el récord del Aconcagua, me cogió un dolor de cabeza muy fuerte y estaba totalmente desorientado, sin saber dónde estaba. Hasta cierto punto, subir corriendo una montaña de esta envergadura es peligroso.

El alpinismo con cronómetro es una moda que no lleva a ningún lugar

¿Regular el mundo del ultra trail y de las carreras por montaña es ir en contra de esta libertad de la que antes hablábamos?
Hoy en día, parece que si no haces un ultra no eres nadie, un matado. Antes había muchas menos carreras y te lo pasabas mejor, sin tantos kilometrajes. Ahora no se sigue una evolución natural y hay corredores que se apuntan a hacer un ultra y casi no han hecho ni una carrera de 20 kilómetros. Esto el cuerpo lo paga. Hay que hacer una escalera bien hecha. Una evolución natural.

Corres con el equipo Merrell. ¿Qué te aporta un tipo de zapatilla más minimalista como los modelos de esta marca?
Hay que adaptarse muy bien para correr con unas zapatillas minimalistas. En mi caso, que no soy una persona ligera, lo probé y me lesioné dos veces. Hay que adaptarse de forma progresiva y yo quizás no tuve la paciencia necesaria para hacer todo el proceso. Por suerte, hablé con los responsables de la marca y Merrell, como la gran marca que es, tiene zapatos para todos los gustos. Y en mi caso, las All Out Charge me van como un guante. Es un modelo más reforzado y que no es tan minimalista. Por el contrario, tengo amigos que lo han probado, que son más ligeros que yo, y están la mar de contentos.

Información de contacto:
https://www.facebook.com/pere.bove


No hay comentarios

Añade el tuyo