TRAIL RUNNING

Ganador de la Jungle Ultra Marathon 2016

Vicente Juan García: “Todo lo que uno sueña se puede conseguir”

VICENTE JUAN GARCIA VENCEDOR ULTRATRAIL SELVA AMAZONICA PERUANA 2016

Vicente Juan García, ganador de la Jungle Ultra Marathon 2016, explica que la prueba estuvo marcada por la entrada de una borrasca "y tuvimos cuatro días de muchísimo frío, de diluvio constante, tormentas y eso es lo que más mella me hizo todos los días".

(22-6-2016). Vicente Juan García creía que iba a correr los 230 kilómetros de la Jungle Ultra Marathon por la selva amazónica peruana teniendo como principal desafío el calor y la humedad. Sin embargo, la meteorología le deparó todo lo contrario. A pesar de todo, consiguió alzarse con el triunfo y, además, batir el récord de la prueba.

La Jungle Ultra Marathon es una prueba de 230 quilómetros, repartidos en 5 días, que se corre per la Selva del Amazonas peruana. Forma parte del grupo de carreras Beyond The Ultimate Races (4 carreras que se corren bajo unas condiciones extremas y por unos parajes casi inexplorados en 4 continentes distintos). El ganador de este año ha sido español, Vicente Juan García. Hablamos con él sobre su trascendental experiencia.

Iba mentalizado para correr bajo un calor extremo, pero la carrera fue todo lo contrario

¿Qué fue lo más complejo de esta prueba denominada Jungle Ultra Marathon?

Lo que más me costó fue pelear con el clima adverso que tuvimos. Iba mentalizado para correr bajo un calor extremo, con un 97-98% de humedad, pero la carrera fue todo lo contrario. Fue una situación totalmente atípica. Entró una borrasca y tuvimos 4 días de muchísimo frío, de diluvio constante, tormentas y eso es lo que más mella me hizo todos los días.

Y la ropa de correr, evidentemente, con este tiempo, ni se secaba ni nada.

Cada día era un suplicio, ponerte a las 5 de la mañana, toda la ropa mojada con este frío del que te hablaba. Fue muy duro. Esta lluvia, además, también hizo que el recorrido, si cabe, fuera incluso un poco más técnico, con mucha agua y mucho barro.

¿Fue realmente una jungla?

Sí, fue una jungla en toda regla. Salíamos desde casi 4.000 metros de altitud, teniendo 2 etapas en altura. Pero me adapté muy bien a ésta, no tuve ningún problema. Pero, en cambio, sí me costó muchísimo más adaptarme al frío y al barro.

Cabe destacar que las 5 etapas que conforman el recorrido de 230 quilómetros son en autosuficiencia. Por lo tanto, cada día debías llevar y correr con todo el equipaje, comida incluida, encima, en tu mochila.

Sí, este tipo de carreras, en autosuficiencia, son las que más nos gusta realizar. Es donde nos encontramos más cómodos. Cada día, debíamos cargar un mínimo de comida con 1.500 calorías, era la comida del día. También, a parte de una serie de material obligatorio, debíamos llevar encima la hamaca en la que dormíamos cada noche, ya que en la jungla no se puede dormir en el suelo.

Según explica Vicente Juan Garcia, “esta ultratrail por la selva amazónica peruana ha sido una experiencia nueva para mí, ya que estoy más acostumbrado a correr en desiertos, donde el ritmo de carrera es más constante, y no tan roto como en Perú, donde cruzas ríos, hay barro… y el ritmo se rompe constantemente”.

Según explica Vicente Juan Garcia, “esta ultratrail por la selva amazónica peruana ha sido una experiencia nueva para mí, ya que estoy más acostumbrado a correr en desiertos, donde el ritmo de carrera es más constante, y no tan roto como en Perú, donde cruzas ríos, hay barro… y el ritmo se rompe constantemente”.

Y dormir en una hamaca no debe propiciar demasiado aquello del ‘sueño reparador’…

Dormir en una hamaca con calor es relativamente cómodo y fácil, pero cuando hace frío y viento, además de llover, conlleva que el descanso sea muy complicado. Tenías que girarte constantemente durante toda la noche para no quedarte helado de frío. No cogí mucha ropa de abrigo, teniendo en cuenta que esperaba mucho calor, y todo ello me hizo pasar algunas noches con mucho frío y sin descansar bien. Fue para todos igual, con el cansancio acumulado tras cada etapa, y no poder descansar bien, conllevó que el desgaste físico haya sido muy importante.

Entre Andrés Lledó y Xavi Marina me despertaron las ganas de correr esta ultramaraton de la selva amazónica peruana

¿Qué te impulsó a participar en esta prueba en un terreno casi inexplorado como es la Selva del Amazonas, en Perú?

Ha sido una experiencia nueva para mí, ya que estoy más acostumbrado a correr en desiertos, donde el ritmo de carrera es más constante, y no tan roto como en Perú, donde cruzas ríos, hay barro… y el ritmo se rompe constantemente. Pero, en el mes de abril, tuve una gran experiencia con Andrés Lledó cruzando Costa Rica. Y me incitó un poco a buscar este tipo de terrenos, donde es tan bonito y espectacular poder correr. Además, otro amigo corredor como es Xavi Marina, que el año pasado terminó segundo, me habló muy bien de esta carrera y de su organización. Entre ambos despertaron mi curiosidad y decidí ir.

¿Cuándo fuiste consciente que podías alzarte con la victoria?

Es una carrera que me ha exigido el máximo para poder cerrarla. Ha sido tan peleada y tan reñida, además de ser una carrera tan alocada, que hasta la última etapa no lo vi nada claro. Ha sido una carrera muy compleja para poder hacer una lectura estratégica. Había corredores que salían muy rápido al principio y esto hacía que fuera muy complicado poder controlar la carrera. De hecho, la general ha estado muy apretada hasta el final, con mucha incertidumbre, hasta el último día. Tuve suerte de tener 2 etapas muy buenas, en las que pude meter un poco de tiempo a mis rivales. Y este colchón me favoreció de cara a poder gestionar este tiempo con más calma en las últimas etapas. El francés Viven Laporte, de 29 años, me puso las cosas muy difíciles. Los corredores locales también se adaptaron muy bien al terreno y al recorrido, que se conocían al dedillo. De hecho, con uno de ellos tuve una anécdota. El primer día me alcanzó por detrás un corredor peruano y me pasó muy fuerte. Decidí arriesgar y seguirle, con un ritmo muy alto en los últimos 15 quilómetros. Entramos en meta juntos, pero pensé que si ése iba a ser el ritmo diario, lo iba a pasar muy mal. Pues bien, ese corredor no recuperó bien y ya no salió en la segunda etapa.

Hemos batido el récord de la prueba, por lo que estoy muy satisfecho

Has hecho un tiempo total de 21 horas, 28 minutos y 42 segundos en 230 quilómetros. Por lo tanto, podemos decir que los ritmos, y más teniendo en cuenta las condiciones del terreno, han sido muy exigentes.

Se ha corrido muy rápido en todas las etapas. No ha habido ningún día tranquilo. Cuando no saltaba un corredor, lo hacía otro, con mucha tensión. De hecho, hemos batido el récord de la prueba, por lo que también estoy muy satisfecho. Esto también ha afectado a nuestros cálculos de las dosis de alimentación por cada jornada. En una de las etapas, la cuarta, de hecho, el gasto calórico fue tan grande que tuve que echar mano de una de las dosis de comida reservadas para la quinta etapa, la etapa larga. He tenido que hacer cosas que no había hecho previamente, en otras carreras.

¿Cuál es tu próximo objetivo o carrera que tengas en mente?

Pues la FIT Race Endurance que se va a celebrar en Jaca entre el 4 y el 9 de julio (234 quilómetros con más de 15.000 metros de desnivel positivo). Pero vamos a ver si puedo participar, ya que he vuelto de Perú muy mermado físicamente, con heridas y una recuperación complicada. Voy a ver como recupero y si llego en condiciones. La Jungle Ultra me ha exprimido tanto que es una incógnita saber cómo voy a llegar a Jaca o si voy a poder hacerlo.

Un corredor de fondo se pasa el día corriendo. Todo gira alrededor del correr; es un estilo de vida

¿Cuándo buscas una carrera en la que tomar parte, prima más que sea una aventura que casi una carrera en sí misma?

La verdad es que no. Me considero un corredor de pruebas de correr a ritmo, que no con esta combinación de aventura. Pero me emocionó la posibilidad de poder correr la jungla y allí fuimos. Pero no soy un corredor muy técnico, me gusta ir a un ritmo constante. Por eso he hecho tantas carreras en desiertos.

¿Cuál es la motivación para seguir corriendo después de tantos y tantos quilómetros?

Siempre digo lo mismo, un corredor de fondo se pasa el día corriendo. Todo gira alrededor del correr, es un estilo de vida. La motivación es sacarle rendimiento a ese estilo de vida, a ese trabajo, a ese rendimiento, a esa constancia. En mi caso, la motivación especial es la de demostrar a mis hijos, que están en plena educación, que todos los retos se pueden conseguir con trabajo y con constancia. Todo lo que uno sueña se puede conseguir. Pasó algo curioso, con una motivación especial. El quinto día de carrera, mi hijo Vicente cumplía 6 años. Lo llevé todo el día en la cabeza, en todo momento, y me dio un punto de energía extraordinario, cruzando la línea de meta con mucha fuerza.

La próxima carrera de las Beyond The Ultimate Races se llevará a cabo el próximo 24 de febrero: The Ice Ultra. 230 quilómetros con temperaturas bajo cero y corriendo por encima del hielo y la nieve del Ártico sueco.

 

Información de contacto:

www.beyondtheultimate.co.uk

www.vicentejuangarcia.com


No hay comentarios

Añade el tuyo