TRAIL RUNNING

Entrevista a la alpinista Isabel García

Isabel García: “Mientras subes, piensas: no lo haré más, se acabó”

(26-4-2011). Isabel García (Burgos, 1967) fue la primera mujer de Castilla y León en subir un “ochomil”. En la primavera de 2010 ascendió al Shisha Pangma Principal en el Tibet. Hasta ese año ninguna mujer española había llegado a su cumbre principal. El mismo día llegaron Edurne Pasabán y ella. Isabel, que cuenta entre otros con el patrocinio de Trangoworld, salió a mediados de abril rumbo a Nepal para acometer a la vez dos importantes proyectos: la subida al Lhotse, la cuarta cima más alta del mundo, y el proyecto solidario de entregar a los niños de un orfanato nepalí diverso material didáctico.

El año pasado estuviste en este mismo orfanato entregando material escolar. ¿Fue muy satisfactoria la experiencia?
Sí, y además tomamos nota de de qué otras cosas necesitaban. Así que en esta ocasión llevamos también gafas graduadas, ropa, material escolar y deportivo, y además libros de inglés que nos habían pedido. Es lo primero que haremos, llegaremos sobre el 17 de abril, el mismo día que comienzan allí las clases, para poder entregarles todo lo que llevamos.

Después subiréis al Lhotse. ¿Lleváis mucho tiempo preparando este nuevo ocho mil?
Sí, llevamos meses preparándonos: hay que obtener permisos y gestionar todos los preparativos hasta conseguirlo. En esta ocasión vamos mi compañero Roberto Rodrigo y yo, junto a varios deportistas de otros países.

Para subir al Lhotse hay cinco rutas en la cara sur y una en la oeste. ¿Cuál es la ruta que habéis elegido?
Subiremos por la oeste. Lo haremos sin oxígeno y sin porteadores de altura. Además, a la cumbre iremos solos Roberto y yo. Si todo va bien, llegaremos a hacer cumbre el 1 de mayo. Antes, para aclimatarnos, queremos subir algún pico de 5.000 o 6.000 metros.

¿Tu reto es continuar con el resto de “ochomiles”?
Sólo tengo dos y ni me lo planteo. No miro tan a largo plazo, voy poco a poco. Hay que tener en cuenta que todo el proceso es muy duro. Cuando estás subiendo piensas: “No lo haré más, se acabó”. Pero después sólo recuerdas las buenas sensaciones y empiezas a preparar el siguiente. Pero un “ochomil” no es una meta. Subiré aunque sean alturas de cuatro o cinco mil.

Acaban de hacerte entrega del premio especial en la gala del deporte burgalés por parte de la Asociación de la Prensa Deportiva de Burgos y además has sido nominada a la categoría de Mejor Deportista de Burgos. ¿Estás satisfecha con el balance de 2010?
Estaba muy contenta con todas las nominaciones aunque los premios no sean lo que más me motivan. Pero debo reconocer que siempre son positivos para darte a conocer y mejorar las condiciones de partida para futuros proyectos.

¿Cómo comenzó tu interés por la montaña?
Yo no empecé de niña, como suele ser habitual entre la gente que practica el montañismo. Empecé un poco tarde, en compañía de mis amigas, primero haciendo montañas cercanas y luego atreviéndonos con los Picos de Europa y los Pirineos. Junto a mi pareja me aficioné aún más, escalamos por todo el mundo, y posteriormente nos planteamos empezar a subir un “ochomil”.

¿Crees que hay un boom de la mujer en la montaña?
Si, lo parece. Antes había muy pocas, no había tantas posibilidades de practicar este deporte. Ahora somos muchas más e igual de válidas que cualquiera. Yo habitualmente subo con hombres, pero es por casualidad, subiría igual con mujeres si surgiera la ocasión.

Eres maestra de Educación Física. ¿Cómo consigues compaginar tu trabajo con el montañismo?
Es muy difícil. Como mis vacaciones sólo son posibles en verano, hay algunas subidas que no puedo realizarlas. Aunque no puedo quejarme, ya que me permiten administrar el tiempo gracias a los permisos. Pero apenas tengo un momento para buscar esponsors o colaboradores que nos apoyen para realizar los proyectos. En estos momentos tengo la ayuda de Trangoworld con el material que me proporcionan, de ayuntamientos y Cajas de ahorro,… pero si dispusiera de más tiempo libre seguramente conseguiría más recursos.

¿Tienes algún modelo a seguir en este deporte?
Nunca he tenido muchos ídolos, pero cuando conocí a Carlos Soria, me impresionó. Tiene 72 años, sigue en la montaña, lleva toda su vida en ella. En su juventud fue un gran pionero y ahora sigue siéndolo a su edad. Me gustaría seguir ligada a la montaña cuando tenga sus años.


No hay comentarios

Añade el tuyo