TRAIL RUNNING

Probamos este modelo para la temporada invierno 2015

TEST: ADIDAS RESPONSE TRAIL 21 M

response-adidas

(7-5-2015). Las Adidas Response Trail 21 M son una zapatilla de gama media que Adidas nos brinda para la montaña. Ideal para corredores neutros o supinadores de hasta 80 quilos, está indicada para tiradas largas, principalmente entrenamientos.

No se trata de un modelo cualquiera, ya que el número 21 lo dice todo. Detrás de este ejemplar de la temporada otoño-invierno 2014/15, hay 20 modelos más que le han granjeado un buen historial dentro del mundo Adidas en el monte. Recomendada para correr en terrenos escarpados y campo a través, es precisamente en estas zonas donde mejor comportamiento tiene. Si la sacamos de su hábitat natural, sin embargo, se muestra una zapatilla poco versátil. Vamos a analizar su comportamiento en detalle.

Amortiguación
Las Response Trail 21 M presentan una amortiguación muy blanda, especialmente en senderos y caminos de montaña. Cuando dejamos su hábitat natural, por ejemplo en asfalto, tienen un comportamiento más tosco y duro. Pensada para corredores de hasta 80 quilos, este buen comportamiento de la amortiguación en montaña conlleva que trail runners por encima de este peso también puedan calzarla, conservando su buena respuesta. La suela gruesa y su horma ancha la convierten en un guante.

El diseño de su suela, con el sistema Formotion, se adapta al terreno como si se tratara de un elemento más. Además, con el sistema añadido Adiwear en el faldón trasero, aportan una buena superficie de contacto en las bajadas. Este refuerzo conlleva que sea una buena zapatilla para corredores que pisan con el talón. Las plantillas de este modelo de trail running de Adidas, además, son grandes y gruesas (entre 3 y 4mm). Un hecho que permite al pie ir más recogido, a parte de sumar un extra de amortiguación que nos brinda un tacto suave y agradable. Toda la media suela está formada por Adiprene (una clase de EVA diseñada por la firma alemana que es toda una garantía).

Flexibilidad
La comodidad es otro de los aspectos a destacar. Se trata de una zapatilla ancha, bastante flexible (aunque, en primera instancia, pueda parecer muy rígida), pero que no requiere adaptación ninguna. Desde el primer momento se adaptan al pie, sin roces ni ampollas en los primeros días de uso. Es un ejemplar que ofrece confort a medida que sumamos quilómetros y el pie se hincha y gana volumen.

Estabilidad
En general, la estabilidad de las Response Trail 21 M es notable, de forma más evidente en caminos poco técnicos y secos. El refuerzo de la zona del arco y un drop muy cómodo (alrededor de 10mm) le dan una buena estabilización general. Además, los tacos salientes en los laterales ayudan y amplían la superficie de agarre con el suelo, además de aportar un plus de estabilidad. Ahora bien, en bajadas y terreno técnico con piedra suelta, si el agarre es excelente, la estabilidad no consigue tan buena nota, por lo que nuestra evolución puede verse alterada.

Suela
El agarre es seguramente la mayor virtud de esta zapatilla gracias al sistema de taqueado Traxion. Cuando el terreno es seco, pedregoso y angosto, la Response Trail se agarra a él como una lapa, en todas las direcciones, ofreciendo una sensación de seguridad pasmosa. También el sistema Adiwear en el faldón trasero, unido al Formotion, aporta más superficie de contacto en las bajadas.

Tiene dos zonas bien diferenciadas: una zona central de color verde y una lateral, negra, que incluye otro tipo de taqueado. En la zona central, hemos contado hasta 31 tacos de formas triangulares. Estos tacos tienen un comportamiento independiente, hundiéndose en el terreno en las zonas más duras y aportando una gran tracción, agarre y adaptabilidad. Esta virtud, en cambio, se vuelve defecto en terrenos embarrados, ya que el lodo se queda en la suela y conlleva que corramos con un peso extra, además de generar sensación de inestabilidad. En estos casos, el agarre se convierte en deslizamiento sobre el terreno, teniendo que extremar las precauciones. Es como un neumático slick, diseñado para correr en asfalto seco, y cuando aparece la lluvia, la caída está casi asegurada.

Durabilidad
Con un primer vistazo, estas zapatillas de la firma alemana ya nos advierten que no se van a dejar amedrentar por el paso de los quilómetros. Son fuertes, robustas, con un grado de flexibilidad adecuado y pidiendo, a gritos, que las saquen a pasear por el monte, al lado de las piedras. Después de casi un centenar de quilómetros a cuestas, el upper, de piel sintética para una mayor ligereza y resistencia al desgaste, está impecable. Como el primer día. Sin presentar ningún deterioro o punto de desgaste. En este sentido, pues, la inversión de Adidas de incluir una tercera capa de malla ha dado sus frutos.

Es en la suela, una de sus mayores virtudes, donde, por el contrario, sí encontramos los efectos del paso de los quilómetros. Los tacos del perímetro de la suela, que le brindan esta imagen de garras, muestran síntomas de erosión. Deterioro evidente, con un dibujo de la suela que ha desaparecido. Un síntoma preocupante teniendo en cuenta que, en total, sólo hemos completado el recorrido de un ultra (unos 100 quilómetros). La zona media de la suela (la de color verde), en el lado contrario de la balanza, ha quedado intacta.

Peso de la zapatilla
Como hemos comentado, este modelo ofrece una imagen de robustez, con una media suela imponente, una suela reforzada y un upper que, con las modificaciones introducidas, se ha visto fortalecido. Unos atributos que, a priori, nos podrían indicar que estamos ante un modelo muy pasado de peso. Pero, teniendo en cuenta estas características, los 325 gramos (talla 9 USA) nos parecen un peso muy ajustado y ofrecen una sensación de ligereza en este modelo.

Transpiración y confort térmico
La parte superior, elaborada de malla perforada, ofrece una buena transpirabilidad. Precisamente, esta malla mejora la ventilación con respecto a modelos anteriores y ofrece mayor protección mediante 3 capas. Este diseño, además, aumenta la durabilidad de la parte superior de la zapatilla. La transpiración hacia fuera es bastante buena a pesar de esas tres capas de malla fina. La última de ellas, de rejilla agujereada, facilita que los pies respiren. En este modelo, sin embargo, esta malla con agujeros pequeños puede convertirse en una arma de doble filo cuando corremos por terrenos mojados y embarrados. Entra el agua, no con facilidad, pero entra. Y si bien el proceso de transpirabilidad es bueno, ello no nos quitará de correr durante algunos quilómetros con los calcetines mojados (especialmente en la zona del talón, donde el acolchado de la deportiva tardará en secarse). También tenemos que decir que, para casos de mayor impermeabilidad, Adidas cuenta con un modelo que posee todas las características de las Response Trail, pero añadiéndole Gore-Tex. Se trata de las Adidas Response Trail GTX, un modelo impermeable y transpirable.

Sujeción
En líneas generales, la sujeción es buena, pero introduciendo algunos matices que explicaremos a continuación. Este ejemplar de Adidas tiene una amplia lengüeta que, gracias a una gran apertura, permite calzarlas con facilidad. Además, un tirador en la parte del talón nos facilita, aún más si cabe, la entrada del pie dentro de la zapatilla. Estando parados, tenemos la sensación de que el pie queda bien sujeto, muy cómodo. Sin embargo, una vez nos ponemos en marcha, por mucho que las atemos fuerte, la presión de los cordones planos –con un sistema convencional- disminuye con el paso de los quilómetros, por lo que hay que volver a atarlos con fuerza. De hecho, el proceso de aflojamiento de los cordones provoca que nuestro pie se mueva más de la cuenta dentro de la anchura de la zapatilla (yéndose hacia delante, chocando con la puntera, en bajadas con bastante pendiente).

Si hablamos de la lengüeta, encontramos otro punto negativo. La lengüeta con pespuntes tiene, como decíamos, una gran apertura, llegando casi a la altura de la segunda lazada (es en este punto donde está cosida con la zona del upper), que facilita la introducción del pie. Pero, a consecuencia de esta gran apertura y de que la lengüeta es excesivamente ancha, aunque la atemos con fuerza, siempre acaba entrando alguna ramita en el pie que nos molesta y nos obliga a detener la marcha. Es, pues, una lengüeta sencilla, normal, clásica, donde quizás se echa de menos algún sistema que, además de mejorar la sujeción, también impidiera la entrada de elementos molestos y que obligan a detener nuestra marcha.

Visibilidad nocturna
Este modelo de Adidas no dispone de ningún material reflectante. Un hecho que merma de forma notoria la visibilidad del corredor en horas de poca luz.

Estética
Estéticamente, la Response Trail 21 M viene con un color negro que difumina el naranja chillón que se esconde debajo del upper. Una buena combinación que aporta sobriedad y elegancia en la montaña, lejos de los colores estridentes y chillones de anteriores modelos. Aun así, en la media suela y los pasadores de los cordones, así como en la punta de éstos, toques de color que ofrecen el tono justo y necesario. Tiene buenos acabados, están hechas con buen gusto y primando la comodidad (destacables son, por ejemplo, los acolchados en la zona del talón y del tobillo). Incorpora protecciones en la parte delantera y también en la zona del talón, además de los tacos salientes. Para algunos corredores, esto les puede granjear una imagen excesivamente basta y burda.

Confort general
Muy confortable por senderos y pista, menos cuando corremos por bajadas muy técnicas, ya que el pie tiende a irse hacia delante y los dedos se golpean –fruto también de una sujeción insuficiente- con la reforzada puntera. Los Response Trail 21 M son una buena opción para aquellos que se inician en la montaña y desean, por encima de todo, una zapatilla cómoda, con buena amortiguación y que les haga sentir seguros (con un buen agarre y tracción). Por el contrario, en el caso de corredores con pies estrechos, las Response Trail 21 M ofrecen pocas oportunidades por su horma holgada y la sensación de inseguridad, o de que el pie baila a su aire, es acuciante. Siendo un modelo de la gama media de Adidas, no se quedan cortas en prestaciones: agarre, flexibilidad, comodidad, peso, y durabilidad del upper (no así de la suela). Ideales para entrenamientos y tiradas largas por el monte si lo que prima es olvidarse de cualquier molestia en el pie en forma de ampollas. Además, el drop de 10mm les aporta un plus de comodidad, lejos de la tendencia minimalista que están siguiendo otras marcas.

PVP recomendado
Teniendo un cuenta que se trata de un modelo de gama media, y con los rasgos que ofrece, el precio de 110 euros de las Response Trail 21 M es adecuado y muy competitivo dentro del mercado creciente del trail running. Una mayor demanda que también se está traduciendo en incremento de precios de las zapatillas.

Datos del test
Para realizar el test, hemos invertido un total de 6 sesiones de entrenamiento en las que hemos totalizado casi un centenar de quilómetros (97 concretamente). Dichas sesiones han incluido zonas técnicas de rocas, caminos, barro, camino de pista y asfalto. Así pues, variedad de terrenos y condiciones meteorológicas, ya que alguna de las sesiones también la hemos llevado a cabo bajo la lluvia, un estado bajo las cuales estas zapatillas muestran sus mayores carencias.

8

The Breakdown


Amortiguación
9
Flexibilidad
7
Estabilidad
8
Suela
8.5
Peso
7.5
Impermeabilidad
7.5
Transpirabilidad
8
Durabilidad
8.5
Sujeción
7.5
Visibilidad
6.5
Confort general
9
Estética
8.5
Relación calidad-precio
8.5


No hay comentarios

Añade el tuyo