TRIATLÓN

El español Miguel González se convierte en una prueba fehaciente del éxito de la cultura del esfuerzo

De pesar 167 kilos a completar el Ultraman de Gales

(9-9-2014). El deportista Miguel González, natural de Barcelona y residente en Motril, ha pasado en diez años de pesar 167 kilos y padecer obesidad mórbida a terminar una de las pruebas más exigentes del mundo, el Ultraman de Gales. Una prueba de tres jornadas compuestas por una etapa de 10 kilómetros a nado y 144’8 kilómetros en bicicleta, una segunda etapa de 275’8 kilómetros en bicicleta y una última jornada de carrera a pie de 84’3 kilómetros en menos de 12 horas.

Miguel González es agente de seguros. Aunque nació en Barcelona hace 41 años, vive en Motril donde está casado con una motrileña y tiene dos hijos. Hace diez años presentaba un cuadro de obesidad mórbida con un peso de 167 kilos y el corazón le dio un susto cuando subía a un quinto piso por las escaleras de un edificio sin ascensor. En ese momento cambió sus costumbres alimenticias y comenzó a hacer deporte.

Con el paso de los años y la constancia, González ha conseguido mejorar su salud practicando deporte, hasta convertirse en uno de los 35 triatletas invitados para disputar esta prueba deportiva.

Tras la hazaña los elogios no han cesado, provenientes de todas partes, incluso del Ayuntamiento de Motril, en el que han calificado al deportista de “todo un ejemplo de superación” y “la prueba fehaciente de que la cultura del esfuerzo puede materializarse en grandes logros personales que dan con las metas que cada uno se propone, gracias al duro trabajo y el tesón”. De hecho, el consistorio ha llegado a un acuerdo con Miguel González para que imparta una serie de conferencias en los centros educativos del municipio en las que dar a conocer su experiencia personal y los beneficios que ha conseguido gracias al deporte.

(Fuente: Cadena Ser).


No hay comentarios

Añade el tuyo