TRIATLÓN

Swim the Costa Brava acaba de crear este club de nadadores

Costa Brava Swim Club: "La natación en aguas abiertas es un deporte adictivo"

Daniel Pagés es el segundo por la derecha en la fila de atrás, con camiseta naranja; a su derecha está Eduard Turà; Begoña Pérez es la primera por la izquierda en la fila trasera; delante de ella, agachado, está Raúl Navarro.

(12-3-2014). Swim the Costa Brava acaba de poner en marcha el Costa Brava Swim Club, que reúne a un grupo de nadadores y nadadoras en aguas abiertas que, venciendo la pereza y el frío, se reúnen para nadar en la playa de la Mar Bella de Barcelona y en distintos rincones de la Costa Brava, donde se van marcando pequeños -y grandes- retos. Daniel Pagés, director técnico del proyecto, asegura que “la adrenalina que genera la natación en aguas abiertas hace que sea un deporte adictivo”. Hemos hablado también con algunos miembros del club, que comparten el mismo entusiasmo.

“En una piscina el medio siempre es el mismo, mientras que el reto en aguas abiertas es que el medio va cambiando y eres tú el que se tiene que ir adaptando. Al principio estos cambios pueden inspirar cierto temor, pero después resultan ser lo más atractivo”, asegura Pagés, quien subraya que “tenemos una costa maravillosa para disfrutar de la natación durante todo el año”.

El proyecto Swim the Costa Brava se puso en marcha a principios de 2013 de la mano de la empresa Culture Sport, y con el apoyo del Patronato de Turismo, para promocionar la Costa Brava como destino de nadadores en aguas abiertas. Ahora, después de meses de sesiones individualizadas en la playa de la Mar Bella para nadar en el mar y de salidas a distintas calas de la Costa Brava, se ha dado un paso más y se ha creado el Costa Brava Swim Club, con el objetivo de agrupar todas las actividades.

“Quedamos para entrenar una o dos veces por semana”, explica Daniel Pagés, “una en la piscina del Centre Esportiu Maresme y la otra en la Mar Bella. También organizamos salidas a la Costa Brava, donde nos vamos proponiendo pequeños retos, con distintas distancias, y siempre adaptándose al nivel del mar y del grupo, aunque lo solemos dividir para amoldarnos a los distintos niveles”. Y es que el perfil de los miembros del club, según asegura, es de lo más heterogéneo: “Tenemos un poco de todo, hay perfiles deportivos muy diferentes, pero el denominador común es que se trata de personas a las que les gusta nadar en contacto con la naturaleza. Contamos tanto con hombres como con mujeres, con edades entre los 30 y los 45 años, y que no tenían un background competitivo como nadadores”.

¿Opción para triatletas?
Pagés señala que entre los participantes de las sesiones de entrenamiento “hay triatletas que se han preparado con nosotros y continúan, pero el objetivo del club en sí es la natación en aguas abiertas”, subraya. El director técnico del club incide en que “en otros países el perfil del nadador y el del triatleta están muy diferenciados. Es cierto que los practicantes de la triple disciplina suelen proceder el running o del ciclismo y quieren mejorar la natación, pero hacerlo en aguas abiertas es tan ‘adictivo’ que puede que se acaben decantando más por este deporte que por el triatlón”.

En este sentido, precisa que hay estudios de la Asociación Mundial de Natación en Aguas Abiertas que sostienen que este deporte es uno de los que más crecen en Estados Unidos y que gran parte de este auge viene dado por parte de triatletas “cansados de la triple disciplina porque el triatlón les exige más tiempo y más dedicación”.

Precaución extrema
Costa Brava Swim Club practica la natación en aguas abiertas con las máximas precauciones. “Como director técnico soy muy cauteloso con las medidas de seguridad -afirma Daniel-. Siempre estoy atento al parte meteorológico de última hora y no salimos a nadar si tenemos la mínima duda. Disponemos de embarcación o de kayak y siempre nadamos arrastrando unas boyas para hacernos visibles y en las que apoyarnos para descansar; en estas boyasm además, se pueden guardar barritas energéticas o bebidas para recuperar”.

El responsable técnico hace hincapié en que “en condiciones normales, si se respetan las reglas del mar, la natación en aguas abiertas es un deporte muy seguro. Son las imprudencias las que conducen a situaciones de peligro”.  

Eduard Turà, embajador del proyecto
“Conocí Swim the Costa Brava por casualidad; por mi 31 cumpleaños, en broma, me propusieron nadar mil metros por cada año que cumplía… empezamos a hablar y llegamos a un acuerdo para convertirme en embajador y llevar la marca en todas las travesías nacionales e internacionales en las que participo”, explica Eduard Turó,

Para este nadador, que participa al año en unas 15-20 travesías, uno de los valores más destacables de la natación en aguas abiertas “es que te permite disfrutar de la natación en un ambiente más tranquilo, no tan competitivo como el triatlón o la natación master. Puedes por supuesto mejorar la natación, pero primando el disfrute sobre el rendimiento”. Eso sí, añade que esta disciplina “también es compaginable con el triatlón porque facilita los conocimientos para nadar más rápido y disfrutar a la vez: no son objetivos incompatibles”.

“Descubrir un deporte nuevo”
La misma ilusión que Eduard transmite Begoña Pérez, una músico que se unió a Swim the Costa Brava en junio del año pasado y que, tras años nadando en piscina, se atrevió a dar el salto al mar: “Nunca había nadado en el mar, entre otras cosas porque no me atrevía. Fui a una primera sesión y tanto Dani como el resto del grupo estuvieron muy pendientes de mí. Crucé de una playa a otra, no me podía creer que había hecho más de mil metros… Empecé a hacer excursiones e ir a los entrenamientos y en septiembre estaba haciendo mi primera travesía, ¡ha sido como descubrir un deporte totalmente nuevo!”.

Begoña se declara “totalmente enganchada” a pesar de que ahora, en los meses de invierno, cuesta más lanzarse al agua. “Puede parecer duro, pero siempre salgo mejor de lo que entro. Al principio me costaba más aclimatarme, pero es cuestión de costumbre y de salvar los primeros 100 metros, aparte de que en invierno uso neopreno. Además, tenemos la suerte de nadar en el Mediterráneo, que está como un plato y nos ofrece una buena temperatura, es un lujo tener el mar y el clima con el que contamos aquí”.  

Para ‘enamorados del mar’
Raúl Navarro conoció Swim the Costa Brava hace más o menos un año gracias a unas salidas en aguas abiertas. “Llevaba muchos años compitiendo en piscina, en categoría masters, pero a mi lo que me gusta es nadar en aguas abiertas, soy un enamorado del mar y este club me ha venido como anillo al dedo”.

Este nadador explica que “nadar en aguas abiertas, en contacto directo con la naturaleza, no tiene nada que ver con la piscina. En el mar tienes que superar adversidades y aprender a nadar con ellas, pero también te permite salir de lo habitual, evadirte, y sentir nuevas sensaciones”. Del club, destaca el buen ambiente y el objetivo compartido de compaginar el entreno con el aspecto lúdico, además de “buscar siempre ese punto de mejora de tu marca y saber desenvolverte cuando la cosa se complica”.

Más información: http://swimthecostabrava.com


No hay comentarios

Añade el tuyo