TRIATLÓN

El ultramaratoniano iniciará en enero su nuevo reto de completar 52 ironman en un año

Ricardo Abad: “Tengo un 99% de posibilidades de no acabar el reto y eso lo hace más atractivo”

(Foto: www.ricardoabad.com)

(12-12-12). El próximo dos de enero de 2013, el ultramaratoniano Ricardo Abad iniciará su nuevo reto tras culminar el pasado mes de mayo 600 maratones consecutivos. En esta ocasión, se enfrentará a una nueva disciplina, el triatlón, y a su prueba reina: el ironman, e intentará completar 52 ironman, uno por cada semana del año. En total, el atleta navarro deberá recorrer 197,6 kilómetros nadando, 9.360 kilómetros de bici y 2.194,4 de carrera a pie para poder completar su reto y batir el record mundial que actualmente está fijado en 35 ironman. Aunque asegura que lo importante “no es batir el récord” sino “superarme y buscar mi límite”. Actualmente, Abad se encuentra en la fase “más pesada”, en su opinión, la de encontrar financiación, mientras nos explica sus sensaciones.

¿Porqué 52 Ironman?
La prueba ironman me atrae mucho. Así como empecé en el running casi por casualidad, mis inicios en el triatlón también fueron por casualidad. Me estrené en este deporte en la distancia ironman, aunque luego me decanté por hacer sólo ciclismo. Cuando finalicé el reto de 600 maratones consecutivos, me planteé que para mi siguiente reto quería hacer algo distinto, combinando varios deportes entre los que estuviera la bicicleta y el atletismo, y me decidí a probar el triatlón de nuevo. No soy una persona explosiva, me gusta competir en largas distancias y por eso me decanté por el ironman. Soy consciente de que se trata de una prueba muy dura, pero por ese mismo motivo me atrae mucho. Mi objetivo es completar un ironman por semana, durante un año entero, es decir, 52 semanas.
Un ironman es una prueba muy agresiva, muy dura, y mi cuerpo tardará más tiempo en recuperarse que de una maratón, pero me atrae ver hasta dónde puedo llegar. Soy consciente de que tengo un 99% de posibilidades de no poder culminar el reto y esto es parte de su atractivo.

¿Cómo te estás preparando para alcanzar esta meta?
A nivel físico, me ha costado mucho aclimatar la musculatura a la natación, sobre todo los gemelos, por este motivo estoy centrando la preparación en esta parte de la prueba. El resto de disciplinas las tengo más trabajadas y mi cuerpo se irá amoldando a medida que vaya completando pruebas. Pero el verdadero entrenamiento para este reto se basa en el trabajo psicológico.

¿Qué es lo que más te asusta del reto?
Dentro del ironman, los tramos de bicicleta. He llegado a recorrer 800 km sin descanso en bicicleta, pero estos 180 km me dan mucho respeto. Mentalmente será muy duro hacer el trayecto en solitario y enfrentándome al clima y los contratiempos que surjan.
En cuanto al reto en general, me asusta todo porque pondré a prueba la capacidad de recuperación de mi cuerpo, además de ser consciente de que sólo tendré una semana para completar cada ironman, trabaje o esté enfermo. Y aquí es donde entrará en juego el trabajo de la mente.

¿Cuándo disputarás el primero de los 52 ironman?
En un principio, el primer ironman lo haré el 2 de enero y, el siguiente, el 7. La idea original es poder combinar mis ironman en solitario con la participación en pruebas oficiales, al menos en unas diez o doce, dependiendo de la financiación. También me gustaría crear eventos propios que me permitan acercar el reto a la población y darlo a conocer de forma que sean conscientes de lo que suponen realmente las distancias que componen un ironman.

Tus retos suelen tener un trasfondo solidario, ¿este también?
Sí, y en este caso seguiré colaborando con la ANFAS (Asociación Navarra de personas con discapacidad intelectual) para recaudar fondos.

Tu último reto, completar 1.000 maratones consecutivos, se truncó por falta de apoyos económicos. ¿Te ha condicionado este hecho en la planificación del nuevo reto?
Siempre me da miedo terminar un reto por el vacío de después, y me afectó mucho terminar éste de forma tan triste. Estuve a punto de dejarlo todo y dedicarme a llevar una vida normal, porque te das cuenta que cada vez cuesta más conseguir respaldo económico. Sin financiación es imposible expandir los retos y darlos a conocer, acercarlos a la población. En el caso de los ironman, sólo la inscripción a pruebas oficiales ya supera los 300 euros. De momento he recibido una respuesta positiva y sigo ilusionado.
Además, estoy a la espera de la resolución de las Becas Gaes, puesto que mi reto quedó entre los diez finalistas, y con la ANFAS estamos pensando en lanzar algunos productos para dar a conocer la obra de la asociación y, una parte, para financiar el reto.

¿Te planteas en un futuro realizar un desafío en el que no se incluya el atletismo?
En mi mente empiezan a formarse ideas de nuevos posibles retos en los que se combinen varias disciplinas, ya que multiplica las posibilidades de crear pruebas más atractivas. Pero en todos está contemplado el correr, porque me encanta.

En alguna ocasión has indicado que te atrae ver donde está tu límite. ¿Existe verdaderamente un límite para Riki Abad?
No lo sé. Sabes que has llegado al límite cuando es imposible avanzar más. Pero es una percepción muy subjetiva, porque hay días y momentos en los que crees que has alcanzado el límite y al día siguiente ves claro que no. Es una cuestión de ir midiendo la capacidad de respuesta del cuerpo y mantener la fortaleza mental. Lo más satisfactorio es cuando logras sobreponerte a los dolores y al mal tiempo, y ves que eres capaz de seguir adelante.
No me pongo ningún tope, ni siquiera de edad, mientras pueda disfrutar y seguir creciendo como persona y deportista. Los retos son una parte muy importante de mi vida, mi ilusión.

Eres un ejemplo de superación para mucha gente. ¿Qué le aconsejarías a alguien que quiera seguir tus pasos?
Se me pone la piel de gallina y me emociono al saber la gente que me sigue y a la que he servido de inspiración, ya sea para alcanzar un reto deportivo o en su vida diaria. Es un premio añadido a los retos el poder conocer tanta gente y ver que les ayudas a superarse. Lo que le diría a toda esta gente es que con constancia y sacrificio, los seres humanos somos capaces de lograr cosas insospechadas.


No hay comentarios

Añade el tuyo