TRIATLÓN

Entrevista al campeón de España de triatlón 2014

Uxío Abuín: “Con más ayudas habría más españoles entre los mejores”

(24-9-2014). “A nosa vaca ten o pesebre en Galizia e os tetos en Madrid”. O, lo que es lo mismo, traducido del gallego: nuestra vaca tiene el pesebre en Galicia y las ubres en Madrid. Un dicho, una metáfora, que refleja lo que ha sido la vida profesional de Uxío Abuín. Criado deportivamente en la capital española, ha conseguido su mayor éxito, campeón de España de triatlón, tras volver a su tierra. Cosas de la morriña. Tiene 23 años. Es de Lestrobe. Pausado y tranquilo, como buen gallego. El triatlón es para él constancia y sacrificio. Su gran rival a batir: la lluvia. Galicia, tierra de vacas y buen comer. Pero también pasto de triatletas campeones. Uxío Abuín es otro ejemplo de ello. Será la leche… de las vacas gallegas.

Acabas de proclamarte campeón España élite de triatlón en distancia olímpica, en Águilas (Murcia). Eres el primer sorprendido por esta victoria.
La verdad es que sí. La primera parte de la temporada estuve entrenando bien, pero en el segundo tramo estuve más tocado por las lesiones (cintilla y espolón en un pie). Además, el hecho de no haber sido convocado para el Mundial sub-23 me desmotivó un poco e hizo que todo se hiciese más duro… por lo que no había entrenado muy bien en verano y, teniendo en cuenta todo esto, no me veía con opciones de poder ganar y ser campeón de España.

¿Qué hay detrás de este título inesperado?
Empecé bien la temporada, con un buen estado de forma y con buenos resultados en Zarautz (País Vasco) y Fuente Álamo (Murcia). No tuve mucha suerte con las Series Mundiales, ya que aparte de llegar ya tocado de la cintilla, en Cape Town (Sudáfrica) tuve que retirarme por problemas mecánicos; y en Yokohama (Japón), por el viaje, no rendí como yo esperaba. Pero a pesar de las lesiones y de algunos resultados no tan buenos, este año he entrenado más a mi manera y me he sentido mejor. He estado entrenando parte del año solo y he hecho lo que yo notaba que me iba bien…y al final no ha salido nada mal.

¿Esta victoria te ha hecho más ilusión que ser campeón del mundo de duatlón júnior en 2010?
Por supuesto que sí. Esto es categoría sénior, y eso son palabras mayores. Hay mucho más nivel en este campeonato que el que había en mi época de júnior, y por supuesto para ganar algo así hay que trabajar duro varios años.

Hablando de tu victoria, te benefició bastante que el ritmo de la carrera a pie no fuera muy alto (sobre todo, teniendo en cuenta los problemas que arrastras en el espolón).
El ritmo de carrera fue cómodo durante casi todo el 10.000. Vi que nadie pasaba, que nadie aumentaba el ritmo, y para mí era mejor que fuésemos a un ritmo cómodo, ya que no había entrenado mucho a pie y me faltaba fondo. Tras soltar a Antonio Benito, Pablo Dapena atacó y apretamos un poco más. Aun así, pude aguantarle. Y aproveché mi sprint para atacar a Pablo a unos 300 metros de la línea de meta y hacerme con la victoria.

Hace un par de meses debutaste en un Ironman de media distancia en Zarautz y también ganaste. ¿Es el año de las sorpresas para Uxío Abuín?
Pues sí. En Zarautz quizás no esperaba ganar, pero sí estar con los de delante y convencido de que podría luchar por el triunfo. Estaba entrenando bien y en un buen estado de forma, aunque no me había preparado para esa distancia. Pero con el entreno que llevo en las piernas me sirvió. Ya vemos también el ejemplo de Javi Gómez Noya. Ha estado todo el año preparando distancias más cortas para ser campeón del mundo de las Series Mundiales, pero con el ritmo y los entrenamientos que lleva detrás también se ha alzado con el campeonato del mundo de medio Ironman en Mont-Tremblant (Canadá).

Tu gran objetivo para 2014 era el Mundial sub-23 (Edmonton). Pero no fuiste seleccionado. ¿Esta decepción, viendo los resultados, ha sido positiva tras la desmotivación inicial que te provocó?
Me costó mucho entrenar después de esta decepción, pero con el apoyo de mis familiares y amigos volví a entrenar bien. El día a día, juntándome con más gente, supuso que volviera a aumentar mi motivación y a cambiar el chip. El objetivo, después del bache de no ir al Mundial, era volver a entrenar bien y acabar el año con buen pie, tal y como está sucediendo. Espero que la Federación me tenga más en cuenta en 2015.

Ahora te quedan algunas semanas de competición para terminar la temporada (alguna prueba en Francia y tres Copas del Mundo en México, Colombia y Korea). ¿Pero te planteas ya qué objetivos te vas a marcar el próximo año?
El objetivo de estas últimas pruebas será puntuar lo máximo posible de cara al ránking ITU y el año que viene poder empezar lo más arriba posible en las Series Mundiales y Copas del Mundo desde principios de temporada, a mediados de marzo. Mi propósito es sumar puntos en este tipo de pruebas para luchar por una plaza olímpica. Sé que está complicado y por eso no me quiero obsesionar y seguir disfrutando de otras carreras, como hacer algún triatlón de media distancia.

Ahora mismo, observando el ránking ITU, ocupas la posición 114. Has puntuado en dos pruebas, (Cozumel, en 2013, con un décimo puesto; y Alicante, en el mismo año, con un vigésimo-tercer puesto). Y en las dos pruebas de este año, lo decías antes, no terminaste. ¿Son la cruz de esta temporada para ti junto a ese Mundial-sub 23 del que hablábamos?
Sin ninguna duda. Al principio de temporada, arriesgué un poco. Decidí no ir a Auckland (Nueva Zelanda) en la primera prueba de las Series Mundiales, y seguir entrenando fuerte para llegar a tope a Yokohama y Ciudad del Cabo, pero no salió bien. Y a partir de ahí tuve el problema de que el seleccionador me dejó fuera de las Series Mundiales por no cumplir el criterio y me quedé con la miel en los labios.

Algunas de las decisiones de la Federación, como bien decías, consideras que te han afectado. ¿Cómo valoras el rol de este organismo hacia tu persona?
No sé qué ha pasado este año para que no contaran conmigo como otros años. Creo que estaba rindiendo bien y que habría podido dar guerra, peleando en las Series Mundiales. Pero no me dieron oportunidades para demostrarlo. Espero que, tras este éxito del campeonato de España, confíen un poco más en mí.

El nivel del triatlón internacional (con dos españoles como Javi Gómez Noya y Mario Mola en las dos posiciones más altas del podio) hace que entrar en ese grupo selecto de la élite sea cada vez más difícil. ¿Cuál es la diferencia substancial para poder estar allí: el entrenamiento o la mentalidad?
Creo que el elemento diferencial es la mentalidad. Evidentemente, el entrenamiento juega un papel fundamental, pero la cabeza es decisiva. Tienes que estar viajando todo el año, moviéndote de un sitio a otro, viajes, cambios de horario… y eso desgasta muchísimo. Y psicológicamente hay que estar muy preparado, ya que al mínimo fallo prácticamente estás fuera de carrera. En España, hay muchísimo nivel y dificultad para entrar en ese grupo selecto de los mejores pero vamos a seguir luchando.

Después de 6 años en la residencia Blume de Madrid y entrenando en el centro de alto rendimiento, el año pasado decidiste volver a tu tierra, Galicia. La morriña jugó un papel importante para volver.
En Madrid entrenaba bien, con un buen grupo de grandes amigos pero ya estaba un poco cansado de entrenar siempre en el mismo sitio y de la misma forma, y necesitaba un cambio. Decidí volverme a casa y cambiar la forma de entrenar, mejorar mis puntos débiles y con un plan personalizado para mí mismo. Hasta mediados de abril, estuve entrenando con mi primer entrenador y descubridor, Alberto Álvarez, y mejoré muchísimo las tres disciplinas. Pero al empezar las competiciones, con los viajes de por medio, empecé a entrenar un poco más por mi cuenta. El final de temporada lo he preparado yo mismo con la ayuda de algunos compañeros con los que salgo a entrenar. Y al final ha salido todo bien.

El clima de Galicia, sin embargo, no es el mejor para un triatleta.
La verdad es que no. El clima familiar es más caluroso estando aquí, pero en lo meteorológico es más complicado (y se ríe). Con la vuelta, no sabía cómo iba a entrenar. El pasado invierno, de hecho, creo que ha sido el peor de los últimos años. Me costaba mucho salir a entrenar. Lluvia día sí, día también. Se hacía muy cansino. Tuve que tirar de rodillo y cinta de correr muchos días. Pero también tuve la suerte de poder volver algunas veces de concentración a la residencia Blume y entrenar en grupo. También estuve algunos días en casa de mi amigo triatleta Willy García, en Gran Canaria. Todo ello me ayudó mucho a sobrellevarlo mejor.

¿Te arrepientes de la decisión de haber vuelto a Galicia?
No, para nada. Estoy contento. Me apetecía probarlo y pienso que me ha venido muy bien. He mejorado bastante. Y, además, los resultados también han sido buenos en líneas generales. Pienso que no es bueno siempre seguir una rutina, sino que hay que darle estímulos al cuerpo. Es positivo cambiar la forma de entrenar, el sitio… para seguir motivado. Al final, todo esto me ha ayudado.

Tal y como hemos comentado anteriormente, estuviste en la residencia Blume durante seis años, becado. ¿Sin esa beca habría sido posible llegar a ser campeón de España?
Posiblemente no. Las condiciones que tenía en casa no eran las mejores como para poder compaginar los entrenamientos con los estudios, como sí pude hacer en Madrid, tanto en bachiller como en la Universidad. En la Blume, tuve una buena formación y pude aprender mucho de los entrenadores y compañeros del grupo. Siempre estaré agradecido a Juan Rodríguez Biehn y Andreu Alfonso (antiguos directores técnicos) por darme la oportunidad de entrenar allí, y a todo el personal técnico del CAR por todo su apoyo durante mis 6 años de estancia allí.

¿Son suficientes las ayudas a deportistas de élite en modalidades quizás un poco más olvidadas oficialmente como puede ser el triatlón?
Desgraciadamente, las ayudas existentes no son para nada suficientes. Además, cada vez son menores los apoyos que tenemos. Este año, por ejemplo, sólo he recibido ayuda de la Diputación de A Coruña, y es la primera vez que me conceden esta beca en toda mi vida deportiva. Son 2.500 euros. Al final, como mucho, eso te da para uno o dos viajes. La Federación ahora no nos otorga ayudas…sólo primas que dependen del resultado que hagas en las carreras que ellos deciden, y que no cubren los gastos de viaje si no entras en el pódium. Es una situación muy complicada.

En tu web, haces una reflexión acerca de las etapas por las que debe pasar un triatleta profesional: la iniciación (coges el gustillo a entrenar y a competir), la formación (aprendes a entrenar y a competir, conociendo más tu cuerpo), la dedicación (debes tomarte el deporte como una profesión, invirtiendo esfuerzo y dinero) y, la última, la retirada (se disfruta de lo que no se ha podido hacer durante los años de plena dedicación). ¿En qué etapa te encuentras?
En la fase de dedicación. En Madrid es donde he aprendido prácticamente todo lo que sé sobre triatlón y por ello fue mi etapa de formación. Este año he dado otro salto en esta fase de aprendizaje entrenando por mi cuenta y por los conocimientos adquiridos. El año que viene aún no tengo claro qué voy a hacer, pero me imagino que seguiré una línea parecida.

¿Cómo valoras el nivel actual del triatlón español en una temporada para la historia, con Javier Gómez Noya como campeón del mundo y Mario Mola, como subcampeón?
El triatlón español está en un momento óptimo. Somos la primera potencia mundial. Javi y Mario, primero y segundo, y Fernando Alarza también hubiera podido estar en el Top-10 si no hubiese sido por su lesión. Y detrás hay mucha gente fuerte como Vicente Hernández, David Castro, Pablo Dapena… hay mucha cantera y la gente seguro que seguirá mejorando. Ojalá hubiera más plazas para poder estar en las Series Mundiales y más ayudas para los viajes, porque seguramente habría más españoles entre los mejores.

Y, para terminar, hablemos de tu estilo como triatleta. ¿Se asemeja más a la estabilidad y buena natación de Gómez Noya o bien a la carrera a pie donde Mario Mola tiene un punto diferencial?
Me veo más parecido a Javi que a Mario. No tengo problemas con la natación, casi siempre salgo en cabeza. Empecé con el mundo de la natación y eso siempre se nota. Creo que soy muy regular en las 3 disciplinas, a diferencia de Mario que tiene como punto menos fuerte la natación, aunque ha mejorado muchísimo en este segmento durante este año. Los dos son unos referentes. Veo que todavía tengo mucho margen de mejora en los tres deportes y, paso a paso, ¡es lo que voy a buscar!

Contacto:
@uxioabuin
http://uxioabuin.blogspot.com.es/


No hay comentarios

Añade el tuyo