ESENCI@L

Máis que Auga alerta de una “canibalización” en las localizaciones de gimnasios

Prueba suerte en el sector privado ante la “burbuja del segmento concesional”

meufit

Máis que Auga apuesta por el proyecto de proximidad MeUFit como respuesta a la "burbuja" enel segmento concesional y la fuerte competencia en grandes ciudades en el segmento privado.

(21-10-2019). La cadena gallega de centros deportivos advierte de signos que apuntan hacia una burbuja en el mercado de clubes deportivos, especialmente en el segmento concesional, que viene acompañada de una “canibalización” en las localizaciones. Como respuesta, apuesta por un modelo de negocio privado de proximidad que le lleve a poblaciones menos saturadas de oferta fitness.

Para el director de Operaciones de la cadena gallega Máis que Auga, Francisco Cortegoso, el mercado español de centros deportivos lleva “desde hace tiempo” mostrando signos de “estar en una burbuja”. Y una señal de ello serían las acciones expansivas de algunas cadenas que, impulsadas por fondos de capital de riesgo, estarían acometiendo unas agresivas operaciones, tanto en el segmento público-privado como en el privado.

En el caso del segmento concesional, donde Maís que Auga ha operado desde su fundación, hace ahora nueve años, “nos encontramos con unos competidores muy fuertes, con una capacidad económica para realizar unas ofertas a las que muchas veces los operadores que no estamos sustentados por fondos de inversión no podemos igualar”, señala.

Es por ello que, aunque asegura que la cadena seguirá estudiando los pliegos nuevo y sobre todo de reformas de concesiones que se publiquen, es consciente de que “tenemos complicado competir”.

La situación no mejoraría, sigue analizando Cortegoso, en el segmento privado, en el que “algunos operadores estarían protagonizando unas fuertes expansiones por el territorio nacional”, que les habría hecho llegar ya este 2019 con mayor incidencia al norte de España, y en concreto a Galicia, zona de influencia de Máis que Auga.

“Todos los grandes operadores han llegado o están a punto de aterrizar en Galicia, quedan pocas capitales de provincia y grandes ciudades en España sin conquistar ya y se están canibalizando las localizaciones”, opina. A lo que añade que “ya vamos por la tercera generación de fondos de inversión y o algo cambia en el sector o la burbuja acabará explotando”.

Apuesta por la proximidad

Ante este escenario, Máis que Auga ha materializado este mes de octubre su entrada en el segmento privado, con la que quiere sumar un extra a su actividad en el segmento público-privado donde gestiona actualmente tres instalaciones concesionales. Y lo ha hecho con una propuesta de gimnasio de proximidad con la que quiere crecer en poblaciones medianas, aún poco concurridas por los grandes operadores privados.

El proyecto, en el que la cadena gallega ha trabajado durante los últimos dos años y que ha sido bautizado como MeUFit, busca responder al “nicho de mercado que existe en poblaciones de 20.000 a 25.000 habitantes, en los que la oferta deportiva predominante son centros familiares públicos con pocos recursos para actualizarse y pequeños gimnasios de barrio”, señala Cortegoso.

Se trata de un modelo de club de fitness con una superficie de unos 1.000 m2 y con una fuerte apuesta por la tecnología, la automatización y el fitness virtual para las horas valle, así como una actual oferta en fitness y actividades colectivas presenciales, con especial apuesta por disciplinas en auge como son el entrenamiento funcional y el fitboxing, presentes en forma de corners.

El primer MeUFit ha abierto sus puertas a principios de octubre en la localidad pontevedresa de Tomiño, habiendo ya alcanzado su punto de equilibrio con 550 usuarios inscritos. El modelo prevé una capacidad de entre 500 y 700 socios, habiendo obtenido un buen debut.

“Ofrecemos un salto de calidad frente a las instalaciones deportivas de toda la vida que operan en este tipo de poblaciones, además con una cuota de precio medio, de 39 euros”, señala el director de operaciones.

Expansión por Galicia

Tras el debut del primer centro, la cadena estudia localizaciones para seguir ampliando la huella de MeUFit. Sin embargo, Francisco Cortegoso asegura no contar “con ningún plan establecido de expansión, ni fechas de aperturas, ni obligaciones, ni las prisas que podría infundir tener un fondo de inversión detrás”.

De hecho, para la expansión de MeUFit, Máis que Auga piensa usar recursos propios, aprovechando la estructura existente de la cadena. Tan solo se ha creado una figura profesional nueva, que es el responsable de buscar localizaciones y de expansión de la marca.

“Vamos a centrarnos exclusivamente en Galicia, donde ya estamos estudiando algunas localizaciones y, en un futuro, no descartamos llegar también al norte de Portugal, pero siempre pensando en localidades fronterizas que nos permita mantener las sinergias con nuestros centros deportivo multiactividad”, explica.

Una vez implantado en algunas localizaciones, la cadena contempla también replicar el modelo en grandes capitales, siendo Vigo una firme candidata para ello.

Actualización de instalaciones

Paralelamente al nacimiento de MeUFit, Máis que Auga también ha realizado este verano operaciones de reforma y actualización de sus instalaciones, previstas dentro de su plan anual de actualizaciones que cuenta con una partida de alrededor de 300.000 euros. En esta ocasión, “hemos superado el presupuesto habitual, invirtiendo cerca de 800.000 euros en renovar equipamiento”, explica Francisco Cortegoso. “Hemos ampliado en 250 m2 la sala de fitness del centro de Coia, además de apostar por el circuito de fuerza de eGym, renovar maquinaria de cardio de Life Fitness y la apuesta por el HDX”, concreta.

El objetivo, “seguir siendo la referencia y el rival a batir en Vigo, y que, a pesar de casi cumplir 10 años, nuestras instalaciones se vean actuales”.

“El todo incluido en cuota no es sostenible”

Con todas estas mejoras, la cadena ha firmado una campaña de captación de septiembre-octubre “muy positiva”, a pesar de que en el cómputo general del año, habrá perdido un 3% de clientes respecto a 2018, contando actualmente con 19.117.

“La captación es cada vez más complicada y eso que todos los operadores hemos perfeccionado nuestras campañas, a lo que se suma la fidelización, porque el gran problema es que los que se apuntan se acaban dando de baja”, lamenta afirmando que “no es una cuestión de precio, sino del servicio que ofreces”.

En el caso de Máis que Auga, en este 2019 “hemos conseguido aumentar la facturación media, a pesar de perder abonados, gracias a los ingresos atípicos, sumando entre los tres centros 9.000 cursillistas”, destaca.

Considera que “cobrar una cuota más alta es un riesgo, y el todo incluido en cuota ha demostrado ser una medida defensiva que no tiene estabilidad y no es sostenible en el tiempo, por lo que hemos apostado por el pago extra de servicios, que nos está funcionando”.

Para este ejercicio 2019, la empresa espera facturar un 5% más frente a los 6,8 millones de euros facturados en 2018. Mismo nivel de exigencia se ha propuesto para 2020, en el que espera además contar con el extra de MeUFit.


No hay comentarios

Añade el tuyo