ESENCI@L

El presidente de Adecaf se muestra optimista

August Tarragó: “El sector del fitness ya ha tocado fondo”

august tarrago

El presidente de Adecaf, August Tarragó, sostiene que "no tiene nada que ver el peso que teníamos en marzo como sector al que tenemos hoy".

(17-9-2020). August Tarragó, presidente de Adecaf y del Grupo Sintagmia, considera que los gimnasios ya han superado la peor parte de la pandemia del Covid-19. El empresario asegura que “el sector del fitness ya ha tocado fondo y ahora los centros se irán recuperando poco a poco”.

Para August Tarragó, los gimnasios ya han dejado atrás la peor parte de la pandemia relativa a su sector. “Los peores meses fueron la reapertura tras el confinamiento, pero ahora ya empieza a haber un modesto movimiento y progresivamente empezaremos a subir en número de abonados y de facturación”, analiza.
El presidente de la Patronal del Sector del Fitness en Cataluña asume que habrá “un cierto  porcentaje de usuarios” que esperará a volver a los gimnasios hasta que vea que la situación pandémica sea mejor, pero defiende que, mientras tanto, el sector “tiene que “seguir adelante porque es parte de la solución”.
La mejor vacuna es el deporte
La supervivencia del sector pasa, según Tarragó, por “cambiar el discurso del miedo por otro centrado en los beneficios del deporte para la salud. Hay que reivindicar que la mejor vacuna es el deporte”. En ese sentido, ve “injusto” que la respuesta al crecimiento del número de contagios sea el cierre de gimnasios, algo que espera que no se vuelva a repetir, como sucedió en verano.

NORMALIZAR LA VIDA CON COVID-19

Tarragó, CEO del Grupo Sintagmia que rige 22 instalaciones deportivas, aconseja a los centros a aprender a “normalizar” la actividad con las medidas preventivas: “No tiene que haber ninguna duda de que las instalaciones deportivas son seguras. Cumpliendo la normativa, hay que tirar hacia adelante todas las actividades cotidianas. Con precaución, pero con optimismo”.
El gerente de Adecaf asume que, con la vuelta de la actividad escolar, habrá niños que se contagien en los colegios que pisarán los centros deportivos.
Sin embargo, defiende los protocolos y garantías de los mecanismos de trazabilidad establecidos en los centros deportivos: “Ya ha habido algún caso de centro al que han llamado advirtiendo de un positivo de alguno de sus socios y se ha llamado a los contactos con los que estuvo. Ponemos nuestro sistema de trazabilidad a disposición de las autoridades”, asegura.

EL SECTOR GANA PESO

Una de las pocas consecuencias positivas que ha tenido la pandemia para el sector del fitness es la mejoría a nivel de coordinación de las distintas asociaciones empresariales. “Estamos trabajando de forma unitaria y coordinada”, corrobora Tarragó, que espera que estos estrechos vínculos “se mantengan una vez se haya dejado atrás la pandemia”.
No tiene nada que ver el peso que tenemos hoy como sector con el que teníamos en marzo
El coronavirus también ha provocado que organizaciones como Adecaf, Fneid o la UFEC hayan ganado relevancia en los últimos meses por su papel como intermediarios con las autoridades. “No tiene nada que ver el peso específico que tenemos ahora con el que teníamos en marzo, al menos en lo que respecta a capacidad de interlocución. Ahora estamos más preparados para afrontar nuevas crisis que puedan surgir. Durante el confinamiento se abrieron las vías y ahora tenemos todos los canales abiertos y funcionando”, celebra Tarragó.

MAYOR PODER DE REACCIÓN

La pandemia también dejará otros efectos colaterales en el sector del fitness. Uno de ellos es la relación entre centros y usuarios. “Durante este tiempo nos hemos preparado para tener más recursos y capacidad de relacionarnos con los clientes. En marzo tuvimos que improvisar, ahora tendríamos mayor capacidad de reacción, porque ya tenemos el tablero de juego preparado, estaremos todos más preparados si ocurre algo similar y seremos más creativos para idear otras cosas”, reconoce el gerente de Adecaf.
Tarragó acepta que la relación con los abonados “evolucionará más allá de las clases virtuales”, aunque ve poco probable que los clientes necesiten, en la práctica, servicios que vayan mucho más allá de las clases en streaming con su profesor.
Por otro lado, el empresario también ve poco probable que nazca un nuevo modelo de gimnasio centrado en los contenidos virtuales porque “son unos contenidos que, por ahora, no son rentables”.

PRECIOS Y ABONADOS

Tarragó, partidario de mantener los mismos precios, considera que los clubes deportivos que tengan una relación con los usuarios que vaya más allá del simple pago por uso de instalaciones serán los que mejor resistan la crisis.
En los gimnasios de ciudades pequeñas ha habido menor caída de abonados que en los de las grandes
Según datos de Adecaf, la sensación de aglomeración que hay en centros de pequeñas y grandes ciudades también es un factor diferencial. “En poblaciones pequeñas hemos notado una caída del 9% de abonados. En las más grandes, llegan hasta el 38%”, aporta.

PETICIÓN DE INDEMNIZACIONES

Con respecto a los centros concesionales, Tarragó dice tener constancia que casi todos han pedido indemnizaciones a los ayuntamientos. Por otro lado, asegura que han vivido efectos distintos: algunos que tenían situaciones delicadas las han visto muy empeoradas por la pandemia, mientras que otros, en una posición más solvente, han quedado solo ligeramente tocados gracias al pulmón financiero con el que contaban y que les permitirá aguantar mejor.

No hay comentarios

Añade el tuyo