ESENCI@L

El negocio online impulsa los resultados de la compañía

UYN prevé alcanzar los 22 millones de euros en su segundo año de trayectoria

Marco Redini 3 (1)

El CEO de UYN, Marco Redini, apuesta por una "colaboración verticalizada entre proveedor y retailer" para hacer frente a los retos del mercado.

(23-10-2020). La marca deportiva técnica UYN apuesta por España como uno de los ejes de su expansión internacional, si bien el escenario impuesto por la pandemia ha ralentizado sus planes de expansión en nuestro país. El CEO de la compañía, Marco Redini, asegura que el mercado español es el que más ha sufrido por la crisis del coronavirus.

UYN se creó en el año 2017, cuando se puso fin al acuerdo de licencia entre su propietaria, la empresa italiana Treré Innovation, con más de 50 años de historia en la industria textil, y las marcas suizas X-Bionic y X-Socks. Pero el CEO de la compañía, Marco Redini, indica que la comercialización de UYN –acrónimo de ‘Unleash Your Nature’- se inició realmente en el año 2019. El año pasado la facturación ascendió a nueve millones de euros, una cifra que se prevé elevar hasta los 22 o 23 millones de euros este 2020 de la mano del ‘boom’ de las mascarillas que la enseña lanzó al mercado en plena pandemia, el auge del deporte en el post confinamiento y el gran salto del negocio online.

Expansión internacional

Tres años después de su creación, UYN está presente en un amplio abanico de mercados extranjeros. La enseña cuenta con 10 filiales propias (Italia, Francia, Alemania, Austria, Eslovaquia, República Checa, Reino Unido, Holanda, Rusia y China) y tiene además presencia directa en otros países como España, Japón y Estados Unidos.

El sello se introdujo de forma directa en nuestro país el pasado mes de febrero, justo semanas antes de la declaración del Estado de Alarma, con el nombramiento de un director comercial que reporta a la sede central en Italia. Redini asegura que UYN tiene “grandes expectativas” para el mercado español, al que ve muchas similitudes con el italiano, pero admite que la pandemia ha dificultado los planes de expansión en nuestro país, que es “el que más ha sufrido” la crisis del coronavirus.

Aun así, en su corta andadura, la marca italiana ha logrado firmar un acuerdo con El Corte Inglés para comercializarse en algunos de sus centros y se ha implantado, además, en una decena de tiendas especialistas de deporte. El catálogo de UYN incluye primeras capas, prendas exteriores y, como novedad de este año, también calzado. Todos son ‘Made in Italy’ y salen de su planta de Asola (Mantua), donde trabajan unas 200 personas. La marca cuenta con colecciones definidas de running, esquí y ciclismo, pero su catálogo cubre un extenso elenco de disciplinas como el fitness, el trekking, la náutica o el motociclismo.

Compromiso ambiental

Tal como explica el CEO de la firma, UYN nació “con un firme compromiso medioambiental”. “Todas las fases de nuestra producción son ecosostenibles y mantenemos las emisiones de CO2 prácticamente a cero”, subraya. Así, por ejemplo, la empresa recicla todos los materiales sobrantes de la confección de prendas ‘seamless’ para la producción de otras prendas y también ha puesto en marcha un pionero programa de lavado y filtrado de las prendas que evita el ‘peeling’ en un 75-80%. “De esta manera”, detalla Redini, “las fibras y tejidos no sueltan pelo cuando los metemos en la lavadora y evitamos la contaminación plástica del mar”. Otro ejemplo de su responsabilidad ambiental es el uso de semillas de aceite de ricino para obtener poliamidas, en lugar de hacerlo a partir de derivados del petróleo.

Amplio catálogo para hacer frente a las grandes marcas

Marco Redini incide en que la pandemia ha acelerado la evolución del ecommerce y el peso del negocio online tanto sobre la propia facturación de UYN a través de su plataforma de comercio electrónico como las de sus clientes. El directivo se muestra convencido de que hay “un cambio generacional” pero no augura la desaparición del comercio offline, sino que sostiene que “el futuro será online y offline”. Eso sí, aboga por una “colaboración verticalizada entre proveedor y retailer” para afrontar juntos los retos del mercado y por ofrecer, como suministrador, un amplio catálogo de producto para podre hacer frente a la competencia de las grandes marcas del deporte, las cuales tienden a reducir puntos de venta físicos.


No hay comentarios

Añade el tuyo