ESENCI@L

Cerrarán el año con los mismos centros que tenían en enero, 37

Serviocio-Beone congela su expansión de efectivos hasta el año que viene

Mantiene en marcha dos aperturas para el primer o segundo trimestre de 2021

ROBERTO-RAMOS-CEO-DE-BEONE-BIS

DIFICIL PRONOSTICAR FACTURACIONES. Preguntado sobre qué previsiones de facturaciones hace para la cadena en este 2020, Roberto Ramos, CEO de Beone, reconoce que "en verano hicimos distintos escenarios de presupuestos y todos han variado. Al no saber si habrá más cierres, es imposible pronosticar nada”.

(11-11-2020). El Covid-19 ha “congelado” numerosas operaciones corporativas de Serviocio-Beone, cadena que esperaba concluir este 2020 con más de 50 instalaciones en España, y que, finalmente, tendrá que conformarse con las 37 instalaciones deportivas que tiene en el país desde enero.

A finales del pasado mes de junio, el fundador y consejero delegado de Serviocio-Beone, Roberto Ramos, reconocía en una entrevista en CMDsport sus intenciones de cerrar el 2020 “con más de 50 centros en España y con pie y medio en el extranjero si todo sale como esperamos”.

Sin embargo, las restricciones, cierres y pérdidas provocados por la pandemia han frenado los planes de expansión de la compañía, que se ha visto obligada a frenar la ampliación de su cifra de efectivos, así como la consolidación de operaciones corporativas previstas. Así pues, la cadena terminará este año con los mismos centros (37, 33 de ellos concesiones) que tenía a mediados de enero, cuando el grupo gallego adquirió dos centros del Grupo Gaya.

“Para este año teníamos en mente abrir en varios sitios, había algunas aperturas pendientes de firma, pero ahora está todo congelado. No es momento para pensar en esto”, reconoce Roberto Ramos. Pese al freno vivido, la compañía mantiene en marcha la apertura de un par de proyectos a lo largo del primer o segundo trimestre del 2021.

PÉRDIDA DEL 37% DE SOCIOS

Desde el inicio de la pandemia, Beone ha sufrido una caída del 37% de sus socios. Eso  supone una pérdida cercana a 48.000 abonados respecto al total de 130.000 que tenían en marzo. Un retroceso que irá a más con las últimas medidas y cierres que han ido llegando en las últimas semanas en distintas comunidades autónomas donde tienen centros. “La caída más grande ya ha pasado, pero si te cierran, vuelve a haber otro aluvión”, lamenta Ramos, que alerta que con los gimnasios cerrados “se está enfermando más a la población”.

Durante los meses de septiembre y octubre, la enseña vivió una campaña de abonados que les permitió registrar algo más de 6.000 altas. Unas cifras que distan bastante de las más de 11.000 altas que registraron en los mismos meses del 2019.

PULMÓN PARA AGUANTAR

Pese a estos datos, la cadena gallega, que cuenta con 27 años de trayectoria, defiende que tiene “pulmón para aguantar” gracias, en buena medida, a la “prudencia” que han tenido siempre. “A veces hemos dejado pasar algunas buenas oportunidades, pero porque no lo vimos absolutamente claro. Los que hemos sido más prudentes tenemos un apalancamiento conforme a nuestra facturación y EBITDA, y lo podremos soportar mejor”.

BeOne cuenta con el apoyo de un fondo de inversión que se ofreció a aportar más capital en caso de ser necesario. Una ayuda a la que, por ahora, la cadena no ha necesitado acudir.

PREVISIONES ECONÓMICAS INCIERTAS

La enseña cerró el 2019 con una facturación de 28,6 millones de euros. De cara a este 2020, sin embargo, aún no se atreven a hacer previsiones. “En verano hicimos distintos escenarios de presupuestos y todos han variado. Al no saber si habrá más cierres, aún es imposible pronosticar nada”, lamenta Ramos.

Sólo los tres meses de confinamiento ya tuvieron un impacto para el operador de entre 10 a 12 millones de euros. Unas pérdidas a las que hay que sumar las generadas desde la reapertura de sus centros.

MOVIMIENTOS LIMITADOS

A diferencia de otros operadores, en Serviocio-BeOne se encuentran con ciertas limitaciones operativas que les impiden realizar determinados ajustes en sus servicios.

Una de las limitaciones se encuentra en la posibilidad de modificar las cuotas. Al ser una entidad concesional, la empresa está “bastante encorsetada con unos precios ligados al concurso y a la licitación hecha”. El CEO de la compañía reconoce que “no es muy fácil captar la sensibilidad de las administraciones para cambiar las tarifas”, lo que les impide ofrecer tarifas más personalizadas que puedan ajustarse mejor a su demanda actual.

Por otro lado, el grupo tiene una destacada presencia en el norte de España, un factor que les limita, especialmente en invierno, poder realizar determinadas actividades al aire libre o al exterior de sus instalaciones.

200 EMPLEADOS EN ERTE

El grupo Serviocio-BeOne cuenta en la actualidad con 1.200 empleados. De ellos, más del 16%, unos 200, llevan algunas semanas en ERTE. Una cifra que desde la cadena asumen que aumentará tras los cierres vividos en las últimas semanas en Castilla-León y Granada.

El CEO de la enseña, sin embargo, asegura que cuentan con todos ellos: “Los ERTE son una medida que ayuda a garantizar la viabilidad de la empresa y empleo en el futuro. La idea es que cuando todo pase, todo el mundo vuelva”.


No hay comentarios

Añade el tuyo