ESENCI@L

Tras varios meses con caídas del 40-43% en la facturación

OkeyMas intensifica el ajuste de sus gastos a los ingresos

“Los despidos no figuran en nuestro escenario cercano”

gimnasios-okmas-deporocio-bis

En la actualidad, los 25 centros OkMas que operan en España contabilizan unos 18.500 abonados, un 42% menos que los que tenía antes del confinamiento de la pasada primavera.

(3-11-2020). Deporocio, que rige la cadena de gimnasios Okeymas, intensifica actualmente el ajuste de los gastos de sus centros a los ingresos que registra. Tras varios meses de caídas en la facturación de entre el 40% y el 43% en relación al año pasado, destacan que prevén concluir este 2020 con EBITDA positivo y que ello les aporta credibilidad frente a las entidades financieras.

“Están siendo meses muy duros y estamos trabajando intensamente el ajuste de nuestros gastos a los ingresos que venimos registrando en los últimos meses. Nuestro objetivo es conseguir ser una empresa muy flexible en este escenario tan preocupante”. Quien así se pronuncia es el director de desarrollo y operaciones de la cadena OkeyMas, aupiciada por el grupo empresarial Deporocio, Juan Gil. El ejecutivo ha reconocido que, durante los últimos meses, han sufrido caídas en su facturación que oscilan entre el 40% y el 43% en relación a los meses homónimos del pasado 2019.

Esta estrategia de contención de gastos no prevé, según asegura Gil, el cierre de establecimientos. Hoy por hoy, rigen un total de 25 centros, de los cuales cinco operan bajo régimen concesional y los otros veinte como centros de gestión privada.  Sin embargo, de contar con unos 32.000 abonados antes del confinamiento de la pasada primavera, en la actualidad, disponen de unos 18.500 abonados.

Este retroceso en la cifra de socios no supone, de todos modos que la cadena se plantee despidos. “Éstos no figuran en nuestro escenario cercano”, subraya Juan Gil.

En la actualidad, la cadena tiene entre un 30 y un 35% de su plantilla afectada por un ERTE.

CIERRE DE TRES PISCINAS

Lo que sí tienen previsto, sin embargo, es el cierre de las piscinas que tienen en algunos centros. Donde en principio se prevé que se lleve a cabo esta medidas es en las instalaciones Puerto de Santa María, Morón y Andujar. Según argumenta el directivo, “tras la pérdida de abonados sufrida y el incremento de gastos en temas energéticos que se prevé a partir de este mes de noviembre, no podemos afrontar los gastos que ese servicio conlleva”.

Juan Gil ha reconocido su preocupación por el “parón que está teniendo el consumo”. Según ha añadido, “ello está propiciando que muchos operadores se hayan lanzado a promocionar ofertas para intentar incentivarlo”. Tras ello ha apuntado que “el objetivo es atraer a la gente para que, posteriormente, continue con la cuota normal”. Gil, no obstante, subraya que “esas promociones deben hacerse con tino pues entrar ahora en una guerra de precios sería una locura”.

EBITDA POSITIVO

Pese a este escenario marcado por su volatilidad, así como por el frenazo del consumo, Gil ha pronosticado que este año lo concluirán con EBITDA positivo. Este hecho, según ha comentado, “nos aportada credibilidad ante las entidades financieras en un momento, en el cual, precisamente, hay que negociar con ellos el aplazamiento de la deuda”.

El director de Desarrollo y Operaciones de OkeyMas ha señalado, por otro lado, que en estos momentos “estamos muy pendientes del tema de los ICOS para que la carencia sea a un año y no se tengan que hacer  efectivos hasta 2022”.

Paralelamente a su servicio de tipo presencial, OkMas también ha ahondado en el desarrollo de su vertiente digital y, según concluye Gil, “en estos momentos, todos nuestros abonados que lo desean pueden continuar entrenando en sus casas gracias a nuestro servicio okeyHome”.

Además de los centros okmas, Deporocio también rige cinco centros boutique bajo el rótulo Round. Éstos cuentan en estos momentos con unos 750 abonados y dan empleo a 7 trabajadores.


No hay comentarios

Añade el tuyo