ESENCI@L

Entrevista con el co-fundador y CEO de la Cadena, Guillermo Mazzoni

Bigg Fit llegará a Barcelona y Valencia tras aterrizar en Madrid

La cadena argentina prevé tener cinco gimnasios en España a finales de 2022

guillermo-mazzoni-cofundador-y-ceo-de-Bigg-Fit-bis

Guillermo Mazzoni, CEO de la cadena argentina de gimnasios Bigg Fit, cofundó la cadena en el año 2013.

(16-9-2021). Como ya avanzó CMDsport, la cadena de gimnasios argentina Bigg Fit aterrizará en España a finales de este 2021, abriendo un primer centro en Madrid. Su cofundador y CEO, Guillermo Mazzoni, explica cuáles son sus proyectos de cara a 2022, y reconoce tener puesto el punto de mira ya en Barcelona y Valencia.

Bigg Fit prepara su desembarco en España. Como ya avanzó CMDsport el pasado 2 de septiembre, el gigante argentino tiene previsto cruzar el Atlántico y abrir en el barrio de Salamanca de Madrid (calle María de Molina, 28) el que será su primer gimnasio en Europa. La intención de la enseña es inaugurarlo el próximo mes de noviembre, antes de terminar el año. No será el único en la capital, donde podría alcanzar los tres centros el año que viene.

Precisamente de cara al próximo año, la cadena latinoamericana prevé otras aperturas en suelo español: una en Barcelona y otra, que aún está negociando, en Valencia. Así lo ha explicado a CMDsport el cofundador y CEO de Bigg Fit, Guillermo Mazzoni, que ve factible que el número de franquicias de la cadena en España pueda crecer una vez que ya estén operativos sus primeros centros.

SIN FONDOS DE INVERSIÓN

“Nosotros no tenemos fondos inversores detrás, nuestro crecimiento es orgánico, a partir de un modelo de franquicias que crece a partir del éxito que tienen los centros”, explica. Bigg Fit ha elegido focalizarse en estos tres primeros destinos españoles al tratarse de ciudades con una gran densidad demográfica y con un alto poder adquisitivo.

No descartamos desembarcar en otras ciudades españolas pero deben ser con renta per cápita elevada

Mazzoni, eso sí, reconoce que están “abiertos” a exportar su modelo a otros municipios españoles con menor población pero con una renta per cápita elevada. “Este es el propósito inicial. Con el tiempo, veremos si podemos implantarnos en otro tipo de ciudades”, precisa.

31 GIMNASIOS. En la actualidad, Bigg Fit cuenta con 31 gimnasios operativos en Sudamérica: 27 en Argentina y 4 en Paraguay.

Por ahora, la cadena tiene previsto aterrizar y crecer en España de la mano de inversores argentinos que ya residen en nuestro país o bien emprendedores argentinos que tienen previsto mudarse a España en los próximos meses. “Es gente que conoce nuestro modelo de éxito en Argentina y que ve mucho potencial en el mercado español”, comenta.

En los últimos tres años hemos crecido a un ritmo del 100% anual en el número de sedes

La llegada al España supone “un gran desafío” para Bigg Fit, que tiene depositadas muchas esperanzas en un mercado “muy competitivo” y en el que ven posible encontrar “una oportunidad” para su modelo.

OCHO AÑOS DE CRECIMIENTO

Bigg Fit nació hace ocho años en Argentina, pero ha sido en los últimos tres cuando ha multiplicado su volumen hasta lograr ser una de las cadenas referentes en Latinoamérica. “En los últimos tres años hemos crecido a un ritmo del 100% anual en el número de sedes. Es una locura. Estos datos confirman que es un modelo exitoso que se va replicando y escalando”, aporta Mazzoni.

En la actualidad, Bigg Fit cuenta con unos 31 gimnasios operativos en Sudamérica: 27 en Argentina y 4 en Paraguay. Una cifra que crecerá notablemente en los próximos meses, ya que, según avanza Mazzoni, ya tienen firmadas, o a punto de firmar, unas 15 franquicias más, lo que elevaría la cifra total de la cadena a 46 unidades. Sólo en Argentina, la cadena aglutina en la actualidad alrededor de 10.000 abonados.

El mercado del fitness en Latinoamérica aún está en un estado inicial y hay mucha oportunidad

Además de España, Bigg Fit tiene previsto reforzar su posición en Argentina y Paraguay y abrir sus primeros negocios en Chile (2), Uruguay (2), Colombia y Panamá. “El mercado del fitness, en Latinoamérica, aún está en un estado inicial y hay mucha oportunidad. Nuestro producto no tiene una competencia directa ahí, no hay un ‘jugador’ global que haya logrado escalar su modelo como lo hemos hecho nosotros”, expone el CEO de Bigg Fit.

Mazzoni no descarta abrir centros en otros países europeos, si bien puntualiza que su foco de crecimiento en este continente es, a día de hoy, España.

CENTROS BOUTIQUE MULTIDISCIPLINARES

El modelo que propone Bigg Fit es el de gimnasios boutique multidisciplinares. “Uno de los principales rasgos de los gimnasios boutique es la especialización en un determinado tipo de actividad. Nuestro modelo no está especializado en ninguna cosa: ofrece un servicio multipropósito donde puedes dar al consumidor un entrenamiento específico para él de acuerdo con sus necesidades. Es algo que no existe en el mercado, un modelo distinto, difícil de implementar, y que nos ha llevado bastantes años desarrollar”, explica.

Nuestro entrenamiento combina un modelo intermedio entre el CrossFit y entrenamiento funcional

La enseña ha diseñado una metodología de entrenamiento propia que denomina ‘Entrenamiento grupal por objetivo individual’, basada en la convivencia, en un mismo espacio y en un mismo momento, de entrenamientos muy distintos por parte de perfiles de usuarios que pueden no tener nada en común.

El empresario describe el entrenamiento que ofrecen como un modelo intermedio entre CrossFit y entrenamiento funcional que está abierto a un gran abanico de públicos distintos. “Puede hacerlo alguien que le guste tanto la halterofilia, el boxeo o la bicicleta”, aclara.

INVERSIÓN DE UNOS 300.000 EUROS

Bigg Fit suele ocupar locales de entre 250 y 300 metros cuadrados (aunque los hay de 500 e incluso de 800 metros cuadrados), y que requieren una inversión aproximada de unos 300.000 euros.

La cadena complementa la actividad que ofrecen dentro de los centros con otras actividades en los espacios al aire libre y con los servicios digitales que ofrece su app, que ya tenían desarrollados en el momento del estallido de la pandemia. Esa constituye una ventaja competitiva que les permitió reducir el impacto del covid y seguir cobrando cuotas pese al cierre de los gimnasios.

A falta de confirmación, prevemos arrancar con cuotas de entre 150 y 170 euros

La media de usuarios por centro se sitúa entre 250 y 300 personas. A falta de confirmación, se prevé que su modelo llegue a Madrid con cuotas de entre 150 y 170 euros. “Buscamos posicionar nuestro precio en el tope del pricing en los lugares en los que llegamos”, concluye Mazzoni.


No hay comentarios

Añade el tuyo