ESENCI@L

Basado en el concepto de comunidad coworking

España y Chile encabezan la progresión de Fit Jeff

Se postula como “mucho más que una marca de gimnasios”

david-moya-fit-jeff-bis

Diego Moya, máximo responsable de Fit Jeff.

(29-5-2020). Fit Jeff avanza pese al acoso de la pandemia del coronavirus. La que aspira a convertirse en “la mayor cadena de fitness del mundo” según declaraban a CMDsport el pasado diciembre, hoy contabiliza 60 acuerdos con franquiciados, sobre todo de España y Chile. Aseguran que “somos más que una cadena de gimnasios”.

El máximo responsable de Fit Jeff, Diego Moya, ha declarado que en estos momentos, la enseña cuenta con un total de 60 acuerdos de franquicia, de los cuales 20 veinte son en España y 18 en Chile. En España, la mayoría se encuentran en Valencia, con una decena, seguida de Barcelona, con seis, y Madrid, con cuatro.

A esos acuerdos ya firmados se suman otros veintidós localizados en Méjico (5); Uruguay, República Dominicana, Brasil y Colombia (4, respectivamente) y Filipinas (1). Según Moya, “la previsión es superar a finales de este año el centenar de franquicias en todo el mundo”.

En cuanto a las aperturas, se preveía que Chile fuera el primer país donde se abriera el primer establecimiento. Sin embargo, un retroceso en la fase de desescalada del confinamiento de la pandemia del coronavirus en aquel país ha retrasado los procesos y se desconoce, por ahora, cuál será el país que plasmará fehacientemente este concepto de centro que, según define Moya, “es un boutique pero a precio de gimnasio”. Según añade el directivo, “durante los dos primeros meses de este 2020 llevábamos muy buen ritmo pero el estallido del Covid19 ha frenado el desarrollo”. Pese a ello, Moya no descarta que alguno de los centros de España pueda abrir antes del verano, si bien pronostica que “la mayoría no lo hará hasta el próximo septiembre”.

CUATRO ESPECIALIDADES

Los centros Fit Jeef están planteados con una superficie estándar de 75 metros cuadrados; están especializados en cuatro disciplinas principales: yoga, pilates, HIIT y entrenamiento funcional; y emplean a tres personas como máximo (un director de centro más uno o dos entrenadores).

Los centros Fit Jeff pretenden suscitar en el usuario una atmósfera de oasis.

La inversión de arranque de la franquicia se sitúa a partir de 45.000 euros y, según asegura Moya, Fit Jeff ayuda, si el franquiciado lo solicita, en cuestiones como la adecuación del local, la contratación del director del centro y el resto del personal, además de facilitar un paquete de procesos y de gestión estandarizado pensado para inversores que no dispongan de experiencia en el sector del fitness”. La cuota mensual para los abonados se ha situado entre los 45 y los 50 euros. La enseña se plantea que, cuando disponga de la suficiente densidad de centros en el mundo, “quizás lancemos una cuota premium que dé acceso a todos los establecimientos Fit Jeff que pueda haber en los países donde estemos implantados”, según ha apuntado Moya.

 

FACILITAR EL EMPRENDIMIENTO

Moya comenta que se trata de un modelo de negocio diseñado para “facilitar el emprendimiento”, contando con seis “factores clave”. Según añade, “estos factores son: la tecnología a través de nuestra app que vehicula la retención y fidelización de clientes; la libertad que aporta un negocio que se puede gestionar sin que interfiera en otras actividades; procesos estandarizados a nivel mundial y formación continua; un equipo de marketing online y offline especializado; y, además, un apoyo compuesto por 600 profesionales a disposición del inversor para ayudarle en la administración del negocio y un retorno de inversión a corto plazo”.

Aunque durante el periodo de promoción inicial del concepto haya adquirido notoriedad la cifra de centros que la enseña se prevé tener en el mundo (“centenares”, dijo a principios de diciembre pasado), Diego Moya subraya ahora que “más que querer ser la cadena más grande de fitness del mundo por cifra de centros, lo que pretendemos es contar con el fitness club más grande del mundo a nivel de usuarios”.

PARTE DE UN ECOSISTEMA EMPRESARIAL Y TECNOLÓGICO

Y es que Fit Jeff nace integrado en el ecosistema empresarial y tecnológico Jeff que, por el momento, aglutina a cuatro verticales, es decir, además del correspondiente a los centros Fit Jeff, también incluye el de las lavanderías a domicilio Mr Jeff, el de las peluquerías, Beauty Jeff, y un cuarto vertical especializado en masajes. En estos momentos, asimismo, el grupo trabaja en otros dos verticales que prevé hacer públicos en los próximos meses.

Todos esos verticales están integrados en una única app cuya misión es ofrecer servicios integrales para el cuidado y el bienestar de la persona.

Según asegura Diego Moya, “esos cuatro ámbitos son todos de servicios y sinérgicos entre sí, porque todos ellos comparten el mismo tipo de consumidor”. Según añade, “nuestra filosofía está cimentada en el ‘wework’ y lo que pretendemos es generar una red de ‘coworking, así como favorecer la venta cruzada entre los diversos verticales de nuestro ecosistema”.

En ese sentido, según subraya el ejecutivo, “Fit Jeff se plantea como mucho más que una cadena de gimnasios y el objetivo de este ecosistema de verticales es poner el foco en el consumidor, cuidarlo y ofrecerle aquellos servicios que constatemos que más puede necesitar y que propicien en él un sentimiento de pertenencia a una comunidad que le hace la vida más fácil y cómoda”.

En la actualidad, el universo Jeff está presente en más de 40 países y cuenta con más de 800 tiendas abiertas.


No hay comentarios

Añade el tuyo