ESENCI@L

Tras un 2017 centrado en procesos internos, potenciará ahora la expansión

Infinit Fitness refuerza su estructura para crecer un 20% en 2018

infinit-fitness-marcos-baroja-2017

Marcos Baroja, Ceo e impulsor de Infinit Fitness, avanza algunos detalles del plan de expansión de la cadena para el periodo 2018-2022.

(7-3-2018). Infinit Fitness debutó en 2012 “con pocos recursos humanos y económicos”, como admite su ceo Marcos Baroja. En su quinto año, la compañía centró sus esfuerzos en reforzar su estructura para abordar un crecimiento que le sitúe a finales de 2018 con una veintena de gimnasios operativos y una facturación que supere los 5 millones de euros.

La cadena de gimnasios de proximidad 24horas Infinit Fitness decidió el pasado 2017 hacer un alto en el camino y centrar sus esfuerzos en “crear una estructura interna potente que nos permita crecer al ritmo deseado en el próximo quinquenio”, como señala su ceo Marcos Baroja.

El pasado 2017 fue para Infinit Fitness un año de trabajar en la sombra. Con la materialización de dos aperturas, la compañía se centró en “mejoras internas y en el crecimiento de los centros abiertos, más que en inaugurar nuevos clubes”, explica el directivo.

Entre las acciones llevadas a cabo, Baroja menciona la mejora de los sistemas de gestión y procesos informáticos de los gimnasios de la cadena, además de la creación de un departamento de proyectos con equipo propio o el nombramiento de un nuevo director de gestión de centros. Medidas que asegura que han permitido a la cadena “mejorar los ratios de conversión y retención, aumentar el número de socios -situándose actualmente la media en 500 abonados por centro-, e incrementar el ticket medio, llevando a la compañía a facturar en 2017 dos millones de euros procedentes únicamente de las cuotas.

“Cuando en vez de centrarte en abrir gimnasios, te preocupas por la gestión, se da una mejora en los resultados”, opina Baroja, quien prevé para este 2018 un crecimiento del 20% en la facturación derivado únicamente de estas mejoras, con las que los centros pasarían a facturar tan sólo a través de las cuotas un total de 2,4 millones de euros. Un porcentaje que aún podría ser mejor si se tienen en cuenta los resultados obtenidos durante el primer mes del año, en el que la facturación ha crecido un 22%, según destaca.

El entrenamiento personalizado, al alza

Además de los ingresos típicos, Infinit Fitness también prevé incrementar este año los atípicos, con los que estima alcanzar una facturación total cercana a los 5,5 millones de euros. Dentro de la división de atípicos, la cadena quiere hacer especial hincapié en su división de entrenamiento personalizado con la línea Studio, que actualmente ya supone el 20% de su facturación total.

“Estamos percibiendo un aumento de la demanda de servicios de entrenamiento personalizados en grupos reducidos, a la que vamos a responder con Studio”, comenta Baroja, quien añade que “ahora existe una demanda más relajada en cuanto a precio y más enfocada a la calidad y a los resultados, lo que está elevando el consumo de servicios adicionales”.

La cadena está trabajando en la introducción de mejoras en su servicio de entrenamiento personalizado Studio que se materializarán previsiblemente a partir del segundo trimestre de 2018. Lo que no tiene previsto cambiar Infinit Fitness es el sistema de pago por este servicio. “Mantendremos la cuota mensual, no creemos que el sistema de pago por uso sea compatible con nuestro modelo”, señala Baroja al respecto.

Duplicar centros, objetivo de 2018

Una vez reforzada la estructura, 2018 debe ser el año en el que la cadena centre más esfuerzos en su expansión con la que ha previsto alcanzar la veintena de gimnasios operativos a finales de este año y llegar a los 60 en 2021. “No tenemos prisa por crecer”, indica Baroja, quien remarca que “nuestro modelo ofrece el potencial para abrir hasta 200 gimnasios en España, pero no es nuestro objetivo”.

Para su crecimiento, Infinit Fitness se basa en una estructura mixta que engloba centros propios y franquiciados. Por el momento, la cadena cuenta con una mayoría de centros propios, ubicados todos en la Comunidad de Madrid, pero el objetivo que persigue a medio plazo es que las instalaciones propias supongan el 40% del total, mientras que el 60% restante serán franquicias.

Para este 2018, la compañía ha previsto la apertura de al menos cinco clubes propios y cinco más franquiciados, doblando así su cifra total de gimnasios. Los de titularidad propia se ubicarán dentro de la comunidad de Madrid, mientras que las franquicias serán las que abran camino por el territorio nacional. “Vemos las franquicias como una forma de crecer donde nosotros no llegamos”, señala Marcos Baroja quien afirma estar “dando mucha importancia a la gestión y selección de franquicias, para construir relaciones de larga duración”.

En este sentido, el directivo destaca que “queremos franquiciados que sean socios, que tengan una visión de abrir más de un centro, que estén dispuestos a establecer contratos de mínimo diez años y que reúnan criterios de aptitud gestora y capacidad económica, lo cual reduce mucho el cerco y nos hace ser muy selectivos”.

Para gestionar estas operaciones, Infinit Fitness ha creado un departamento de expansión, ubicado en Catalunya, desde el que se está dirigiendo la expansión de la cadena. Sobre las ubicaciones que se están estudiando, Baroja indica que “estamos estudiando proyectos en Andalucía, Levante, Catalunya y el norte de España, aunque no tenemos una prioridad geográfica sino que nos movemos más por oportunidades”, para añadir que “nuestra filosofía es abrir donde hay exceso de demanda, no vamos a ir a robar clientes”.

Internacionalización y operaciones corporativas, en el tintero

Dentro de su plan de expansión, también se incluye la internacionalización. Un proyecto que el directivo admite estar sobre la mesa, pero que no se materializará antes de tres o cuatro años. “La internacionalización es un proceso lento y que hay que trabajar muy bien. Le estamos dedicando tiempo pero no es nuestra prioridad a corto plazo”.

Del mismo modo, Baroja admite también estar barajando la opción de crecimiento mediante una operación corporativa. “Me parece una vía de expansión muy interesante y no la descartamos”, aunque insiste en que no existe a día de hoy ninguna operación en marcha. “Recibimos oportunidades de compra y hay pequeñas cadenas de centros de proximidad que podrían encajar bien en nuestro modelo, especialmente en la zona de Madrid, pero no hay nada en curso”.

Ronda de financiación abierta

Pero para materializar planes de crecimiento es necesario capital. Y es otro punto en el que está trabajando Infinit Fitness que ha abierto una ronda de financiación para captar inversores que permitan a la empresa “crecer como queremos”. El objetivo es obtener entre 4 y 5 millones de euros por esta vía. “Hemos alcanzado una buena capacidad gestora y ahora nos falta la inversión”, concluye.


No hay comentarios

Añade el tuyo