ESENCI@L

Las entidades de la Aecnc no se plantean, por ahora, el cierre de instalaciones

El encarecimiento de la energía amenaza las secciones deportivas de los clubes de natación

“El riesgo de que la promoción deportiva se vea afectada es muy elevado”

DSC8445

Los clubes de natación de Cataluña temen tener que aplicar recortes en la inversión en las secciones deportivas

(14-3-2022) Los clubes de natación temen que el encarecimiento de los suministros energéticos pueda repercutir en recortes de sus distintas secciones deportivas. Desde la Aecnc descartan por ahora cierres de instalaciones, un escenario que, eso sí, podría contemplarse si los precios mantienen la tendencia alcista en los próximos meses.

Los clubes deportivos de natación asumen con gran preocupación el auge que viven los precios de la electricidad y del gas. Por ahora no temen por el cierre de instalaciones, pero sí por las posibles consecuencias que pueda tener en sus distintas secciones deportivas. Así lo advierte a CMDsport el gerente de la Asociación Empresarial de Clubes de Natación de Cataluña (Aecnc), Sergi Pujalte. “Lo estamos viviendo con mucha preocupación, sobre todo porque llueve sobre mojado y es un tema que terminará siendo estructural”, arranca. 

La asociación, que agrupa actualmente unos 35 clubes de natación que gestionan instalaciones deportivas de tipologías muy diversas, teme que el gasto energético de los clubes pueda doblarse, del 15% actual -es la media aproximada de los costes anuales de estas entidades- a un 30%, en función de la instalación. “Los clubes cumplimos una función social y deportiva que queremos reivindicar y defender. Pero lo que se incremente de gastos energéticos tendrá que salir de otra partida de gastos”, advierte. 

Pujalte advierte que “llueve sobre mojado” para un sector, el deportivo, que aún no ha recuperado las cifras de socios y de ingresos previos a la pandemia. Un contexto que, avisa, obligará a “priorizar gastos”: “Para no tener que cerrar instalaciones, el riesgo de que la promoción deportiva se vea afectada es muy elevado, y eso nos preocupa mucho, como entidades sin ánimo de lucro”. 

DESCARTAN CERRAR PISCINAS

A diferencia de los grandes gimnasios o centros deportivos que aglutinan alguna piscina en sus instalaciones, la zona de agua resulta imprescindible para la actividad de los clubes de natación. Es por eso que, por ahora, las entidades vinculadas a la Aecnc descartan el cierre de piscinas, algo que ya está ocurriendo en el sector del fitness

“De momento es una renuncia que ningún club se está planteando, ya que afecta al ‘core’ de nuestra actividad deportiva”, asegura Pujalte. Esta postura, eso sí, podría flexibilizarse si la dinámica de precios se mantuviese en el tiempo. “Si esto sigue así, ocurrirán cosas seguro y habrá que plantearse nuevas situaciones”, avisa. 

El gerente de la asociación de clubes de natación catalanes admite que están sufriendo igual que los otros centros deportivos el impacto de los desmesurados aumentos de los consumos energéticos en sus instalaciones. Eso sí, con el condicionante que la amplia mayoría de clubes “hizo los deberes” hace tiempo implementando medidas para mejorar la eficiencia energética de sus instalaciones. 

Antes del repunte de precios provocado por la invasión militar de Rusia en Ucrania, desde la Aecnc calculaban que este 2022 los clubes de natación podrían llegar a pagar entre un 30% y un 35% más en energía que en 2021. Unos cálculos que quedarán obsoletos tras los recientes acontecimientos. 

Igual que algunas cadenas de gimnasios, los clubes de natación están sufriendo revisiones unilaterales de los contratos energéticos por parte de las empresas suministradoras. “Algunos se libraron al principio de los primeros aumentos porque arrastraban contratos antiguos, pero ya son muchos meses de incrementos y ahora ya afecta a todos”, constata. 

PROBLEMA DE DIFÍCIL SOLUCIÓN

En opinión de Pujalte, la solución a esta situación es compleja. La Aecnc lleva varios meses analizando crear una central de compras en clave energética, algo parecido a lo que intenta Fneid con los gimnasios. “Hemos empezado a estudiarlo, pero la diversidad de nuestros clubes, con tamaños y contratos muy diversos, lo complica todo”, apunta el gerente de la asociación. 

Aunque una compra conjunta supondría obtener mejores condiciones que una de individual, Pujalte no ve claro que una central de compras pudiera suponer una gran solución para los clubes “porque la compra agregada no garantiza una estabilidad en el precio”. “No creo que este tipo de operaciones se puedan plantear hasta que todo esto se estabilice y las compras a medio plazo puedan tener una perspectiva racional”, reflexiona. 

Cuestionado sobre una hipotética subida de cuotas como fórmula para lograr más ingresos, el gerente de la Aecnc considera que sería “un arma de doble filo”. “Subir precios no es la mejor estrategia para recuperar clientes. Por otro lado, la mitad de los clubes gestionan instalaciones municipales. Además, los precios de los abonos son públicos y tendría que modificarlos el pleno de cada ayuntamiento”. 

Pujalte ve más urgente que sean las administraciones las que aporten soluciones a las entidades del sector. “Es necesaria una gestión de los gobiernos. Esta situación es insostenible en el tiempo, y ya que no podemos prever volver a precios bajos en un corto plazo de tiempo, tienen que hacer algo para evitar que este problema se convierta en estructural”, reflexiona. Desde la Aecnc, además, reclaman ayudas directas a un sector muy golpeado por factores externos sobrevenidos como la pandemia o estos incrementos. “Las necesitamos para superar este momento y reconducir esta situación”, sentencia. 


No hay comentarios

Añade el tuyo