TRAIL RUNNING

Entrevista a Javier Garrido, presidente de la Asociación Española de Guías de Montaña (AEGM)

AEGM: “La montaña es un medio cambiante y hostil, nuestro trabajo es rebajar el riesgo a cero”

Javier Garrido, presidente de la AEGM.

(1-2-2011). Javier Garrido Velasco (Madrid, 1961) recuerda que empezó a ir a la montaña con su padre y sus hermanos cuando tenía diez años; con ellos visitó el Monte Perdido, el Aneto y el Montblanc, entre otros. Ahora es guía de alta montaña y desde hace seis años preside la AEGM. Asegura que su mayor logro profesional se produce cada vez que contempla la felicidad en la cara de sus clientes, ayudándoles a llegar a lugares a los que no podrían ir solos.

¿Para qué actividades se recomienda contratar a un guía de montaña?
Se recomienda el acompañamiento de un guía para cualquier actividad en la que se necesite contar con la experiencia, conocimiento y técnica de un profesional. Los guías de la AEGM tienen la titulación oficial de Técnico Deportivo, que a su vez tiene cuatro categorías: guía de media montaña, guía de escalada en roca, guía de barrancos y guía de alta montaña.

¿Cuándo y por qué se creó la AEGM?
Se fundó en 1993 y su objetivo era unir las diferentes asociaciones que había en el estado español. Actualmente está formada por 420 guías de todas las especialidades. Además, la Unión Internacional de Asociaciones de Guías de Montaña (UIAGM) y la Unión Internacional de Guías Acompañantes de Montaña (UIMLA) exigían un interlocutor para tratar ciertos temas, como el hecho de que la titulación española aún no esté reconocida internacionalmente. Actualmente se está trabajando para conseguir esta acreditación.

¿Cree que el perfil del montañero ha cambiado en los últimos años?
Creo que ahora están más preparados a nivel físico y técnico, tienen más conocimiento del entorno y, por lo tanto, aspiran a conseguir metas más difíciles y duras. Además, cada vez se interesa gente más joven por los deportes de montaña, especialmente por el senderismo, que se ha convertido en una práctica básica.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de practicar actividades de montaña?
En primer lugar hay que tener claro qué se quiere hacer, qué se sabe y para qué se está preparado. Es importante conocer los límites de cada uno. Si la distancia entre mi apetencia y lo que puedo lograr es grande, hay que contratar el servicio de un guía. En la montaña siempre hay que actuar con muchísima prudencia, ya que es un medio hostil, fuera de control y, por lo tanto, comporta muchos riesgos.

¿Cuál es el material básico que hay que llevar?
El material depende absolutamente de la actividad programada. En general hay que contar con un buen calzado, equipo de más para hacer frente a las condiciones climatológicas que se puedan presentar, pantalón de montaña, mochila y un medio de comunicación.

¿Es importante avisar a terceros de nuestro itinerario?
Importantísimo. Siempre hay que comunicarle a alguien nuestra ruta. Para itinerarios no balizados, es decir, no señalados, hay que llevar siempre un mapa y una brújula y hay que saber utilizarlos e interpretarlos. El GPS es un buen complemento, pero no debemos depender de él porque puede perderse o quedarse sin pilas. Hay que tener varios recursos que nos puedan ayudar.

¿Qué debemos hacer en caso de pérdida?
Hay que intentar mantener la calma e intentar comunicarnos con alguien mediante un teléfono o una radio. Si es posible, hay que regresar sobre nuestros propios pasos, y si no lo es, prepararemos un vivac, que es un emplazamiento fortuito para pasar la noche.

Si fuéramos acompañados por un guía, ¿cuál sería su grado de responsabilidad?
Los porcentajes de pérdidas con guía son bajísimos, es muy difícil que ocurra. La montaña es un medio cambiante y hostil y nuestro trabajo es rebajar el riesgo a cero. Si ocurre algo, no somos culpables, pero como profesionales, sí deberemos dar explicaciones. Para evitar problemas así, hay que trabajar siempre desde la prevención e ir bien equipado y comunicado. También es positivo que el guía conozca mínimamente al grupo, para que sepa hasta dónde puede llegar cada uno de los integrantes.

¿Cuáles son los objetivos de la AEGM para 2011?
Queremos ser capaces de aglutinar a una pequeña parte del colectivo que aún no está asociada, para que la AEGM represente a todos los guías de montaña. Además, eso también nos ayudará a conseguir el reconocimiento internacional de nuestro diploma.


No hay comentarios

Añade el tuyo