TRAIL RUNNING

Entrevista al montañero Sebastià Pi

Sebastià Pi: “Para conciliar trabajo y entrenamiento voy cada día a trabajar corriendo”

(12-4-2011). La incursión de Sebastià Pi en el mundo de la montaña fue desde muy joven. Poco a poco ha ido incorporando en su curriculum distintas marchas de resistencia y pruebas de autosuficiencia como la Ultra Trail Aneto. Compagina su trayectoria deportiva con la vida laboral como profesor y su faceta como animador infantil. La pasión por la montaña de este catalán nacido en Francia le ha llevado a enfrentarse a distintos retos en diferentes disciplinas deportivas que propone este medio natural. Un espacio que se ha convertido en un complemento indispensable en su día a día.

¿Cómo te iniciaste en la montaña?
A los nueve años ya empecé a descubrir la montaña. Iba a un esplai y estos centros potencian este ámbito. La verdad es que enseguida me enganchó y poco a poco fui introduciéndome en este mundo. Con los amigos empezamos a organizar ascensos como el Puigmal, el Balandrau, o el Aneto, entre otros muchos. Luego ya me animé y subí al Montblanc.

Y actualmente te atreves con experiencias como la Ultra Trail Aneto.
Sí, el año pasado participé por primera vez en esta prueba. Es una trail de alta montaña que tiene un recorrido de 96 kilómetros. La ruta empieza en Benasque y pasa por distintos valles del Pirineo central: Ballibierna, Llosas, Lluset, Barrabés, Nere y Artiga de Lin. Es una ruta circular y uno de los elementos a destacar es que se trata de una prueba de autosuficiencia. Es muy dura. Durante la edición pasada, en la subida a la Artiga de Lin pasé por un mal momento. Me cogió un bajón cuando llevaba 25 km de subida. El ascenso se me hizo eterno, era oscuro y notaba mucho frío. Me llegué a poner guantes, gorro. Lo pasé realmente mal. Pero el ver a otros participantes que se encontraban en una situación parecida y la ilusión por seguir adelante hicieron que lo consiguiera.

Y este año repites.
Así es. Este año volveré a participar. El año pasado la hice para ponerme a prueba y ver qué tal la experiencia. Este año me propongo hacer tiempo. A pesar de los malos momentos, la experiencia me compensa. Los bajones son momentáneos, se trata de espacios de tiempo concreto. Y a pesar de que no apuesto por los grandes extremos, disfruto mucho.

¿Te imaginas sin hacer montaña?
No, es un complemento en mi vida. Es como una carga de pilas. Me llena.

Pero no vives económicamente hablando, de la montaña.
No, yo soy profesor. Trabajo en un colegio dando clase a niños de entre 3 y 5 años. En realidad mi profesión es otra de mis pasiones. También me dedico a la animación infantil. Estudié interpretación en el Institut del Teatre de Barcelona y posteriormente monté con un amigo un grupo de animación. Me gusta cantar, explicar historias a los más pequeños y constantemente estoy creando y experimentando en este ámbito.

¿Proyectas tu pasión por la montaña en tus cuentos?
Sí, aplico mis experiencias a los cuentos y canciones. Me sirven de inspiración. Además es una forma de potenciar este mundo entre los niños.

¿Cómo compaginas el trabajo con los entrenamientos?
La verdad es que no tengo mucho tiempo, el trabajo, la montaña, la vida familiar… pero lo llevo bien. He encontrado una solución para conciliarlo todo. Entreno cada día de camino al trabajo. Voy a trabajar corriendo. Son siete kilómetros de ida y siete de vuelta. Además, algunos días me levanto antes y hago pequeños ascensos. Cerca de casa tengo una montaña y subo corriendo para practicar en desnivel. Y luego aprovecho el fin de semana para entrenar y participar en todo tipo de acontecimientos deportivos de montaña: carreras de raquetas de nieve, marchas, carreras de resistencia…

Y en cuanto a la alimentación, ¿sigues alguna dieta específica?
La verdad es que no. Intento comer equilibrado, evitar grasas, hacer 4 o 5 comidas al día y lo más importante, comer de todo.

¿Utilizas alguna técnica para prepararte psicológicamente?
No utilizo ninguna técnica previa. A la hora de enfrentarme a un momento complicado en plena competición intento por una parte, concentrarme mucho en lo que hago y en ocasiones opto por pensar en lo que haré cuando termine. Desviar la atención y aprovechar para pensar en nuevas iniciativas…

¿Una competición que recuerdes especialmente?
La marcha de ultra resistencia Núria Queralt del año pasado. Me gusta mucho esta prueba. Técnicamente es muy dura y has de tener unos tobillos de hierro. Son 92 kilómetros con un desnivel positivo de 5.000 metros. El trayecto es espectacular y el ambiente que se crea es perfecto. Conseguí hacerla en menos de 15 horas y tuve la oportunidad de participar en la marcha hibernal. Una experiencia muy especial que se lleva a cabo en grupo.

¿Cuál es tu próximo reto?
Destacaría el Isostar Desert Marathon porque es la primera edición. Es una competición con un recorrido de unos 110 kilómetros que se celebra en los Monegros. Es una prueba de semi autosuficiencia que me hace mucha ilusión porque nunca he corrido en el desierto. Además, para dificultar la prueba se realiza en verano, los días 9 y 10 de julio. Quiero experimentar qué es encontrarte solo en este medio árido y duro… Será complicado pero como siempre, mi objetivo es superarme y sobretodo pasarlo bien. Puede ser una experiencia realmente interesante.


No hay comentarios

Añade el tuyo