ESENCI@L

Proveedores responden sobre las dificultades de reposición

bicis

(4-12-2014). Las tiendas apuntan problemas de reposición de la gama 2015 pocas semanas después del inicio de temporada. Desde Cannondale, Giant, Orbea, Scott y Trek aclaran si existen estas dificultades y sus causas.

Hace unas semanas, distintos detallistas de ciclismo lamentaban los problemas para reponer bicicletas de la nueva colección 2015 cuando tan sólo habían transcurrido un par de meses desde el inicio oficial de la temporada. Los proveedores defienden que los problemas de reposición no son una tónica generalizada sino que afectan a modelos concretos y están ligados a un fuerte aumento de la demanda.

Luis Muñoz, director de Marketing de Trek, declara que “somos conscientes de que algunos modelos de la gama no están teniendo un buen stock para reponer, pero no se trata de una situación generalizada”. El directivo argumenta que “el comercio que ha hecho una buena implantación de estos modelos en la programación no está teniendo carencias, e incluso está pudiendo adelantar las entregas que tenía previstas para el resto del año, a la vez que está haciendo nuevos pedidos para seguir vendiendo estas bicis al llegar 2015”.

Asimismo, explica que algunos modelos concretos han registrado un aumento en sus ventas de hasta un 68% de un año a otro. “Trek ya ha reaccionado. Los nuevos pedidos a fábrica están en marcha y tendremos estos modelos listos para servir al final del invierno”, avanza.

Dificultades en modelos de carbono

Responsables de otras enseñas de bicicletas también se refieren a problemas de stock en modelos concretos de carbono. José Casla, director de Giant en España, expone que “esta temporada tenemos algunos modelos de carbono muy competitivos que se están retrasando, pero creo que nuestro servicio está en un buen nivel”.

Casla señala como causas de estas dificultades el incremento de la demanda de composite a nivel mundial, la reorganización logística de Giant a nivel europeo y un aumento de las programaciones a nivel nacional de hasta el 40%. El directivo añade que “con la capacidad de producción que tenemos, estamos convencidos de que para antes de primavera, que es la época más fuerte de ventas, estaremos al día”.

También Guillermo Bracons, sales manager de Cannondale en España y Portugal, esgrime que la falta de stock atañe a unas determinadas referencias: “En algunos modelos de Mountain Bike como las nuevas bicicletas hardtail 29er de carbono sí está sucediendo. Una situación similar se repite en algún modelo de carretera en concreto, así como también en las E-MTB”, indica. No obstante, añade que “disponemos de un stock saludable en otros productos que tienen buena demanda por parte del consumidor final, como son las hardtail y full suspension 29er de carbono de precio medio, bicicletas de carretera en diferentes rangos de precios y Urban Ebike”.

En su caso, también achaca la situación a una demanda superior a las previsiones más optimistas y, en alguna ocasión, a retrasos en la producción. Como posibles soluciones, apunta a mantener una relación más cercana con los proveedores para reducir los plazos de fabricación y conseguir mejorar el tiempo de reacción.

Dependencia de fábrica

Francisco Arribas, director comercial de Scott Bike, asegura que, en su caso, las entregas están siendo positivas y puntualiza que los problemas de servicio “se reducen a algunos modelos que por diferentes circunstancias, y siempre imprevisibles, se han podido retrasar o agotar antes de terminar la campaña”. Según precisa, estas dificultades pueden representar en torno a un 5% del total de los modelos de la colección. “Entiendo que afectan más las faltas de servicio sobre la situación contraria, aun a pesar de que el resumen de la situación general haya sido positiva”, añade.

Arribas subraya que “todas las marcas dependemos de las producciones de las fábricas con las limitaciones que ello implica. No pueden fabricar todo lo que quisieran, ya que existen limitaciones de todo tipo, por ello se trabaja con previsiones de fabricación para poder rentabilizar el tiempo en las cadenas de montaje”. Asimismo, añade que “son los que menos, pero aún hay algunos que piensan que únicamente fabricamos lo que se nos pide. Esto sería un sueño para los distribuidores pero es totalmente irreal. Si un distribuidor quiere asegurarse un buen servicio, está obligado a poner en firme en producción en el mes de mayo (antes de presentar la colección a profesionales y medios), al menos el 50% de la producción total que estime vender durante toda la campaña”.

“Pero por muy bien que hagamos los deberes -destaca- es difícil afinar tanto como para poder ofrecer de todo, en cualquier talla y en todo momento. Esto sería lo que todos quisiéramos”.

Llegada de los componentes

Por su parte, Jorge Casasola, responsable comercial de Orbea en España, sostiene que las entregas dependen “tanto de la fabricación de nuestros cuadros como de la llegada de los componentes por parte de los proveedores. Nosotros realizamos unas previsiones en base a las implantaciones. Una vez hecho esto, todo el proceso debe estar sincronizado”. En su opinión, la clave para evitar falta de stock es precisamente “una previsión anticipada por parte de cada marca en los momentos adecuados y un pedido a los proveedores con la suficiente antelación para dar respuesta a las necesidades de los distribuidores”:

En su caso, asegura que la situación es de normalidad y que la marca está entregando en las fechas acordadas con los distribuidores, si bien “siempre hay algún modelo o componente que, debido a su amplia demanda, cuesta más proveer que otros”.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo