ESENCI@L

Tres escenarios: recuperación en V, U o L

Ganadores y perdedores en la guerra de gimnasios post-coronavirus

Ganadores y perdedores en la guerra de gimnasios post-coronavirus 2

“Independientemente del subgrupo sectorial o modelo de negocio, aquellos operadores especialmente hábiles en adaptarse al nuevo entorno, si descartamos el rebrote intenso de la pandemia, pueden salir muy beneficiados”, afirma Jiménez

(5-5-2020). Chano Jiménez plantea tres escenarios posibles de recuperación post Covid-19, que puede representarse en forma de V, U o L. En cualquier caso, habrá operadores que salgan beneficiados y otros, perjudicados.

Chano Jiménez, autor de los libros como ‘Vended Malditos Benditos’ y ‘Atracción Digital’, opina que, “tras el periodo de ‘buen rollismo’ sectorial, con la próxima apertura de las instalaciones deportivas, comenzarán las lógicas hostilidades entre operadores”.

“Todos van a querer sobrevivir”, añade, “o, incluso sacar tajada cuando sea posible, en un mercado muy mermado. En este sentido, el entorno va a ser más complejo que nunca por la fatídica combinación de la crisis sanitaria con la crisis económica y las restricciones normativas de la desescalada”.

Chano Jiménez posee un Máster en Gestión Deportiva, en Dirección de Empresas. También es investigador, conferenciante y consultor internacional de Marketing y Ventas para negocios deportivos.

Tres escenarios

Jiménez, Doctor en Economía y Postgrado en Neuromarketing, entre otras titulaciones, plantea que, quizás, la mayor dificultad para la planificación, en este momento, parte de la enorme incertidumbre que vamos a padecer mientras el virus no esté erradicado.

“Para tratar de ayudar en la reflexión estratégica, quiero empezar por plantear varios posibles escenarios y sus previsibles consecuencias”, enumera:

 Escenario 1: Recuperación económica en V asimétrica. Si el control de la pandemia y los avances médicos permiten una reducción de casos paulatina que suponga que, a finales de este año, prácticamente no haya nuevos casos. Si se da este escenario, de aquí a principios del 2021 pueden desaparecer entre un 5 y un 10% de operadores del sector (probablemente aquellos que antes del confinamiento ya tenían una situación financiera adversa y a los que el cierre rematará).

En el lado positivo, los que sobrevivan van a disfrutar de un fuerte crecimiento económico durante el 2021 que, unido a la liberación de cuota de mercado de los que fenezcan, permitirán recuperar (y en algunos casos de gestión óptima, superar ampliamente) los números de antes del cierre.

Escenario 2: Recuperación en U con periodo valle largo. Si las dificultades para controlar la pandemia se alargan por meses y, llegado el 2021, seguimos sin vacuna y sin medicamentos de cura rápida. Esto ocasionaría que, conjugando medidas restrictivas, los gobiernos logren un funcionamiento a medio gas de la economía y el cambio, de bajada a subida, en el PIB no comience hasta bien avanzado el 2021 o iniciado el 2022 (con vacunas y medicinas ya en marcha).

En este escenario, probablemente entre un 10 y un 30% de los operadores actuales desaparecerán o cambiarán de manos y, en general, muy pocos van a sacar partido de la situación.

Escenario 3: Recuperación en L. Si se produce un fuerte rebrote de la pandemia antes de final del 2020, la depresión para toda la economía va a ser de tal magnitud que prefiero no avanzar las consecuencias…

Aquellos gimnasios capaces de aguantar meses con ingresos muy mermados y sobrevivir a la caída de otros (las empresas con mayor respaldo financiero) sacarán tajada de su capacidad de negociación y acceso a nuevas cuotas, asegura Chano Jiménez. Imagen: Freepik.

¿Quiénes serán los más perjudicados?

Chano Jiménez opina que, en primer lugar, aquellos con posiciones financieras más débiles y, por tanto, sin fondo de maniobra para aguantar meses por debajo del break-even, se verán abocados a cerrar, traspasar o fusionarse.

“Mi consejo para estos operadores es que hagan un análisis realista de su situación y busquen una salida lo menos dolosa posible (la primera lección para un hombre de negocios debe ser saber fijar el stop loss)”.

En segundo lugar, para aquellas empresas que, por su estructura de negocio (y de costes fijos) resulte antieconómico abrir su centro con restricciones de aforo, la desventaja es obvia. De hecho, algunos tendrán que medir el volumen de pérdidas que supondría una apertura en estas circunstancias y compararlo con no abrir y arriesgarse a perder cuota de mercado que absorban otros operadores que si abran. Los que encaren este dilema con la tesorería resuelta (por recursos propios o capacidad de endeudamiento) tienen un margen algo más amplio para la toma de decisión.

En línea con esto, los modelos de negocio que precisan muy altos volúmenes de clientes, contarán con el hándicap de necesitar redoblar sus esfuerzos para generar confianza, sobre seguridad de uso de las instalaciones, en los clientes.

¿Quiénes serán los menos perjudicados?

Chano Jiménez detalla que, obviamente, aplicamos el viceversa y, aquellos capaces de aguantar meses con ingresos muy mermados y sobrevivir a la caída de otros (las empresas con mayor respaldo financiero) sacarán tajada de su capacidad de negociación y acceso a nuevas cuotas de mercado que queden vacantes. Igualmente, tendrán más capacidad de encarar eventuales guerras de precios, que ojalá no se produzcan, por el bien general del sector.

Por otro lado, tal como ya vemos en otros lugares (ver evolución del sector en China) los modelos de negocio de costes fijos más bajos y aquellos con más cintura operativa o capacidad de adaptación a las restricciones gubernamentales cuentan con cierta ventaja. Aquí, los estudios de entrenamiento personal, algunos formatos de gym boutique, los de clientela premium y gimnasios de conveniencia (como los 24/7 que operan en España) pueden sacar provecho, al menos por unos meses, que pueden valer oro.

¿Quiénes serán los beneficiados?

“Independientemente del subgrupo sectorial o modelo de negocio, aquellos operadores especialmente hábiles en adaptarse al nuevo entorno, si descartamos el rebrote intenso de la pandemia, pueden salir muy beneficiados”, afirma Jiménez.

“En este segmento”, añade, “incluiría a aquellos capaces de crear nuevas propuestas de servicios/productos fitness más atractivas para el nuevo consumidor, con procesos más eficaces, más desarrollados a nivel tecnológico (sobre todo en el ámbito online) y con un marketing de alta conexión con targets enfocados”.

Finalmente, los que de verdad van a tener una oportunidad extraordinaria, insistiendo en que no se dé el rebrote infeccioso, serán los que entren nuevos al mercado. Entrarán con ventajas derivadas de analizar desde fuera el sector, sin presión, con gran capacidad de negociación en los costes clave (locales y salarios) y ya adaptados a la nueva realidad.

“Mi último consejo es: que cada uno analice sus cartas con objetividad y realismo (en esta encomienda puede ser de ayuda una opinión experta ajena) y, con suma frialdad, establezca su nueva estrategia y una hoja de ruta que no escatime en detalles de implementación y capacidad de adaptación a nuevas contingencias”, concluye.

Más información en https://chanojimenez.com/chano-jimenez/


No hay comentarios

Añade el tuyo