ESENCI@L

Según Luke Armstrong, director comercial de la compañía

Las claves del éxito de F45 para triunfar en el fitness mundial

La cadena australiana ha pasado de 1 a 400 centros en tres años

f45s

Luke Armstrong, Global Sales Director de la cadena australiana F45.

(14-5-2018). El director comercial de F45, Luke Armstrong, impartió una conferencia en el II Congreso Internacional de Gestión Gym Factory sobre su modelo de negocio y la aplicación de la tecnología. La cadena ‘boutique’ planea entrar en España y abrir en breve su centro de operaciones europeo en Londres.

F45 ha completado una trayectoria meteórica desde su primera apertura en 2012 en el interior de un club de tenis de las afueras de Sidney. La cadena cuenta ahora con 400 franquicias en todo el mundo y más de 100.000 abonados. Su entrenamiento de alta intensidad, en salas de 200 metros cuadrados con un mínimo equipamiento, ha contagiado a deportistas de todo el mundo.

La empresa que dirige Rob Deutsch planea ahora desembarcar en España, además de otros mercados europeos como Francia y Alemania. Por eso, la compañía australiana abrirá en breve su sede europea en Londres. En Estados Unidos, F45 busca aumentar su número de franquicias, y es el socio oficial de entrenamiento de varios equipos de la NBA.

LAS PARTICULARIDADES DE F45

Luke Armstrong, director comercial de la compañía ‘aussie’, acudió a Madrid para participar en el II Congreso Internacional de Gestión Gym Factory. Durante su conferencia explicó las particularidades del modelo de negocio de F45. A diferencia de otros gimnasios premium, el grupo busca ubicaciones poco convencionales para abrir nuevas franquicias, como a lo alto de un edificio.

Frente al club tradicional, el modelo de F45 es buscar abonados comprometidos que usen las instalaciones entre 3 y 4 días por semana, tanto por una cuestión de precio (la cuota es de 45 euros a la semana) como por su objetivo de crear una comunidad. Según Armstrong, la cadena consigue unos ingresos medios por franquicia de entre 150.000 y 300.000 euros anuales.

Nuestro éxito se basa en el desafío al status quo

Para el director comercial, su éxito se basa en “el desafío al status quo del fitness mundial”, la toma de riesgos y en priorizar la experiencia del usuario, muy ligada a su modelo de aplicación tecnológica.

LA APLICACIÓN DE LA TECNOLOGÍA

A nivel tecnológico, F45 ha decidido desarrollar sus propias apps para tomar el control de la agenda tecnológica. Paralelamente, la cadena ‘boutique’ ha implantado soluciones relacionadas con la gamificación como las pantallas F45TV en todos sus centros y el Lion Heart, unos pulsómetros conectados al sistema a través de los cuales los usuarios pueden conocer a tiempo real su ritmo cardíaco y recibir un informe en el correo electrónico al finalizar la sesión.

Próximamente, la cadena se propone incluir avatares en su sistema que incrementen la personalización del usuario y un programa de retos. Por ahora, la empresa cuenta con el F45 Challenge, un programa de transformación física a través de un plan de comidas y sugerencias para la lista de la compra, complementado con el ejercicio físico en sus centros. Armstrong considera que esta es una excelente herramienta de marketing para fidelizar al cliente e identificarlo con la marca.


No hay comentarios

Añade el tuyo