Quantcast

TRIATLÓN

La triatleta y entrenadora Eguzkiñe Intxaurbe nos aporta algunos consejos para afrontar la prueba de natación en un triatlón

Perder el miedo al agua

(9-5-2012). Lo que define un triatlón no es la individualidad de cada una de las disciplinas sino la combinación de las tres. Adaptarse a la transición es vital para el triatleta. Y en este sentido, para muchos deportistas quizá la natación puede ser el momento más complicado de la competición ya que se desarrolla en un medio en el que no nos movemos habitualmente. Así lo asegura la triatleta y entrenadora personal, Eguzkiñe Intxaurbe, quien nos da unos consejos para todos aquellos que se inician en esta disciplina.

El nadar con mucha gente si no se está acostumbrado puede ser uno de los primeros obstáculos para aquellos que se inician en este deporte. “La sensación de nadar entre muchos triatletas puede ser muy estresante y suficiente para desanimar a los recién iniciados. La salida suele ser tensa, hay muchas ganas de empezar y los golpes y patadas se repiten constantemente. Incluso se llegan a perder las gafas”, asegura la triatleta y entrenadora, Eguzkiñe Intxaurbe, quien en este sentido considera fundamental “acostumbrase al gentío y saber ir a rueda, es decir, aprovechar la estela de otros nadadores”. Y es que la orientación es un factor determinante durante la prueba. “Perder una boya supone una gran pérdida de tiempo, más esfuerzo e incluso la penalización”.

Otro aspecto a tener en cuenta es el estado de la mar. “Con oleaje hay que saber respirar bien, si nos entra agua no debemos estresarnos y hay que saber resolverlo sin que nos afecte”, apunta la entrenadora quien concluye que “la especificidad de la natación en el triatlón la podemos encontrar en la necesidad de orientarse, en la superación del nado en masa y las condiciones del entorno, ya sea en un lago o en el mar”

Entrenar en la piscina y en el mar
Esta combinación es totalmente recomendable. “La mayoría de los triatlones se desarrollan en el mar y los que no, se hacen en entornos al aire libre. La piscina es una alternativa perfecta para aquellas épocas del año en las que las condiciones del mar no son las idóneas y también para el trabajo de la técnica. Sin embargo, las condiciones de nado varían muchísimo. En la piscina no existe oleaje, la orientación es más sencilla y la sensación de seguridad es mayor. Ahora bien, en la medida en la que el tiempo mejora es fundamental simular lo más aproximadamente posible las condiciones en las que se va a desarrollar el triatlón. Además, nadar en el mar es uno de los mayores placeres que existen”, asegura Eguzkiñe Intxaurbe.

Acostumbrarse al neopreno
Al acercarse la fecha de la competición es importante que el deportista se vaya adaptando a su neopreno. Y es que hay que tener en cuenta que el neopreno influye en la flotabilidad, se suele llevar ajustado y eso puede afectar si no se está habituado. En este sentido Intxaurbe aconseja que “si el clima no permite entrena en el mar, es bueno hacerlo en la piscina con el neopreno para ir captando las sensaciones que tenemos nadando con esta prenda. Es mejor no experimentar nuevas sensaciones el día de la competición”.

Muchas veces se tiende a pensar que un neopreno de gama alta suplirá las carencias que se puedan tener en la natación. Ante esta afirmación, Intxaurbe explica que para iniciarse, basta con neopreno sencillo ya que lo más importante es entrenar la técnica y la resistencia aeróbica y anaeróbica en el nado.

¿Ser buen nadador es decisivo para un Triatleta a la hora de afrontar una competición?
“El triatlón es una disciplina que hay que considerar en su totalidad y no de forma individual. Ser solo un buen nadador no garantiza a el triunfo”, asegura Intxaurbe.

Así, lo ideal es ser capaz de mantener un nivel equilibrado en las tres disciplinas.




No hay comentarios

Añade el tuyo