ESENCI@L

Diario de confinamiento (IX): Los arrendatarios de centros comerciales gestan una revolución

centro-comercial-las-arenas-barcelona

El grupo Merlin Properties es propietrio del centro comercial Las Arenas de Barelona. Fuentes de la distribución afirman que sus propietarios han aceptado no cobrar el alquiler a sus arrendatarios mientras las tiendas permanezcan cerradas.

(26-3-2020). Numerosos arrendadores de tiendas en centros comerciales han anuncido su intención de no pagar el alquiler de abril de sus establecimientos Ante la indefinición del Gobierno ante esta cuestión, defienden su decisión en aras de que “las dos partes asumamos juntos la actual situación” y anuncian la necesidad de crear “un nuevo marco contractual en el que el precio del alquiler fluctúe en función de las ventas de las tiendas”.

En la mayoría de sectores se está detectando que prolifera el principio de la solidaridad y tanto operadores como proveedores están buscando soluciones para que las consecuencias económicas de la pandemia del coronavirus sean lo menos devastadores posibles. Así, según me han comentado numerosos detallistas y suministradores durante los últimos días, ambas partes están buscando opciones de aplazamientos de pago o de cancelación de pedidos que les lleven a compartir los riesgos económicos que ha provocado el confinamiento decretado para evitar el contagio del coronavirus.

El pasado lunes publicábamos en CMDsport una encuesta en la que se desgranaban las medidas que gimnasios, detallistas y proveedores de artículos deportivos habían puesto en marcha ante la crisis del coronavirus. Además de abordar el tema de los ERTEs y de los despidos de trabajadores, también se abordó la cuestión de las negociaciones sobre los alquileres con los arrendadores de los locales donde las empresas desarrollan su actividad. Según la situación de por aquel entonces que reflejaba aquella encuesta de CMDsport, hasta el 58% de los profesionales que tomaron parte en la consulta reconocían haber solicitado a sus arrendadores un aplazamiento del alquiler.

Preguntados sobre el resultado de esas negociaciones, hasta el 75% de los encuestados que respondieron esa cuestión dijeron “estar negociando todavía”.

INTERLOCUTORES AUSENTES

A tenor de las conversaciones que he mantenido desde entonces con diversos operadores de la distribución española, aquel segmento de arrendadores que estaría mostrándose más ausente en este tipo de negociaciones sería el de los responsables de los centros comerciales. Y digo ‘ausentes’ porque, la mayoría de las fuentes consultadas han reconocido no haber recibido respuesta alguna de sus interlocutores, a pesar de la insistencia con que han intentado conectar con ellos.

Importantes operadores de la distribución que cuentan con numerosos establecimientos emplazados en distintos centros comerciales por toda España me han dicho que “les hemos llamado reiteradas veces para hablar del tema pero no cogen la llamada”.

Otros han reconocido que “sí se ponen al teléfono pero sólo responden con evasivas al respecto”.

Según me comentaba otra fuente, “hasta ahora sólo hemos recibido respuesta de Merlin Properties y nos ha confirmado que no nos cobrarán el alquiler hasta que las tiendas vuelvan a abrir”.

Esa respuesta podría constituir una bocanada de oxígeno para bastantes detallistas si todos los que tienen una tienda en un centro regido por Merlin Properties han recibido la misma contestación. No en vano Merlin Properties rige hasta un total de 14 centros comerciales en España: Arenas, Artea, Arturo Soria, Bonaire, Callao, Centro Oeste, El Saler, Larios, La Vital, Marineda, Tres Aguas, Porto Pi, Vilamarina y XMadrid.

Sin embargo, en España hay, al menos según datos de agosto del pasado 2019, 537 centros comerciales. En ese sentido, todavía quedarían muchos por responder.

LA AMENAZA DEL ALQUILER DE ABRIL

Los centros comerciales cobraron a sus inquilinos (detallistas y marcas) los alquileres de sus tiendas a principios de marzo pasado, es decir, cuando el Gobierno todavía no había reaccionado ante el avance de la pandemia ni decretado el confinamiento y, consecuentemente, el cierre de establecimientos comerciales de la mayoría de sectores. Aquel alquiler se cobró íntegro aunque, a la postre, los establecimientos han permanecido cerrados desde el 16 de marzo, es decir, durante medio mes.

La semana que viene entraremos en abril y, llegará el momento de que los arrendadores de los centros comerciales emitan el cobro del alquiler de dicho mes a sus arrendatarios.

Precisamente, hoy hace una semana, el presidente de Base Detall Sport, Francisco Torrejón, criticaba esa situación y anunciaba que “si no estamos abiertos, no vendemos, y si no vendemos no generamos ingresos para poder pagar”. El detallista se quejaba, asimismo, de que el Gobierno, en su paquete de medidas económicas, había dejado el tema de los alquileres en manos de la ‘buena voluntad’ entre arrendadores y arrendatarios. Para Torrejón esa opción era del todo insuficiente en el caso de los centros comerciales “porque los propietarios de los mismos, en su gran mayoría grupos de inversión, sólo miran rentabilidades y no están por temas de sensibilidad”. El detallista instaba al Gobierno a determinar medidas más concretas que obliguen a los propietarios de los centros comerciales a compartir los riesgos de la situación con sus inquilinos.

LOS ARRENDADORES SE ORGANIZAN

Según ha podido saber CMDsport, en estos momentos arrendadores de tiendas de centros comerciales (detallistas, cadenas y marcas suministradoras) estarían organizándose para tomar cartas en el asunto y, viendo el ‘silencio’ generalizado de sus arrendadores, muchos de ellos ya han tomado la decisión de no pagar el alquiler de abril. Sostienen que “ya no se trata de pedir un aplazamiento de ese alquiler, sino de anularlo. No podemos pagar si continuamos cerrados”.

Asimismo, defienden que el Gobierno se pronuncie “de una vez” ante la cuestión y que “fije unas reglas para que todo el pago de esta situación de fuerza mayor deje de recaer sólo sobre nosotros”.

NUEVO MARCO CONTRACTUAL

Los arrendadores de tiendas de centros comerciales consideran que es necesario crear un nuevo marco contractual en el que el precio del alquiler fluctúe en función de las ventas del establecimiento y que ese alquiler no incluya ningún mínimo en situaciones de fuerza mayor como la presente.

Los impulsores de esta medida afirman que “las propiedades de los centros comerciales deben estudiar el tema, sentarse a negociar”. Añaden que “a los centros comerciales les interesa tener inquilinos en sus instalaciones, evitar que nos marchemos, porque, tras el confinamiento, no encontrarán nuevos arrendatarios que les paguen las cifras de alquiler que hoy están cobrando. Y un centro comercial con tiendas cerradas pierde poder de atracción ante los consumidores y, por tanto rentabilidad, algo que a las propiedades de los centros comerciales seguramente les mermará su interés en seguir invirtiendo en los mismos”.

Por ahora, impera el ánimo negociador entre los arrendadores: “si los fondos de inversión se ven amenazados van a tener que reaccionar”, afirman confiados. Reconocen, sin embargo que “no va a ser fácil, pero estamos ‘condenados’ a entendernos”.

En cuanto a los alquileres de los locales en las calles comerciales, la situación también reviste gravedad, máxime porque en esos casos arrendadores y arrendatarios viven situaciones más individualizadas y, por tanto, es más difícil buscar actuaciones en bloque.

Según me decía ayer mismo una de las fuentes consultadas, “es por eso que, en virtud de la situación actual, es indispensable que el Gobierno legisle de una vez sobre este tema de un modo concreto, en vez de dejarlo todo en manos de la ‘buena voluntad’ entre las partes”.


No hay comentarios

Añade el tuyo