CICLISMO

Consejos para pedalear en días de viento

vik-windy-trees

(12-2-2015). ¿A quién no le ha pasado levantarse preparado para salir a rodar y ver que hacía viento? El viento nos puede frenar a la hora de salir a entrenar. Pero en él podemos encontrar un buen aliado para un entrenamiento de calidad.

Es popularmente conocido que si sales en días de viento, entrenas triple. El hecho de salir, el entrenar peleándote contra el molesto elemento y por estar rodando cuándo otros se han quedado en casa. Mejoraremos nuestra forma física, ya que necesitaremos mayor esfuerzo al pedalear, aumentando nuestra ritmo cardíaco y mayor fuerza en las piernas.

Ahora bien, todos sabemos de la peligrosidad existente al hacer nuestras salidas con viento.

Evitar el viento lateral

El primer consejo sería evitar el viento lateral. Las rachas de viento laterales son las más peligrosas. Son aquellas que pueden hacer caerte de la bicicleta sin que tengas capacidad de reacción. Intenta ir siempre de cara o en contra de él. De cara, el esfuerzo será mayor pero con menos riesgo de tener un accidente. Además, con viento lateral, al ser adelantado por un vehículo, el rebufo que deja puede ser muy peligroso para nosotros. Por eso es importante agarrar el manillar con fuerza y procurar estar siempre atento. No hace falta decir que con viento favorable sentirás que estás volando. Pero nunca te confíes.

En esos días dónde sopla, siempre es aconsejable rodar en grupo. Un grupo compacto de ciclistas siempre estará más protegido que uno solo. Ir a rueda te ayudará a ir refugiado, aunque si no tiras del grupo en algunos tramos, de poco te servirá el entrenamiento. Además, si tu “grupetta” es juguetona, siempre os podéis poner en plan profesional a provocar abanicos. Ese buen rato no os lo quitará nadie.

La posición en la bicicleta deberá variar en días de viento, buscando una posición más aerodinámica que de costumbre. Por el simple hecho de reducir el impacto con el viento. Aunque a veces sea imposible. La ropa también te ayudará a mantener la aerodinámica. Es aconsejable llevar una ropa ajustada, con las cremalleras cerradas, para evitar el efecto paraviento. Si no, que se lo pregunten a Alejandro Valverde en la Vuelta a España del 2006 en aquel descenso de Monachil cuándo no cerró la cremallera de su maillot y el viento hizo el resto en favor de Vinokourov.

Fuerza mental

La fuerza mental en los días de viento será de vital importancia para no desistir en tu esfuerzo. Verás que no vas tan rápido cómo querrías. Pensarás ‘¿no estoy en forma?’, ‘¿no tengo buenas piernas?’, ‘¿tengo el puente de freno demasiado cerrado?’ No, simplemente es que con viento, el esfuerzo será doble para ir más lento que de costumbre. Así que no te desmoralices y sigue pedaleando.

Mantén una cadencia alta en todo momento. El esfuerzo será menor con los piñones altos. O incluso quitar el plato para buscar mayor comodidad. Además, también evitarás futuras sobrecargas musculares.

En definitiva, los días de viento pueden ser muy provechosos para un buen entrenamiento de calidad. Pero también es verdad que no somos profesionales y no nos va la vida. ¡No se os ocurra salir a entrenar con un Tornado o Huracán de por medio!


No hay comentarios

Añade el tuyo