ESENCI@L

Algunas tiendas madrileñas critican el elevado coste de mantenimiento de las bicis eléctricas

Madrid estrena su sistema público de bicicleta con claroscuros

Logo de BiciMad (Ciclo21)

(24-4-2014). El próximo 1 de mayo Madrid estrenará su sistema de bicicleta pública, BiciMad. En total serán 1.560 bicicletas eléctricas distribuidas en 124 puntos de recogida, repartidos por la almendra central de la M-30. El coste del abono anual, 15 o 25 euros, un precio que algunos detallistas de ciclismo consideran “poco equilibrado” ante el “elevado coste” de mantenimiento que requieren las bicis eléctricas. Además, lamentan que el sistema se ponga en marcha sin contar con los comercios tradicionales. Eso sí, todas las tiendas confían en que BiciMad sirva para dar más visibilidad y potenciar el uso de la bicicleta.

El abono anual a BiciMad tendrá un precio de 15 euros para los usuarios que cuentan con el abono de transporte de la red madrileña y de 25 euros para los que no dispongan de él. El sistema establece un límite de tiempo y los usos están acotados a media hora. Si se excede este límite, el usuario pagará 50 céntimos la primera media hora y 60 céntimos para las siguiente fracciones.

José Luis García, propietario de Karacol Sport, opina que “estos precios están muy bien para el usuario, pero no tanto para las arcas municipales. Las bicis eléctricas tienen un alto coste de mantenimiento y, ojala me equivoque, pero esto me suena a maniobra política… tendremos que esperar unos meses para ver cómo funciona el sistema y comprobar que es realmente efectivo”. En la misma línea, Jesús García, propietario de las tiendas Mammoth, declara que “me alegro de que los precios sean populares para que los ciudadanos puedan acceder al servicio, pero el coste de mantenimiento de la bici eléctrica y los puntos de recarga es muy alto, por lo que, teniendo en cuenta este coste, creo que el precio final debería ser más equilibrado. Y también para que el usuario valore lo que está pagando”.

Sin embargo, David Estébanez, responsable de Expansión de la cadena In Bicycle We Trust, especializada en eléctricas y urbanas, se muestra a favor de este sistema tarifario: “El reto de la bici eléctrica es que el consumidor conozca de forma adecuada sus prestaciones y beneficios. Hay un porcentaje muy elevado de personas que prueban o alquilan estas bicis que después se convierten en compradores”. No obstante, se muestra a la expectativa de ver cómo funciona BiciMad porque “el servicio y la calidad del producto en cuanto a componentes, motor, etc., es fundamental”.

La clave: el funcionamiento del servicio
Para Alejo Bastos, propietario de Biciclick-Biobike, la calve será el buen o mal funcionamiento del sistema: “Creo que si sale bien, es una buena oportunidad para potenciar la cultura ciclista y la bicicleta eléctrica, pero si sale mal, se corre el riesgo de que las eléctricas adquieran mala fama”. Según detalla, hay tres factores esenciales para el éxito del sistema: unas bicis de calidad, un buen mantenimiento y un correcto funcionamiento de los puntos de carga.

‘Inconvenientes’ del parque eléctrico
El detallista José Luis García plantea otro interrogante: “Por un lado, es positivo que la bici eléctrica permita que la pueda utilizar cualquier tipo de usuario, pero, por otro, dotar a la ciudad de un parque de bicis eléctricas sin haber cambiado las infraestructuras y sin cultura de bicicletas plantea muchos interrogantes… Hay que tener en cuenta que las personas que hasta ahora pedalean por Madrid son ciclistas habituales y se saben manejar con el tráfico”.
David Estébanez, por su parte, valora positivamente que el Ayuntamiento “haya tomado una decisión y la haya llevado a cabo” y confía en que el previsible incremento de usuarios obligue a reforzar las infraestructuras en una segunda fase.

“Sin contar con el sector”
“El Ayuntamiento no ha pedido asesoramiento al sector ni ha buscado la implicación de las tiendas”, lamenta José Luis García, quien sugiere que, por ejemplo, se podría haber planteado que parte de la red de recogida y mantenimiento se hiciera en tiendas, “creando más valor añadido del sistema”. A pesar de ello, se muestra a favor de los sistemas de bicicleta pública porque “pueden servir para atraer en el futuro a nuevos usuarios de bicicleta”.

 


No hay comentarios

Añade el tuyo