ESENCI@L

Manuel Coloma nos describe los rasgos clave

El liderazgo empresarial en tiempos de confinamiento

Vídeo de la Cápsula informativa' de MAS sobre gestión de equipos

Manuel coloma-2

Manuel Coloma es un avalado gestor de equipos deportivos y profesionales.

(23-3-2020). ¿Cómo debe ser el líder de un gimnasio, una tienda o una empresa proveedora en estos tiempos de confinamiento? Manuel Coloma, experto en trabajo en equipo, destaca tres características clave: la cercanía, la comunicabilidad y la ejemplaridad. Coloma también habla del consumidor en el escenario post-confinamiento: “no sé cómo será pero creo que no será igual que el de antes”.

Manuel Coloma fue el artífice, como entrenador, de la primera medalla de oro del baloncesto español femenino en el europeo de 1993. Su experiencia como entrenador y gestor durante tres décadas le ha valido para llevar ya más de diez años dedicado a la formación empresarial en gestión de equipos de alto rendimiento, motivación y trabajo en equipo. En este proyecto de ‘cápsulas formativas’ impulsado por la consultora Management Arround Sports (MAS), y que cuenta con la colaboración de CMDsport, Coloma se ha prestado a respondernos unas preguntas relacionadas, en primera instancia, con las peculiaridades que debe reunir un líder de equipo empresarial en unos momentos tan inéditos como los que estamos viviendo a raíz del confinamiento establecido por el Decreto de Estado de Alarma del Gobierno para intentar evitar el contagio del coronavirus.

Coloma también nos habla de las ‘lecciones’ aprendidas personalmente tras la primera semana de confinamiento, así como de cómo será el consumidor en el escenario del post-confinamiento.

Qué tres claves debe reunir un líder de organización para afrontar con su equipo el actual escenario?

La primera seria la cercanía. En momentos complicados como el actual, la cercanía es clave. Una cercanía para ver que el equipo está contigo, que te apoya. El segundo aspecto más relevante sería la comunicación. Ésta debe ser excelente y muy clara, tanto en las formas como en los contenidos. No se debe dar nunca nada por hecho y hasta las cosas con mayor sentido común hay que decirlas. La tercera clave sería que hay que liderar con el ejemplo. Eso es decisivo. El líder debe ser un referente para el equipo y su comportamiento debe ser intachable. Lo que tu equipo tenga que hacer, tú lo tienes que haber hecho.

En relación al segundo aspecto que citaba, el de la comunicación, en estos momentos de confinamiento parece que esa comunicación podría resultar difícil.

Hoy tenemos la ventaja de contar con herramientas a nuestro alcance que nos permiten leernos, escucharnos e, incluso, vernos Hay que aprovechar toda esa tecnología. De hecho, ésta tiene unas posibilidades que, seguro que muchos, hace escasas semanas, ni imaginábamos. En las circunstancias actuales es necesario que el equipo pueda escuchar y ver directamente al líder. Y eso sin dejar los soportes escritos, que aunque no tiene porqué ser el principal, conviene que se domine. No basta con saber hablar bien. También hay que saber escribir bien, con precisión en el contenido, en el tono y el registro al objeto de transmitir los conceptos y las emociones que se pretenden transmitir. En definitiva, no basta con juntar palabras.

En alguna ocasión usted se ha referido a la existencia del concepto ‘limón’. ¿Qué es eso o, mejor dicho, quién es?

Consideramos que una persona es un ‘limón’ cuando ésta no muestra demasiado interés en lo global, es decir, que no se involucra en el equipo para mejorar su relación con la empresa y se limita estrictamente a cumplir con lo que dice su contrato.

Los actuales, ¿son malos tiempos para los ‘limones’?

Efectivamente, el actual escenario no es precisamente un escenario proclive para ese tipo de personas. Claro que, precisamente, esta situación puede provocar un efecto rebote y que aquella persona que habitualmente había ido muy la suya acabe descubriendo que esa estrategia no le lleva a ningún lado y acabe integrándose al equipo.

De todos modos, una de las cosas buenas del actual escenario tan extremo en el que nos encontramos es que el mismo evidencia la verdadera vinculación e implicación de cada miembro con el equipo y define su posición en el mismo, con lo cual los sujetos realmente ‘limon’ acaban por quedar desvinculados del equipo.

¿Qué errores debe evitar cometer el líder en las actuales circunstancias?

Alejarse del grupo. Quien diga ahora que sabe cómo va a ir el futuro se está aventurando en exceso pues nadie sabe a ciencia cierta qué escenario va a quedar tras el confinamiento. También debe evitarse el ensimismamiento, la cerrazón mental. Es tiempo de dar voz y escuchar. Tampoco puede decirse una cosa y actuar de otro modo. Si no se hace lo que se dice se corre el riesgo de que el equipo no te siga y dejes de ser su líder. Finalmente, tampoco debe perderse el control. Sin autocontrol es imposible liderar.

Profesor Coloma, concluida la primera semana de confinamiento, ¿qué apreciaciones o lecciones diría que le ha enseñado a usted el confinamiento hasta ahora?

Más que de lecciones, yo hablaría de constataciones. La primera sería que una amenaza tan realmente global como la de ahora, la grandísima mayoría de la población actual no la había vivido nunca antes. La segunda, que la mayoría de personas son buena gente: respetan el confinamiento, salen al balcón a aplaudir cada noche el esfuerzo de los médicos y sanitarios. La tercera, la cantidad de cosas de las que podemos prescindir. Y todavía una cuarta: cuántas cosas puedo hacer yo mismo que creía que no podía o no sabía hacer.

Dicen que el consumidor de después del confinamiento no será como el de ahora.

No sé cómo será pero coincido con eso que se dice y, efectivamente, creo que no será igual. Si yo ya he constatado cosas que, quizás, me lleven a adquirir nuevos hábitos, ¿cómo no van a registrarse cambios entre el resto de la gente?

Durante la pasada semana muchas personas siguieron sesiones de fitness en casa a través del ordenador…

Así es, y, seguramente, mucha de esa gente igual antes no hacía deporte o no iba al gimnasio. Si esa gente sigue haciendo deporte durante el confinamiento esa población puede acabar convirtiéndose en cliente pero habrá que saber atraerla.

La semana pasada, los profesionales del mercado deportivo en general la vivieron a un ritmo frenético. Muchos me dijeron encantados que se sentían “enchufadísimos”.

Estamos entrando en un periodo que deberíamos aprovechar para ganar tiempo para hacer las cosas realmente importantes, después de llevar mucho tiempo ocupados principalmente en lo urgente.

Sin embargo, lo urgente nos acaba de desaparecer.

Ahora quizás sería bueno aprovechar el tiempo para reflexionar, para analizar los comportamientos que está siguiendo la gente. Da la sensación de que, pese a estar en casa, hoy haya más personas haciendo deporte que antes del coronavirus. Todo esto, y lo que vaya viéndose durante las próximas semanas, habrá que evaluarlo. Sin duda, creo que, tal como están las cosas, mejor época para pensar que ésta no ha habido ninguna.

¿Sólo pensar?

Pensar y pensar y planificar. Vaya, no dejar de ‘entrenar’ aunque no haya ‘partido’ todavía a la vista. La cuestión radica en que cuando acabe el coronavirus, nos sintamos fuertes física y mentalmente, tengamos claros los objetivos y salgamos a la pista convencidos de que vamos a ganar el partido.

 

A continuación, puedes ver el video con  la ‘cápsula informativa’ que la consultora MAS ha realizado con Manuel Coloma.


No hay comentarios

Añade el tuyo