ESENCI@L

El pasado 2022 facturó 3,58 millones de euros

Black Crown culminó 2022 con un 15% de aumento

“2023 no será un año de grandes crecimientos”

Jordi-Rovirosa-gerente-de-black-crown-2-bis

Jordi Rovirosa, propietario y CEO de la marca de palas de pádel, Black Crown.

(25-1-2023). Black Crown facturó, según su gerente, Jordi Rovirosa, un 15% más el pasado 2022 que en el ejercicio anterior. El directivo se ha mostrado satisfecho de la evolución de la firma y ha pronosticado que “2023 no será un año de grandes crecimientos”.

En 2021, Positive Padel, la empresa que comercializa sus palas bajo la marca Black Crown, facturó, según consta en el registro mercantil, 3,11 millones de euros. Ello supuso que la firma lograra un máximo histórico de su cifra de ventas. El pasado 2022 logró batir aquel récord. Según ha declarado el gerente de la compañía, Jordi Rovirosa, ésta creció el pasado año un 15% sobre los resultados del ejercicio anterior. De ello se derivaría que Positive Pádel alcanzó unas ventas de 3,58 millones de euros.

Rovirosa ha valorado satisfactoriamente esas ventas argumentando que “en un escenario con una competencia cada vez más feroz, nos satisface que una empresa familiar como la nuestra esté donde está”.
El empresario ha calificado el pasado 2022 como un “año muy irregular”, precisando que “tras un primer semestre espectacular, en la segunda hubo una notoria frenada de la demanda”.

EXPORTACIONES CERCANAS AL 50%

Positive Padel continúa teniendo a España como principal mercado de sus palas Black Crown. Su máximo responsable, no obstante, ha explicado que “cada vez las ventas en España y nuestras exportaciones equiparan más su incidencia porcentual sobre nuestra facturación total, de modo que casi podría decirse que nuestras ventas se reparten entre un 50% en España y el otro 50% en el exterior”.

Los principales mercados extranjeros donde está Black Crown serían Francia, Italia, Méjico, Argentina, Chile y Oriente Medio. Recientemente han iniciado operaciones en Venezuela y en la República Dominicana.

SOLIDEZ

Diversas fuentes del mercado del padel consultadas por CMDsport han pronosticado que este 2023 será un “año de criba entre el elenco de marcas proveedoras de palas de padel a raíz del encogimiento de la demanda, que afectará especialmente a aquellas enseñas de menor notoriedad ante el consumidor final y que se encuentren en situación de sobredimensionado estructural y/o que hayan entrado en grandes inversiones en patrocinio que hayan debilitado su tesorería”.

Jordi Rovirosa se ha mostrado tranquilo ante estos vaticinios. Según ha asegurado, “el padel-boom lo vivimos con racionalidad, no cometimos excesos inversores ni en materia de fabricación ni en esponsorizaciones. Asimismo, con los trece años que ya llevamos en el mercado, gozamos de una reputación notable entre los consumidores. Por todo ello, no considero que nos encontremos en una situación de fragilidad y afrontamos el futuro con serenidad”.

CAUTELA

El empresario cree que este 2023 es un año para afrontarlo “con cautela”. Prevé que la demanda del primer trimestre, en relación a la del mismo periodo del año pasado será inferior, “porque, por aquel entonces, aquella seguía disparada”, y se muestra confiado en una progresiva remontada a partir del próximo abril.

Con todo, concluye señalando que “no creo que 2023 sea un ejercicio de grandes crecimientos”.

NUEVA COLECCIÓN

Black Crown presentó su colección de palas de padel 2023 el pasado diciembre. La misma incorpora ocho nuevos modelos. Según Rovirosa, “los detallistas la han acogido positivamente”, si bien ha reconocido que las programaciones de aquellos han sido más contenidas que el año pasado porque en estos momentos lo que prima en el retail es normalizar su nivel de stocks tras un par de años de programaciones excesivas por temor a quedarse sin producto”.


No hay comentarios

Añade el tuyo