Patin a Vela

QUERIDO/A PATINISTA

Manifiesto patinista en defensa de los clubes náuticos de playa

Patines-movilizados-en-defensa-de-los-clubes-de-playa-amenazados-de-cierre-2-bis

Los patinistas no podemos quedarnos de brazos cruzados ante una ofensiva gubernamental que sitúa a los clubes náuticos de playa (verdaderas cunas patinistas) en una especie en peligro de extinción. (FOTO: Aina Solà & Jordi Cunill)

(10-4-2019). El patín a vela es una de las embarcaciones que más puede perder con la aplicación del reglamento de la Ley de Costas. El cierre de clubes náuticos de playa supone desmantelar las cunas de numerosas flotas de nuestra clase.

Los navegantes de patín a vela vivimos con inquietud el actual proceso de ‘depuración’ de clubes náuticos de playa del litoral catalán que ha emprendido el Gobierno español. De proseguir el actual proceso desmantelador de entidades ello acabará por entorpecer la continuidad de nuestra clase. Una clase que constituye el único tipo de embarcación autóctona del país y una de las más veteranas del universo de clases que conforman el concierto de la vela ligera actual.

HÁBITAT NATURAL

El hábitat del patín a vela ha sido y es el club de playa. Lo es porque ya desde sus orígenes, este barco fue diseñado para poder ser varado en la arena, así como para poder superar el rompiente sin los problemas que sufren prácticamente todas las embarcaciones que emplean timón, orza o quillas cuando el oleaje es fuerte.

Ha sido y es en los clubes de playa donde este barco de un solo tripulante ha ido arraigando y creando en algunos de ellos flotas numerosas gracias a su coste económico más asequible que el de la mayoría de embarcaciones de vela ligera; gracias a la facilidad de su aparejo; gracias a su peso liviano que permite que una sola persona pueda moverlo en la playa; gracias a ser una embarcación apta tanto para hombres como para mujeres; y gracias a ser una embarcación capaz de aglutinar al más amplio abanico de edades de todas las clases de embarcaciones de vela ligera que existen, habiendo desde tripulantes de 15 años de edad hasta de noventa.

ESCENARIO ÓPTIMO

Ha sido y es en los clubes de playa donde la totalidad de patrones de patín a vela hemos aprendido a navegar en este tipo de barco. Y es que, debido a su carencia de timón, el aprender a gobernarlo requiere de espacios de salida y entrada amplios como las playas. Por ello, escenarios como los puertos no son recomendables para el aprendizaje y menos aún promover que los aprendices de patinistas naveguen por espacios como las bocanas de los puertos por la capacidad limitada de respuesta adecuada que éstos tendrían frente a cualquier contratiempo.

Sin los clubes de playa, el patín a vela no se habría convertido en el decano de los barcos de vela ligera del litoral mediterráneo. Su vinculación con dichas entidades ha sido el elemento aglutinador de sus navegantes y sus respectivas familias permitiendo que sus miembros disfrutasen los unos del mar y los otros de la playa.

ARRAIGO Y DESARROLLO

Los clubes de playa han sido y son la tierra fértil donde el patín a vela ha echado raíces y aspira a continuar medrando.

Poner freno a la continuidad de los clubes de playa es poner freno, entre otros aspectos, al patín a vela, a una embarcación que forma parte de la cultura de nuestro país, que es pilar de la idiosincrasia de la identidad de la vela ligera catalana, que le aporta proyección internacional y que debería ser defendida y promovida como patrimonio del país que lo vio nacer hace ya cerca de cien años y que ha sabido adaptarse con los años a las nuevas exigencias de los nuevos tiempos.

PATRIMONIO MULTIGENERACIONAL

Los navegantes de esta clase queremos seguir navegando en patín a vela en estos clubes que son también patrimonio deportivo y cultural de las localidades donde se emplazan y que han favorecido y favorecen que los patinistas de hoy nos hayamos podido sumar al legado iniciado por nuestros abuelos y nuestros padres para poder transmitirlo a nuestros hijos. Cerrar los clubes náuticos de playa es precipitar a los navegantes de patín a vela hacia la condición de especie en peligro de extinción, es decir, a la misma condición que parecen detentar hoy esos clubes náuticos de playa.

SERVICIOS FORMATIVOS, DEPORTIVOS Y DE OCIO

Por todo lo expuesto, pedimos a las instancias que corresponda que revisen con espíritu flexible, amplitud de miras y sensibilidad social, deportiva y cultural el reglamento de la ley de costas y, para salvaguardar la continuidad de éstas entidades que nos han ayudado y ayudan a hacer del patín a vela un barco singular, emblemático, centenario, moderno, democrático y apasionante y que, asimismo, han dotado y dotan de servicios formativos, deportivos y de ocio a mas ciudadanos, incluso, que los de las localidades donde están ubicados.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. Alex

    Vergüenza nos tendria de dar por matar a la tradicion de un deporte nacido en catalunya i que marca la cultura de la vela en esta comunidad. Vergüenza


Publicar un nuevo comentario.