ESENCI@L

Manel Valcarce analiza el cierre de decenas de centros

¿Por qué se creó y explotó la burbuja de la electroestimulación?

burbuja electroestimulación

La escasa inversión de que requiere una apertura provocó en muy poco tiempo una saturación de centros de electroestimulación en algunas zonas, creando una burbuja que estalló hace pocos meses.

(4-10-2016). De la misma manera que los fueron abriendo, las principales cadenas de electroestimulación han perdido en pocos meses decenas de sus centros. El experto en gestión y marketing deportivo, Manel Valcarce, analiza el porqué.

Manel Valcarce

Manel Valcarce es el CEO de la consultoría deportiva Valgo Investment, especializada en el sector del fitness.

La electroestimulación como método de entrenamiento sufrió un boom inicial importante en España. Tanto es así que tres de las principales cadenas del país llegaron a colocarse en el Top-5 de marcas con más centros en territorio nacional.

Por un lado, el crecimiento vía franquicias y la escasa inversión de que requiere el modelo propiciaron que hasta gente ajena al sector abriera su negocio. Por el otro, las expectativas que creaba en el público (rápido, sencillo y atractivo) atrayó a todo tipo de usuarios que vieron en esta fórmula algo distinto y rápido que les podía ayudar a tonificar o adelgazar.

Ambas factores parecen las causas evidentes de tal rápida y gran expansión. Sin embargo, en poco más de nueve meses, las principales cadenas han llegado a perder 60 centros de los 235 que tenían en diciembre del 2015.

Saturación, sobreexpectativa y entrada en gimnasios

Para el consultor experto en el sector del fitness y CEO de la consultora Valgo, Manel Valcarce, existen tres motivos que han llevado a esta situación: “saturación, sobreexpectativa y que los centros de fitness han incorporado el servicio a su oferta”.

Sobre la saturación de oferta, Valcarce comenta que “el mercado es el que es y es normal que a veces se sature, me consta que en algunas poblaciones el índice de habitantes por centro de electroestimulación llegó a ser muy bajo, había uno en cada esquina como quien dice”.

En cuanto a la sobreexpectativa creada, el consultor explica que “se ha sobredimensionado el resultado del método de entrenamiento y se ha convertido en algo demasiado comercial”. Dicha excesiva comercialización se ha convertido “en frustración” asegura Manel Valcarce, quien puntualiza que “no ha sido así con todos, generalizar es muy peligroso y también hay gente que ha trabajado muy bien”.

Por último, la entrada de algunos gimnasios, que han incorporado la electroestimulación como servicio, ha incrementado todavía más la oferta. “Pero no solo eso, sino que lo han hecho con proveedores externos que van al centro, hacen la sesión y pagan un royalty, de manera que sale muy barato y el centro sólo cobra, ni paga”.

Sobrevivirán los más parecidos al Crossfit

En definitiva, si se va reduciendo la demanda y se va incrementando la oferta, el resultado es la explosión de la burbuja. Eso no significa el fin de la electroestimulaciónn, ya que según Manel Valcarce “sobrevivirán los más fuertes por localización, por oferta específica, por continuo cambio de la tecnología o por adaptación a la demanda incorporando otros servicios como entrenamientos, nutrición, fisioterapia, etc”.

Por poner un ejemplo –y salvando las distancias- el experto en gestión y marketing explica que sobrevivirán los centros parecidos a cómo funcionan los de Crossfit: “abiertos y dirigidos por profesionales que entienden lo que están haciendo y que planifican un work out cada día para sus clientes”.

Debate en las redes sociales

La noticia de la pérdida de 50 centros (ahora ya 60) publicada en julio causó un intenso debate en redes sociales. La mayoría de las opiniones de los profesionales iban en la misma línea que Manel Valcarce.

Por ejemplo la del Director de Health Space de Santa Cruz de Tenerife, quien cree que “se trata de una herramienta más, como la vibración mecánica, que encierra un gran potencial, pero la realiad es que se ha querido hacer negocio con sistemas y eslóganes engañosos, buscando tan solo el rédito económico y bajo la tutela de ‘profesionales’ sin la más mínima cualificación académica. Eso no es jugar limpio”, concluye Rojas.

Se trata solamente de un ejemplo de centenares de comentarios al respecto, la mayoría de ellos pidiendo que solamente los profesionales cualificados se encarguen de prescribir y orientar a los usuarios en el ejercicio físico y culpando a la gente ajena al sector que ha visto en este “buen complemento” (así lo llaman) una manera de hacer dinero fácil y rápido.


No hay comentarios

Añade el tuyo