ESENCI@L

La incertidumbre económica lleva al consumidor a contener desembolsos cuantiosos

Adrenalina Bikes destaca el auge del pago financiado en la compra de bicicletas

adrenalina-bikes-zaragoza-bis

DOS TIENDAS Adrenalina Bikes rige dos tiendas de bicicletas. Una en Zaragoza (foto superior) y otra en Utebo.

(31-5-2022). Las ventas de bicicletas avanzan como “una montaña rusa” en Adrenalina Bikes desde que empezó el año, según ilustra su propietario, Diego Tomé. El detallista destaca que numerosos clientes recurren al pago financiado para realizar sus compras de nuevas bicicletas.

“Ebikes es lo que más se está vendiendo y de lo que menos hay”, reconoce Tomé. Especialmente, los clientes buscan bicicletas eléctricas dobles con horquilla delantera y amortiguador, en todo su abanico de precios, mientras que las ebikes rígidas “van saliendo pero menos”.

El detallista indica que tanto para la compra de esas ebikes como para otras bicicletas de gama alta se están dando “unos niveles de financiación alta”, lo cual es atribuible a la situación económica actual de alta inflación e incertidumbre. Ello también sería la causa de que muchos clientes  acudan “con actitud de mejorar su bicicleta con nuevos componentes en el taller más que con intención de comprar una nueva”.

De hecho, el taller del establecimiento “ha despertado en el mes de mayo, no es la actividad abrumadora de la pandemia pero estamos superando los niveles de 2019”, asegura el detallista.

Además de esos “upgrades” con nuevos componentes, también se solicitan numerosos servicios de mantenimiento y de puesta a punto de cara el verano. El detallista expone que están retornando clientes que surgieron durante la pandemia, a la par que llegando nuevos.

Montaña rusa

Tomé explica que, además de haberlo experimentado en su establecimiento, otros detallistas y agentes comerciales le han comentado que este ha año “la gente ha tardado muchísimo en acudir a las tiendas a comprar y a equiparse para la bicicleta”. Manifiesta que las ventas de 2022 son como una “montaña rusa, con un enero muy irregular; un febrero bueno; un marzo catastrófico; algo de recuperación a finales de abril, pero sin coger velocidad hasta la segunda semana de mayo”.

Por otra parte, además de a la situación económica, Tomé también atribuye la ralentización de las ventas a que la gente esté destinando su dinero a otro tipo de ocio, como los viajes. Eso es algo que dice haber observado que siempre ocurre en los años con muchos puentes y que este año se acentúa por las ganas de salir tras las restricciones de la pandemia.

Problemas de stock

El detallista aragonés considera que parece estar recuperándose el ritmo de trabajo estacional de antes de la pandemia, cuando los meses de mayo y junio eran tradicionalmente los mejores en facturación. Sin embargo, apunta que “debido a la falta de producto no se está facturando lo que se debería”.

Tomé manifiesta que, por ejemplo, todas las tiendas están padeciendo escasez de bicicletas de carretera pero, en cambio, tienen muchas bicicletas rígidas de carbono, debido a que el producto llega de manera muy segmentada y al mismo tiempo. En global, Adrenalina Bikes solo ha recibido el 50% de las bicis programadas para la actual campaña.

El detallista reflexiona que en los años anteriores a la pandemia la viabilidad de una tienda se basaba en el control del stock, pero  dice que ahora ningún establecimiento, ni grande ni pequeño, tienen ningún tipo de control sobre el stock. “Siempre hemos estado a merced de las marcas pero ahora todavía más”, asevera.

Servicios paralelos

Tomé explica que, dado el escenario actual, están fomentado líneas de trabajo paralelas que no consisten en “venta pura y dura” pero también forman parte del sector.

Entre ellas, Adrenalina Bikes impulsa una escuela de ciclismo y clases de educación vial en colegios.


No hay comentarios

Añade el tuyo