ESENCI@L

España ya es el quinto mercado mundial con más unidades

CrossFit limita la expansión de las microrredes de box en España

No permitirán, de momento, superar los ocho centros por sociedad o empresa

galeria-chamberi03

Wezone CrossFit es una de las numerosas microrredes de box de CrossFit que existen actualmente en España

(12-7-2022) CrossFit limita la expansión de las microrredes que algunas sociedades e inversores han creado en los últimos años. La compañía quiere evitar que su red se concentre en pocas manos y para ello ha marcado una cifra tope de box que no permite superar.

Un modelo de entrenamiento que engancha, da resultados y fomenta el sentimiento de comunidad. Locales pequeños que exigen inversiones reducidas. Y una marca de prestigio internacional que acompaña con cada vez más servicios, formación y atención, pero que a su vez da libertad al gestor de cada centro. No es casualidad que, desde hace varios años, CrossFit se haya situado como la marca líder en centros de fitness en el mercado español y europeo. 

En el arranque del segundo semestre de 2022, CrossFit aglutina en España 609 box. Multiplican por cuatro a la segunda marca con más centros de fitness (Brooklyn Fitboxing, con 144) y por siete a la enseña líder a nivel de gimnasios convencionales, Altafit, que en la actualidad tiene 85. Desde su llegada a España, en 2011, la marca norteamericana ha vivido un crecimiento exponencial gracias, principalmente, a un perfil de afiliados, emprendedores formados en fitness que querían impulsar su propio negocio y que encontraron en CrossFit un modelo asequible que daba una rentabilidad interesante. 

Para garantizar que siempre se ofrecía un servicio homologado, CrossFit, se cubrió las espaldas y obliga a que en cada box haya, al menos, un entrenador con la formación de nivel 1. De esta forma, se asegura que los clientes reciban un entrenamiento supervisado por un instructor que ha superado los cursos necesarios. 

AGRUPACIONES PARA GANAR CUOTA DE MERCADO

A lo largo de la última década, sin embargo, la consolidación de la enseña ha elevado el interés por parte de inversores que han empezado a ver los box como una oportunidad de negocio. Es decir, que ya no son solamente entrenadores personales o profesionales del fitness los que gestionan box de CrossFit. 

Hasta hace pocos meses, una misma persona, a título individual, sólo podía gestionar un box, restricción que se amplió a dos recientemente. Eso sí, ambos tenían que tener un entrenador de nivel 1 para garantizar que siempre hay un control adecuado en cada instalación. 

La compañía, sin embargo, permite la creación de microredes que permiten aglutinar distintos box bajo un mismo nombre y una misma sociedad limitada (en la que pueden participar uno o varios inversores). Hay varias repartidas por todo el territorio español, desde 77 Feet CrossFit, con cinco centros en Cataluña (Blanes, Lloret de Mar, Tortosa, Santa Coloma de Farners y Castell d’Aro) a WeZone Crossfit, que también coordina cinco instalaciones en la Comunidad de Madrid (cuatro en Madrid capital y una en Boadilla del Monte). Esta última red, por ejemplo, gestiona 3.250 metros cuadrados a través de 20 coaches, unas cifras difícilmente alcanzables para cualquier box independiente. 

También hay otras marcas como la cadena de gimnasios Distrito Estudio, que dirige 12 instalaciones en distintas comunidades, y que tiene afiliados a CrossFit Inc. ocho de sus centros: tres en Madrid y uno en Barcelona, Valencia, Bilbao, Vigo y Pontevedra. Las cadenas de centros boutique, por tanto, también buscan sinergias con CrossFit por lo que les genera esa alianza. 

PROTEGER A LOS EMPRENDEDORES

Desde CrossFit, sin embargo, quieren evitar que grandes inversores logren dominar gran parte del mercado a través de alguna microred de box. “De momento intentamos que no sobrepasen los ocho centros, que es el número máximo que hemos tenido”, explica a CMDsport la country manager de CrossFit en España, Natalia Díez. 

Desde la enseña reconocen que ya han recibido propuestas para llegar a gestionar redes más amplias de box de CrossFit, una posibilidad que se ha descartado. “De momento no queremos ser algo que se parezca a una franquicia con franquiciados”, aclara Díez. 

Con este límite, CrossFit pretende tener un control de quién hay detrás de los box y, a su vez, proteger aquellos emprendedores que tal vez no tengan recursos suficientes para montar un gimnasio convencional, pero que sí pueden afrontar la inversión necesaria para abrir un box. De esta forma, se quiere evitar que el modelo de centros de CrossFit quede concentrado en un pequeño número de inversores que dominen una gran cuota de mercado. 

LOS MUNICIPIOS PEQUEÑOS GANAN PESO

Otra tendencia al alza que han registrado en CrossFit es el crecimiento de nuevos box en pequeños municipios. “Hasta hace poco era algo que quizás no contemplábamos, pero ya llevamos varios meses viendo esa tendencia, que es una realidad, ahí hay oportunidades”, añade Natalia Díez. 

El mejor ejemplo se encuentra en las ubicaciones en las que se encuentran algunas de las solicitudes para abrir nuevos box que tienen actualmente sobre la mesa: Barcelona, Ciudad Real, Almería, Montijo, Calahonda, Verango, Esparraguera, Vilassar de Mar. De estos ocho municipios, solo los tres primeros tienen más de 50.000 habitantes. Los otros cinco tienen menos de 25.000. La ventaja del modelo de CrossFit con respecto a otras tipologías de gimnasios es que no requiere un gran volumen de usuarios para ser rentable. Un requisito que les permite encajar en más ubicaciones. 

Estas pequeñas ciudades o pueblos amplían el margen de crecimiento de CrossFit, que aunque de momento no quiere ponerse un tope en España, ve factible poder superar en el corto plazo los 700 afiliados. Su crecimiento varía en función del número de gente que participa en los seminarios previos y de la época del año, pero la media de crecimiento en los últimos meses se está moviendo entre los seis y los 11 nuevos afiliados. 

Además de los municipios de tamaño más reducido, otro de los focos de crecimiento  en los que CrossFit España quiere poner mayor hincapié es en recuperar aquellos afiliados que, por distintas razones, han dejado su afiliación en los últimos años. “Queremos retomar el contacto con ellos para que puedan ver que han cambiado cosas y que ahora tal vez tienen herramientas que antes no tenían”, plantea la country manager de España. 

España, de hecho, se ha consolidado como el tercer país del mundo (por detrás de los Estados Unidos y Francia), donde CrossFit ha registrado en el último año un mayor crecimiento en número de box. En cifras absolutas, además, España es el quinto país con más unidades: 609, más que Australia (600) o Brasil (585). Por delante solo tiene Italia (622), Reino Unido (720), Francia (731) y Estados Unidos (unos 10.800). Según datos de la compañía, en su país de origen se encuentran el 72% de los más de 15.000 gimnasios afiliados a CrossFit en todo el mundo. 

BOX MÁS PERFECCIONISTAS

Díez, que ha seguido la evolución y crecimiento del fenómeno CrossFit en España, reconoce que en los últimos años ha aumentado el número de afiliados que no se conforman con gestionar un box pequeño con determinados equipamientos, sino que aspiran a tener un local más grande completamente equipado. 

Los afiliados, añade, no solo se preocupan cada vez más por lo que ofrecen en sus box, sino que también ponen cada vez un mayor foco en su imagen externa, es decir, en cuidar sus páginas web y redes sociales. 

También desde los perfiles genéricos para España en las distintas redes sociales están experimentando un gran aumento de seguidores, muchos de ellos de un perfil adolescente. “Nos dimos cuenta que los contenidos donde aparecían adolescentes interesaban, porque tenían muchas más visualizaciones y likes que la media. Por ese motivo decidimos generar más contenidos de y para ellos”, añade. Para acercar CrossFit a un mayor número de jóvenes, la enseña también empezará este año a retransmitir los CrossFit Games que se celebrarán del 3 al 7 de agosto en español. 


No hay comentarios

Añade el tuyo