MONTAÑA

Entrevista a Albert Arnau, responsable de montaña de la tienda Intempèrie (Barcelona)

Cómo comprar material infantil para campamentos de verano

La elección del material correcto es indispensable para los campamentos estivales.

Se acaban las clases y comienzan los campamentos de verano en la montaña. Si nuestro hijo tiene entre ocho y catorce años, debemos preparar la mochila con todo el material necesario para que disfrute al máximo de estos días en contacto con la naturaleza.

El calzado es un artículo fundamental en la montaña. ¿Qué calzado deben llevar los niños y jóvenes para ir de campamento?
Debemos fijarnos en los mismos aspectos que si fuera para un adulto. Yo aconsejaría que llevaran dos calzados: uno de trekking básico, impermeable y cómodo. Y el otro que sea una zapatilla acuática que permita al joven cruzar ríos. Esta debe ser tipo chancla, pero sobre todo que lleve la parte de los dedos de los pies bien protegidos y que sea cerrado por la parte del talón. Al calzado añadiremos calcetines básicos, pero recomiendo que no sean de algodón. Es mejor el poliéster, que permite un secado rápido y es transpirable.

La mochila ¿qué capacidad y características debe tener?
Se ha de diferenciar si es para un campamento itinerante o fijo. Si es una actividad itinerante, es importante que sea graduable. Si es un destino fijo, con 40 o 50 litros de capacidad es suficiente. Lo fundamental es que lleve correctamente protegidos los hombros y que la zona de la espalda sea ergonómica. Los cierres deben ser resistentes y tiene también que ser ligera para que no afecte al peso total que llevará el niño o el joven a la espalda. Es muy importante resaltar que si se trata de una niña, hay mochilas con los tirantes específicos para que no le moleste en el pecho. Además ofrece un diseño distinto para que la espalda no sea tan alta.

¿Cómo ha de ser la linterna o elemento de iluminación?
Yo no aconsejo la linterna clásica, ya que es incómoda, los niños la tienen que llevar en la mano. Recomiendo elegir un frontal de iluminación. El precio ronda los 20 euros, así que no es muy caro. Con este sistema los niños se mueven mejor y más cómodos, pueden correr y jugar. Con los sistemas modernos tipo LED, no se calientan ni queman.

¿Qué consejos darías para elegir el saco de dormir correcto?
Hay que distinguir si el niño dormirá en tienda de campaña o en un albergue u otro tipo de alojamiento bajo techo. Cuando se trata de éste último hay que tener en cuenta que la temperatura ambiente no baja de 18-20º, por lo tanto, no necesitará que el saco de dormir aporte mucho más calor. Pero si el campamento es, por ejemplo, en pleno Pirineo, aunque sea el mes de julio, podemos encontrar temperaturas de 7 u 8º. Deberá llevar un saco de gran confort que aporte unos 5º más. Pero yo sí que evitaría los de plumas aunque sean más confortables. Los niños juegan con ellos y pueden mojarlos. El saco de dormir sintético es más fácil de cuidar. Otro elemento importante es la esterilla, que podemos encontrar desde 9 a 30 euros. Es un elemento básico ya que proporciona más confort a la hora de dormir y no pesa.

En cuanto a la ropa de abrigo, ¿es necesario vestirse siguiendo el sistema de las tres capas o no?
Yo lo recomiendo totalmente. Hay que pensar en incluir una camiseta de manga corta y otra de manga larga, que sean térmicas. También un forro polar fino y, finalmente, un chubasquero ligero. El niño debe estar siempre preparado para cambios climáticos, frío, lluvia, etc.

¿Y para la higiene?
Debemos fijarnos primero en la toalla. Las fabricadas con fibra apenas ocupan sitio y pesan mucho menos. Además son muy económicas, podemos encontrarlas desde unos 9 euros. También hemos de pensar en el jabón, ya que los niños tendrán que lavar la ropa. La mayoría no piensa en que tendrán que hacerlo en el río y pueden contaminar. Yo aconsejo adquirir productos ecológicos y jabones biodegradables. En cuanto al champú, podemos ahorrar peso y espacio calculando las dosis justas que utilizaremos durante todo el campamento. Si es una semana, se pueden adquirir siete sobres de monodosis. Con este sistema, evitamos también que el bote de champú pueda romperse.

¿Y qué otros complementos no deben faltar en la mochila?
Una gorra para el sol es indispensable, al igual que el protector solar. Yo añadiría unas buenas gafas de sol, de calidad. Curiosamente la mayoría de niños no suele llevarlas, con lo molesto que puede ser el sol en la montaña a determinadas horas del día. Y no está de mal incluir un tubular para el cuello o la cabeza, por si hace frío o viento.

¿Algún otro accesorio que recomendarías?
Sobre todo un buen sistema de hidratación, no importa qué elija, bolsa o botella. Lo más importante es que la lleve siempre a mano y de forma cómoda. Que no tenga que abrir la mochila cada vez que tenga sed. También puede llevar barritas de alimentación por si realiza un esfuerzo y le entra hambre. Y si el niño va a practicar senderismo, podrían ayudarle los bastones telescópicos. No suele estar de moda entre los niños, pero realmente les ayuda a caminar, les permite ir más seguros y a mantener una buena postura.


No hay comentarios

Añade el tuyo