CICLISMO

El BMX revoluciona el metro de Madrid

Last Lap crea y desarrolla el Red Bull Metro Pipe

Foto: Óscar Carrascosa – Red Bull Content Pool.

(27-3-2012). La agencia especializada en eventos y comunicación Last Lap ha contado con la confianza de Red Bull y Metro de Madrid para desarrollarles un evento a medida. La competición se realizó el pasado fin de semana en la madrileña estación de Metro de Chamartín, en una antigua vía de metro sobre la que se colocaron más de 12 toneladas de madera de abeto finlandés y contrachapado naval para construir los diversos módulos y rampas.

La competición se realizó por parejas: un original formato, pues lo habitual es que se realice de forma individual, y se dividió en dos partes: una primera open session (sábado 24 de marzo), en la que participaron 72 parejas amateurs, y una segunda parte en la que 10 parejas de riders profesionales procedentes de 9 países diferentes ofrecieron cinco horas de auténtico espectáculo sobre dos ruedas.

A pesar de que España cuenta con algunos de los mejores especialistas internacionales de BMX, hasta el momento en la capital no había tenido lugar ningún evento de deporte urbano de estas características. Los propios deportistas destacaron la originalidad de la localización: “Nosotros en el BMX viajamos por todo el mundo para buscar sitios únicos. Este sin duda es uno de ellos. Todo el mundo sabe dónde es y haber conseguido hacer un campeonato en un lugar como este es increíble”, señaló el rider madrileño Sergio Layos y uno de los mejores a nivel internacional. Además añadió: “Hace mucho tiempo que a nivel mundial no se hace algo potente. Ha sido un bombazo”.

En cuanto al origen de la idea de realizar el evento en esta localización, Jesús Rodríguez, consejero de Last Lap, señala: “Surgió de repente. Una mañana iba en metro y al pasar por el andén de la línea 1 vi que había una vía completamente inutilizada. Su forma simula un “halfpipe”, el espacio que hay en cada lateral de la vía es lo suficientemente amplio y la gran altura que tiene esta estación es perfecta para hacer una competición. Hacer un evento urbano 30 metros bajo tierra puede ser brutal”.

Y más tarde se le fue dando forma a esa “descabellada” idea. Los orígenes de Last Lap se remontan a las carreras de bicicletas, por lo que precisamente se aprovecharon las bicicletas, aunque no de Mountain Bike, sino de BMX, para dar el color y la espectacularidad al evento.

El resultado fue un fin de semana en el que además de la técnica, estilo y adrenalina que pudo palparse en la competición, la inusual y original localización añadió la dosis de emoción al evento del que pudieron disfrutar alrededor de 15.000 personas.


No hay comentarios

Añade el tuyo