ESENCI@L

Los efectos de BiciMad según las tiendas madrileñas

BiciMad entró en funcionamiento a finales del pasado mes de junio.

(20-11-2014). BiciMad empezó a funcionar en junio. Un tiempo suficiente para que algunos negocios hayan notado perjuicio sobre sus ventas. Todos coinciden, no obstante, en que el servicio dará más visibilidad a las e-bikes.

El sistema público de alquiler de bicicletas de Madrid, BiciMad, se puso en marcha el pasado mes de junio, sólo con bicicletas eléctricas. Las opiniones de las tiendas de ciclismo madrileñas sobre los efectos del servicio sobre sus ventas son dispares, aunque todas coinciden en que, sin lugar a dudas, servirá para dar más visibilidad a las e-bikes.

Desde la Asociación Madrileña de Vehículos Eléctricos (AMVE), su presidente, Javier Blanco, asegura que “BiciMad nos ha hecho daño porque nuestras ventas de bicicletas eléctricas han ido a la baja. Es cierto -admite- que cuando el Bicing se implantó en Barcelona también tuvo un efecto negativo, con una caída de las ventas del 30%, si bien, luego, se recuperaron”. Pero Blanco subraya que el servicio de alquiler “es más cómodo para el usuario, que no se tiene que preocupar ni de mantener ni de guardar la bici, al tiempo que más barato”. Dos ingredientes que, a su juicio, no ayudan a que el cliente se decante por la compra de su propia e-bike.

Por su parte, desde la tienda 27 Bikes opinan que, más que sobre las ventas en sí, BiciMad ha repercutido negativamente sobre los sistemas de alquiler, un efecto que se nota especialmente ahora que estamos en temporada baja. “Creo que el ‘boom’ del servicio es precisamente porque se trata de bicicletas eléctricas; si no lo fueran, tendría menos usuarios”, comentan.

Efectos positivos a medio largo plazo

Alejo Bastos, propietario de Biobike Biciclick, valora por su parte que BiciMad no ha perjudicado a su negocio aunque también afirma que “las ventas que se han culminado porque un usuario del servicio haya querido comprarse su propia bicicleta han sido más bien pocas”. No obstante, se declara convencido de que a medio-largo plazo “será beneficioso porque le dará más visibilidad a la bicicleta y se mejorarán las infraestructuras. Confío en que, finalmente, se crearán las condiciones ideales para la bicicleta en Madrid y no solo saldrán beneficiadas las eléctricas sino todas las bicicletas”.

Más interés

Jaime Novo, propietario de La Sonrisa Eléctrica, está convencido de que “el efecto de BiciMad ha sido para bien”. A su juicio, ha aumentado el interés por la bicicleta eléctrica, si bien no se ha materializado aún en ventas. No obstante, matiza que “en España no hay mentalidad de alquiler ni de lo prestado, por lo que confío en que si la e-bike se da a conocer, esto acabará repercutiendo satisfactoriamente sobre las ventas”. “El principal problema de la bici eléctrica en estos momentos –añade- es que su público objetivo no sabe que la necesita. BiciMad servirá para publicitarla”.

Hay quienes discrepan con esta opinión. Así, el detallista Javier Aguilar, de la tienda Biketown, manifiesta que “no creo que el usuario de este tipo de servicios se acabe comprando su propia bicicleta, especialmente en el caso de la eléctrica, que resulta más cara y plantea más problemas de mantenimiento”.

Sin competencia en tarifas

En cuanto a los alquileres, Jaime Novo no cree que el nuevo servicio de alquiler madrileño robe clientes a los comercios por dos motivos principales. En primer lugar, por los precios. Según explica, “las tarifas de los negocios que alquilamos eléctricas están pensadas para el ocio, para que el cliente se la lleve uno o varios días. En cambio, los precios de Bicimad están ideados para coger la bicicleta sólo un rato, ya que si te la quieres llevar un día entero sale carísimo, es decir, son para un traslado puntual”.

Por otro lado, objeta que si un usuario decide quedarse la bici del sistema público todo el día sólo puede cargarla en los tótems del propio BiciMad, mientras que los alquileres especializados facilitan todas las herramientas necesarias para cargarla. “Son, por lo tanto, enfoques totalmente diferentes”, concluye Novo.


No hay comentarios

Añade el tuyo