ESENCI@L

Tiendas de running denuncian que la guerra de precios se ceba con la gama alta

(17-11-2014). Lejos de estabilizarse, la oferta de comercios que venden running no hace más que crecer propiciando, según denuncian algunos detallistas especializados, guerras de precios, que afectan principalmente a las marcas “más caras”.

Según analizan varios comercios especializados en la venta de running, en los últimos meses el consumo medio por cliente en sus tiendas habría descendido significativamente.

Entre las razones apuntadas por las fuentes para explicar este fenómeno, destacan un continuo incremento en el número de puntos de venta que comercializan artículos de running, siendo especialmente “agresiva” la competencia de “cadenas de tiendas tradicionalmente multideporte, grandes superficies y, sobre todo, Internet”.

De hecho, varios de los detallistas con los que CMD ha conversado se han mostrado especialmente molestos con enseñas como Decathlon o El Corte Inglés “que venden zapatillas de running de nueva temporada casi un 40% por debajo del PVP recomendado”.

Gama alta, la gran perjudicada
Estas guerras de precio se estarían ‘cebando’ según estas tiendas sobre todo con los productos de gama alta. “Si te fijas en las carreras, los corredores siguen usando zapatillas de gama alta, así que venderse se venden, pero ¿dónde? En las tiendas especializadas cada vez menos porque el público nos considera caras y sabe que determinadas marcas las puede encontrar en otras tiendas no especializadas o virtuales, a precios más económicos”, se lamenta un detallista.

Este fenómeno se estaría dando, según denuncian la totalidad de tiendas consultadas, por “la actuación de algunas marcas que no cuidan el mercado, venden a cualquier comercio y no ponen orden en las guerras de precios”.

Una ‘mala praxis’ a las que las marcas aludidas responderían, según las fuentes, con “resignación, escudándose en el libre mercado”. Lo cual, para algunos de los detallistas suena más a excusa que a argumento: “Hay marcas que están poniendo de su parte para cuidar su producto en el mercado. Y si unas pueden hacerlo, las demás también. Otra cosa es que se quiera”, lamentan.

Tiendas premian las alternativas
Además de este fenómeno, se da las circunstancia para los detallistas de que “hay marcas que comercializan determinados modelos a un precio desorbitado, totalmente desconectados de la realidad del bolsillo de nuestros clientes”.

Estas dos circunstancias, el hecho de sentirse poco mimados por algunas marcas y que algunos modelos sean “excesivamente caros”, está llevando a algunas tiendas especialistas a reducir su apoyo a estas enseñas a favor de otras con “productos de buena calidad, a precios asequibles y con un buen trato hacia las tiendas”.
“No intentaré vender a un cliente un modelo caro si hay una opción más asequible, si no es totalmente necesario”, opina un detallista, a lo que se suma otro exclamando que “en un mercado en el que hace dos años que las ventas bajan por culpa del aumento de la competencia, hay que reinventarse y una manera de hacerse valer es no cuidar a las marcas que no me cuidan, por muy importantes que sean y que sus modelos casi se vendan solos”. Y avisa a las marcas, “es una medida que puse en práctica a título personal hace tiempo, pero me consta que otros colegas de profesión están empezando a aplicarla en sus tiendas”.


No hay comentarios

Añade el tuyo