Patin a Vela

Análisis del campeón de España 2002, Adrià Gabarró

¿Qué hace campeones a Pere Crespo y Carlos de Bricio?

Han conquistado el título de campeón y subcampeón de España 2020

pere-crespo-y-Carlos-de-bricio-bis

A SOLO UN PUNTO DE DIFERENCIA. Sólo un punto distanció a Pere Crespo (izquierda) de Carlos de Bricio en la clasificación final del Campeonato de España de patín a vela 2020. Esa ajustada puntuación y la regularidad que ambos mostraron a lo largo de la competición les llevaron a sobresalir de un modo relevante por encima del resto de participantes en la competición.

(16-9-2020). Pere Crespo y Carlos de Bricio han sido, respectivamente, los brillantes campeón y subcampeón de España de patín a vela sénior de este 2020. Hemos pedido a otro campeón de España, Adrià Gabarró, que analizará las peculiaridades que, según pudo comprobar in situ durante dicha competición, hacen de ambos regatistas dos cracks del presente y futuro de la clase.

EL AUTOR. Adrià Gabarró es el autor de este análisis. El regatista fue campeón de España en el año 2002. Durante el Campeonato de España 2020 celebrado en Puerto Sherry fue testigo de excepción de la evolución de Pere Crespo y Carlos de Bricio durante la competición. Sus comentarios sirvieron a CMDsport para elaborar las crónicas que publicó al final de cada manga.

Un Campeonato de España en Cádiz siempre es especial. Tanto las condiciones como el trato que nos brindan el océano y la flota andaluza son siempre excepcionales. Esta vez, debido a estar yo en proceso de recuperación de una operación, asistí al campeonato como soporte a la flota catalana y aunque ya estoy acostumbrado a ver la ‘película’ “desde fuera” fue un privilegio ver a todos los patinistas desde una lancha, desenvolviéndose lo mejor que pudieron en unas condiciones especiales, desde poco hasta mucho viento y con las “normas” de las condiciones completamente trastocadas a causa de la pandemia del Covid-19. Sin duda, un cóctel explosivo para todos los valientes. Pero al final y como siempre, como si fueran ajenos a las condiciones, destacaron los campeones. Es mágico,: pase lo que pase, los campeones siempre destacan.

Entonces, la pregunta a formularse es ¿Por qué son campeones?

DEFINICIÓN DE CAMPEÓN 

Podríamos ir al diccionario a buscar la definición de “campeón” pero me permito hacer una descripción alternativa con las particularidades “patinaires”.

<Un campeón es aquel navegante que, independientemente de las condiciones y del material, es capaz de hacer la mejor lectura de la situación, trazar un plan, modificarlo según convenga durante la regata, mediante una observación y evaluación constante de datos, y que es capaz de cometer los menos errores posibles a fin de obtener una posición muy cercana a su máximo potencial.>

A partir de ahí cada uno imprimirá su estilo único.

AUTENTICIDAD

Hay muchas maneras de ser campeón, aunque el campeón de verdad goza de una autenticidad única en su quehacer patinaire. Esa sería, tal vez, la primera característica que diferencia a un campeón: es auténtico (o auténtica) porque es fiel a su creer e intuición.

Y en este último campeonato de España, hemos tenido dos grandes campeones, con estilos muy diferentes aunque, seguramente, destacando cada uno hacia su lado. Cualquiera de los dos podia haber ganado. No en vano, a ambos les distanció solo un punto en la clasificación final.

Sin embargo, los detalles inclinaron la balanza. Y ahí tenemos otra característica de los campeones. Son capaces de discernir entre qué detalles son descartables y cuáles deben tenerse en cuenta. Léase: asertividad.

Debo decir que no les conozco demasiado. Aunque con Pere Crespo hace muchos años que nos vemos, hemos coincidido muy poco en regata y nos hemos tratado relativamente poco.

A Carlos de Bricio no le conocía pero tuve la oportunidad de tener una interesante charla con él cuando vino a hablar con este servidor al final de la tercera jornada del campeonato.

Viéndoles navegar se pueden deducir muchas cosas. Así que intentaré hacer una descripción de sus particularidades que, vaya como avanzadilla, son lógicamente acordes a mi subjetividad y nivel de trato con ambos.

PERE CRESPO

De Pere destacaría su naturalidad. No parece esconder mucho. Es muy observador, más de lo que aparenta, y tiene dos grandes virtudes que le permitirán evolucionar aún más: es humilde y sabe escuchar.

Quedé sorprendido cuando, al finalizar una de las mangas que ganó, me acerqué con la lancha para ofrecerle agua y comentar la jugada y, sin yo tener tiempo de decirle nada me dijo: “ya sé que dos fallos he cometido”.

Le comenté mi humilde opinión y él escuchó atentamente sin interrumpir. Esto, hoy en día ya es poco común, incluso en situaciones cotidianas de nuestras vida. Saber escuchar, virtud de campeones. Luego él haría lo que creyera conveniente. Esa es la actitud que define a un campeón: para ellos todo siempre es mejorable y detectar y reconocer los puntos a mejorar es la base de la evolución.

PERE EL GRAN. Durante el campeonato de España 2020, CMDsport se permitió la licencia de ‘rebautizar’ a Pere Crespo en las crónicas del campeonato como ‘Pere el Gran’, en alusión al rei Pere II de Catalunya y Aragón (hijo de Jaume I el Conqueridor). Pocos días después de su regreso al club de toda su vida, el Club Natación Badalona, el padre de Pere Crespo (Carles Crespo -bi-campeón de España-), le ‘rebautizó’ el patín con dicho sobrenombre. El regatista, encantado con la broma, ha decidido mantener durante un tiempo la nueva denominación de su embarcación.

También le ví con capacidad de concentrarse bastante, aunque en la variante de “ensimismamiento”, más que en la de “aislamiento”. Hace lo mismo que haría en una regata de domingo. Puedes hablarle y te responde pero, en realidad, no acaba de estar del todo. En realidad está conectado, en su propio trance. Otra virtud de los campeones: se conectan.

También posee dos virtudes que le permiten ser asertivo en los detalles, esos que pueden acabar marcando la diferencia entre campeones. Su fortaleza mental para no hundirse en los momentos críticos es la primera y la segunda deriva de ésta; no sólo no se hunde sinó que se crece. En los momentos mas críticos, Pere Crespo sacó lo de mejor de si mismo, contrarrestando los embates de Carlos de Bricio para ir minándole la moral.

También, fui testigo de como antes de empezar una regata, otro patinaire le dio un golpe con la proa a su flotador (de forma totalmente involuntaria). Su reacción fue muy rápida al ir a mirar si había daños en el flotador, al ver que no los había se resituó rápidamente y siguió con la conversación que mantenía con servidor. Se quedó igual, ni un reproche, ni una mala mirada y ni atisbo de haberse perturbado lo más mínimo. Es un detalle sí, pero por algo así más de uno puede perder los papeles.

En referencia al crecerse ante las adversidades, y a falta de una sola regata para finalizar el campeonato, me dijo “esto es peor que ir a la puta mili, pero si hay que ir, iremos!! “. Más presión, más motivación. Otro rasgo de campeones.

Por último destacaría su asertividad, sabe hasta dónde comerse el coco para cada cosa (un fallo, una rolada, algo que no has sabido ver en regata,etc…). Llega un punto en el que ya no te aporta nada torturarte mentalmente y saber desapegarse de estos pensamientos es también un rasgo de campeón. En este sentido Pere es muy natural, se le nota que hace años que navega y posee un gran ‘feeling’ con el patín. Y es un hombre que confía en sus sensaciones, así como en lo que su cabeza le dice. Es equilibrado, como todos los campeones.

Pronostico que hay campeón para años. Sin duda, irá a más a medida que tenga más experiencia en campeonatos.

CARLOS DE BRICIO

Carlos de Bricio me pareció un campeón profesional, que aplica el método de recogida de datos constantemente, parametralizándolos, y poniendo toda su experiencia, técnica y físico a disposición del patín.

Antes de una regata con viento moderado le pedí si podía navegar un rato, como si fuera en regata, para verle ‘en acción’. Madre mía! Cuanto movimiento y que abdominales! Aquello fue la definición de ir con todo a ‘Full’, a morir, o a como se le quiera llamar. Sin duda su condición física es espectacular y eso le aporta un gran beneficio. De ahí cabe deducir su gran disciplina para con su cuerpo, característica también de un campeón.

También le seguí durante un trozo de ceñida en regata, a sotavento y más retrasado para no molestar. Pero Carlos de Bricio tiene un scanner y un radar incorporado que trabajan a mil revoluciones. Va mirando constantemente a los rivales y las condiciones, incluso a la lancha que le sigue. Me dí cuenta de que le podía estar molestando, que estaba restándole tiempo de observación a los factores realmente importantes, y me retiré enseguida. Y ahi tenemos otro factor: la capacidad constante de análisis que también define a los campeones.

TALENTO NATURAL. Si vemos el poco tiempo que lleva navegando en patín podemos decir que Carlos de Bricio tiene la cualidad de tener un don, una clase o un talento natural, que le lleva a ser el campeón que es.

Su forma de navegar es completamente diferente a la del resto de patrones. Su pasado de regatista en monocasco le condiciona aunque para mi, después de verle, constituye una duda sobre si es mejor ese estilo o no. Me remito a mis palabras anteriores de que hay muchas maneras de ser campeón.

De todas formas, en rumbos largos tuvo “momentos de gloria” en los que con una posición de su cuerpo sobre el patín y un aparejo  muy inusuales consiguió destacar sobre los demás por su gran velocidad.

Si vemos el poco tiempo que lleva navegando en patín podemos decir que Carlos de Bricio tiene la cualidad de tener un don, una clase o un talento natural, que le lleva a ser el campeón que es. Carlos de Bricio no muestra ni un atisbo de intentar navegar como hacemos el resto y eso le confiere esa autenticidad singular que también define a los campeones.

En conjunto, todas estas características le reportan una autoconfianza, que es, asimismo, otro rasgo que caracteriza a los campeones.

Tras lo dicho, quizás su característica mas destacada es su capacidad táctica. En mi opinión, Carlos de Bricio estuvo siempre un punto por encima de todos los otros participantes. Además, con un convencimiento absoluto, yéndose solo a un lado “ignorando” al resto de la flota. Ese seguridad que sólo los campeones tienen.

Sereno en tierra pero muy temperamental en el agua. Su temperamento es hoja de doble filo: su actitud lo hace muy fuerte pero, a la vez, puede provocar un desequilibrio en el caso de que las cosas no vayan como él quiere. Estoy seguro de que quedar segundo le decepcionó en mayor o menor medida aunque no tengo duda de que ello le motivará para, muy pronto, intentar volver a conquistar este título.

De Bricio quiere más y no va a desfallecer. Eso es fruto del empuje que tienen los campeones.

Adrià Gabarró


No hay comentarios

Añade el tuyo