ESENCI@L

El centro, de Barberà del Vallès, gestiona 13 pistas indoor

Barberà Padel Indoor busca proyectos para crecer de forma sostenible

Estudian opciones tanto en España como en el extranjero

images

El Barberà Indoor Pàdel gestiona actualmente 13 pistas de pádel cubiertas en una nave industrial

(13-6-2022) Barberà Padel Indoor busca oportunidades de negocio sostenibles para crecer tanto en España como en el extranjero. Tras cerrar un acuerdo de colaboración con el Club Natació Sabadell, este centro se abre a la posibilidad de gestionar otros proyectos en el futuro.

La fiebre que vive la industria del pádel supone una oportunidad para aquellos clubs que ya contaban con una cierta trayectoria y recorrido en este sector, para extender su know how en otros proyectos. Este es el objetivo del Barberà Padel Indoor (BIP), club de pádel de Barberà del Vallès (provincia de Barcelona) que gestiona desde 2012 un total de 13 pistas de pádel indoor en una nave industrial. Éstas generan un tráfico de algo más de 400 usuarios al día, lo que supone alrededor de unos 2.000 usuarios semanales. 

Aunque hasta ahora esta empresa se había dedicado única y exclusivamente a la gestión del club de pádel que tienen, el auge que vive este deporte les ha animado a explorar en el mercado nuevas oportunidades de negocio con las que expandir su marca y aprovechar sus conocimientos. Así les llegó la oportunidad de colaborar con el Club Natació Sabadell, a través de un proyecto que podría ver la luz este verano y en el que BPI creará y gestionará 11 pistas en las instalaciones de este club, que le alquilará el espacio durante un mínimo de 20 años. BIP invertirá un millón de euros en la construcción del espacio y pagará un alquiler mensual al CN Sabadell. 

“Es un reto para nosotros, porque pasamos de un club de pay per use a un club social que ofrece distintas modalidades deportivas”, admite a CMDsport el CEO del Barberà Padel Indoor, Ivan Linares. Aunque reconocen que la gestión a terceros no es su fuerte, desde BPI aseguran que, si esta fórmula da resultados positivos, podrían contemplar nuevos acuerdos de este tipo en otras zonas. De hecho, según asegura el propio Linares, ya están analizando un par de proyectos más para crecer. 

“CRECEREMOS SI HAY CONDICIONES MUY FAVORABLES”

Su idea es expandirse con nuevos centros propios, eso sí, siempre condicionado a que las condiciones que se den sean “muy favorables”. “Sino, no creceremos”, aclara Linares. El empresario puntualiza que buscan proyectos “sostenibles” como el del CN Sabadell, con quien han establecido una alianza pensando a largo plazo (acuerdo para un mínimo de 20 años, ampliables); que cuenta con placas fotovoltaicas que ayudan a amortiguar el gasto energético de la instalación y que, además, no les obliga a pagar un alquiler fijo, sino variable, en función del tráfico de usuarios que generen. 

“Si un club como el CN Sabadell baja su facturación, puede aguantar, pero si esto te pasa de forma sostenida en un club de pádel indoor, no lo soportas”, añade. BPI muestra su clara intención de crecer “de forma neta y sostenible en determinados puntos a nivel nacional e, incluso, internacional”. 

En el extranjero, de hecho, es donde observan actualmente más posibilidades de inversión. “Ahora mismo es más productivo y viable invertir fuera de España que dentro, porque el mercado europeo está creciendo una barbaridad y más que lo hará. El futuro está en el mercado fuera de España”, analiza. Al existir, en países como la zona de Escandinavia, un gran número de clubes digitalizados por Playtomic, esto ofrece a gestores como BPI la posibilidad de plantearse gestionar “a distancia” pistas en algunos países a través de control remoto. 

Es decir, que no necesitarían disponer de una sede en el extranjero, ya que muchos clubs funcionan sin requerir personal. Con una misma aplicación, que da un código QR, el usuario accede al club y a la pista y dispone de luz, todo de forma automática. Linares, eso sí, insiste que en todo caso tendrían que ser proyectos sostenibles para resultar apetecibles. 

ATENTOS A ZONAS CON SOBREOFERTA

Desde el BPI reconocen, eso sí, que no quieren crecer a cualquier precio ni, tampoco, en cualquier zona. “Antes de la pandemia había más demanda de jugadores que oferta de pistas, ahora en algunos puntos de Cataluña se empieza a revertir esto y ya hay más oferta que demanda”, avisa Linares. 

Esta tendencia comporta que haya zonas como el Vallès Occidental donde “empieza a ser preocupante” la cantidad de proyectos de pádel que están en marcha: “Se están construyendo muchos proyectos en una misma zona, como el de Eurofitness en Cerdanyola, otros en Badia del Vallès, Sant Quirze o el que haremos junto al CN Sabadell, al final no sé de dónde saldrá la gente para jugar”, alerta. La ventaja que dispondrán con respecto a la alianza con el CN Sabadell es la masa crítica, de cerca de 23.000 socios, de que dispone la entidad, algo que les permite tener casi asegurado un importante flujo de clientes regulares. 

Aunque se ha incrementado la oferta de pistas, el crecimiento del número de jugadores ha evitado que sufran una caída del volumen de usuarios, que se mantiene estable desde hace cinco años. Eso sí, reconocen que tras la pandemia se ha visto alterada la ocupación en algunas franjas horarias. “Antes siempre estaba lleno hasta las once o las once y media de la noche, pero ahora la gente, como tiene más donde elegir, se ha vuelto más selectiva, y si puede jugar a las nueve, mejor que a las diez, así vuelve antes a casa”, anota Linares. 

No en todas partes, sin embargo, la oferta ha superado aún la demanda de practicantes. De hecho, Linares destaca la gran demanda que existe en zonas como los municipios de Barcelona o Badalona, dos grandes ciudades que presentan otro problema: “Son prácticamente inaccesibles debido al elevado precio del metro cuadrado, que impide montar nada de pádel si no gestionas ya una nave o un terreno”. 

EL ‘KNOW HOW’, REQUISITO INDISPENSABLE

Ante la proliferación de entidades de pádel registrada en los últimos años (en 2021 se registraron en España el doble de clubs que en 2012), Linares alerta de los riesgos de entrar en un negocio si no se dispone de una experiencia previa. El bagaje y conocimiento en la gestión de clubs de pádel, comenta, resultan requisitos fundamentales para entrar en una industria que, desde hace varios últimos meses, especialmente desde el estallido de la pandemia, se está percibiendo como una oportunidad de negocio por parte de muchos inversores sin experiencia en este campo. 

“El problema es que mucha gente confunde la popularidad con la viabilidad: gestionar bien un club de pádel no es tan fácil como algunos piensan, hay que estar pendiente todos los días de la semana y es un trabajo que, o lo vives y lo disfrutas, como nos ocurre a nosotros, o te agota, porque hay mucho trabajo detrás; hay quien piensa que con abrir un centro ya se te llena solo y no es así”, avisa el CEO del Barberà Padel Indoor. 


No hay comentarios

Añade el tuyo