MONTAÑA

La empresa Milorcha nos propone hacer barranquismo en Broto (Huesca)

Barranco del Furcos, un descenso acuático emocionante y sencillo

(Foto: Castum Milorcha).

(28-8-2012). Aventura y deporte para un amplio perfil de público es lo que nos ofrece el barranco del Furcos, ubicado en el municipio de Broto, Huesca. Una experiencia única tanto para aquellos que ya han realizado anteriormente esta actividad como para los que se inician. Y es que la belleza del paisaje y las posibilidades que ofrece este barraco lo convierten en un gran atractivo. Álvaro Yaque, guía de montaña de la empresa Milorcha, situada en Benasque, nos explica las peculiaridades de este descenso.

Rápeles, toboganes naturales y un salto de ocho metros es lo que se encontrarán los que se decidan a descender este barranco acuático. El punto de partida de la aventura está en el pueblo de Broto, en Huesca. “La aproximación es muy sencilla ya que solo tendremos que andar unos 5 minutos para acceder a la cabecera del barranco”, explica Álvaro Yaque, guía de montaña de la empresa Milorcha.

“Tras ascender hasta el punto de partida, llegamos a una presa de hormigón con unos agujeros, en uno de estos se observa una reunión por a que podemos iniciar el descenso”, apunta Álvaro Yaque, quien añade que “para iniciar el descenso tendremos que entrar por detrás, introducirnos en el agujero y empezar a rapelar”. Pero esto es solo el inicio ya que tras este primer rápel, se encuentra el más largo de todo el descenso, de 30 metros, ideal para todos aquellos que les gusta descender con cuerda, a pesar de que no tengan mucha experiencia. Y es que la diversión está asegurada. Una vez descendido y tras el impacto de dejar la cuerda y comprobar que el agua está muy fría, los participantes en esta actividad tendrán que volver a rapelar para salir de la badina pero esta vez, descenderán solo 10 metros de roca.

El recorrido continúa por resaltes y pasillos llenos de vegetación hasta llegar al tercer rápel del recorrido, éste de 10 metros y que dará paso a un descenso que ofrece varias opciones. En este punto hay que descender 12 metros  y para ello hay distintas opciones. “Se puede superar el descenso rapelando, saltando desde una repisa que queda a la derecha o dejándose llevar por un tobogán natural”.  Siguiendo las instrucciones del guía, cada uno podrá escoger la vía que más le llame la atención. Eso sí, para los que quieran una experiencia fuerte, el salto puede ser la mejor opción.

Llegados a este punto, la aventura está a punto de finalizar. Ahora solo queda un último rápel de 25 metros por en medio de una cascada de agua. Después, los participantes continuarán caminado entre las rocas, siguiendo el cauce, hasta llegar a un puente que marca el final del recorrido.

Material

Para realizar este descenso es necesario que el equipo de los participantes cuente con; neopreno, casco, arnés, cuerdas, cabo de anclaje con mosquetones, descensor y mosquetón con seguro.

Un descenso que se realiza en aproximadamente una hora y media y que ofrece a los participantes una experiencia divertida. Eso sí, debe hacerse siempre acompañado de profesionales que conozcan el terreno para evitar cualquier riesgo.

Más información: www.guiasmilorcha.com


No hay comentarios

Añade el tuyo