Quantcast

Patin a Vela

Xavier Oliver supera la crisis intestinal y vuelve a la ronda menorquina

Ramón Puigoriol se lleva la cuarta etapa de la Volta a Menorca 2024 tras flirtear con los acantilados

Jan Esteba continua líder pero Peco Mulet le sigue a un solo punto de distancia

Ramón-Puigoriol-Volta-a-Mneorca-2024-bis

Ramón Puigoriol, en el momento de cruzar victorioso la línea de llegada de la cuarta etapa de la Volta a Menorca - Trofeu Lluís Gay 2024.

(4-7-2024). Reparto de victorias en la Volta a Menorca 2024 en patín a vela. Hoy le ha ‘tocado’ a Ramón Puigoriol que hasta ahora no había logrado ninguna plaza de podio parcial. El patinista del Club Nàutic El Masnou hoy ha sido el ‘rey de los acantilados’. Jan Esteba mantiene el liderato pero Peco Mulet ya casi le alcanza la barra escotera.

La Volta a Menorca va poniéndose al rojo vivo. Tras la cuarta etapa, apenas un punto distancia a Jan Esteba, del Club Patí Vela Barcelona, y a su compañero de club, Peco Mulet.  Y es que, mientras Mulet continua sin bajarse de las posiciones de podio, hoy Esteba ha registrado su primer resultado fuera del podio.  La victoria de esta Volta a Menorca – Trofeu Lluís Gay 2024 se dirimirá en la quinta y última manga que se disputará mañana entre Fornells y el puerto de Mahón (20 millas).

ESPÓNSOR INFORMATIVO PRINCIPAL de la Volta a Menorca-Trofeu Lluís Gay 2024.

Hoy se ha disputado la etapa más corta de la ronda menorquina, entre La Vall y Fornells. Han sido 12 millas y, aunque los patinistas se han metido en el agua hacia las once y cuarto de la mañana no han salido de ella hasta cerca de las 17 horas; en total, pues, unas cinco horas y pico en ‘remojo’.

PRUEBA DE UNAS 3 HORAS

La competición se ha iniciado unos tres cuartos de hora después de que los primeros patinistas hubieran salido de la playa de La Vall. Hoy han salido los diez. Xavier Oliver que ayer estuvo KO a causa de una indisposición intestinal, hoy ha podido hacerse a la mar, pese a estar a un 80% de sus plenas facultades físicas.

CO-ESPÓNSOR INFORMATIVO de la Volta a Menorca-Trofeu Lluís Gay 2024.

PUIGORIOL: “A POR TODAS”

Ramón Puigoriol que hasta ahora había ido quedando apeado de las plazas de podio en las etapas disputadas, hoy ya ha dejado claro que salía ‘a por todas’.

La manga por la zona norte de la isla de Menorca ha sido prácticamente toda de ceñida con un viento de unos 8-10 nudos aunque, eso sí, con un oleaje impresionante que ha tenido con el corazón en un puño al director técnico de la regata, Rafel Figuerola, especialmente porque algunos de los navegantes han optado por ir costeando muy cerca de los acantilados.

El más decidido a seguir esta opción ha sido Ramón Puigoriol. Así, aunque algunos patrones han optado por marcharse levemente mar adentro, rehuyendo el reflujo de las olas al chocar contra los acantilados, Puigoriol se ha mostrado decidido a mantener su particular ‘flirteo’ con ellos. “Me he limitado a ir ciñendo aprovechando los roles. Iba dando”, ha asegurado a CMDsport el patinista del Club Nàutic El Masnou.

Junto a Puigoriol se han marchado Eduard Serres, del Club Marítim Altafulla; Albert Batlleriá Mitjana, del Club Natació Badalona; y Jan Esteba, del Club Patí Vela Barcelona.

CENTRIFUGADO MARINO

Tras ir superando la serie de salientes del litoral, el momento álgido ha sido en las cercanías del Cabo de Cavallería. Junto a éste se encuentra un islote de modo que en la zona entre el impresionante acantilado de Cavalleria y ese islote había una concentración de reflujos de las olas que atizaban a un lado y al otro que  había que tener cierta osadía para meterse en medio de aquella especie de centrifugado marino.

Sin embargo, Puigoriol ha tenido claro que debía pasar por allí al objeto de evitar un notorio repicón para superar el islote por barlovento. Así, ha enfilado entre las dos paredes (la del acantilado y la del islote) y con maestría, la máxima velocidad que ha podido imprimir a su patín (y suerte) ha logrado driblar varios rompientes a lado y lado y salir airoso del desafío.

Detrás suyo, Eduard Serres, el benjamín de la Volta 2024, es decir, Albert Batlleriá Mitjana y Jan Esteba, han decidido que si Puigoriol había pasado, ellos también.

Serres ha sido el segundo en afrontar el ‘paso maldito’ y ha  logrado superar también el reto, haciéndolo con nota.

EL ‘TREBLA’ VIVE UNA EXPERIENCIA PARA SUS NIETOS

Cuando ha llegado el turno del patrón del ‘Trebla’, pese a su determinación, no ha podido evitar que dos montañas líquidas se le echasen encima. Albert Batlleriá Mitjana se ha aferrado a la escota como si no hubiera un mañana e iba preguntando a gritos a Rafel Figuerola “¿cómo supero esto, cómo supero esto?” Aunque Figuerola ha admitido que tenía el corazón en un puño y él mismo se estaba preguntando cómo resolvería el entuerto si el ‘Trebla’ quedaba atrapado en aquel centrifugado marino, le ha recomendado que diera camino al barco y mucha calma.

Finalmente, con la cara blanca como el papel, el joven Albert Batllería Mitjana ha superado aquel paso maldito y, seguramente, de modo automático se le ha archivado la experiencia en la memoria. Ésta ha sido tan intensa que seguro que se la dedicará a las novias que tenga, así como, dentro de varias décadas, a sus futuros nietos.

Luego, ha llegado el turno de Jan Esteba. Él también ha logrado superar el desafío con cierta soltura, aunque se sintiera el corazón desbocado.

El resto de patrones han optado por pasar a barlovento del islote de delante del Cabo de Caballería.

La organización ha dispuesto la línea de llegada en la bocana de Fornells. El primero en cruzarla ha sido Ramón Puigoriol a quien esta victoria le ha sabido especialmente dulce pues era, finalmente, su reencuentro con el podio en esta Volta a Menorca 2024.

El segundo en entrar ha sido Eduard Serres, mientras que Peco Mulet se ha llevado la tercera plaza.

CLASIFICACIÓN DE LA CUARTA ETAPA

  1. Ramón Puigoriol
  2. Edu Serres
  3. Peco Mulet
  4.  Jan Esteba
  5. Esteban Vergés
  6. Albert Batlleriá Mitjana
  7. Paco Ortíz
  8. Albert Kirchner
  9. Xavier Oliver
  10. Lluís Corbella

DUELO EN LA CIMA

Tras las cuatro primeras etapas y, como ya se ha apuntado, Jan Esteba continua manteniendo el liderato en la ronda menorquina de este año. Sin embargo, el bicampeón de España, Peco Mulet, le va tan a la zaga que casi le pisa los talones.

Debido a ello, el triunfo de esta edición se decidirá mañana en la última etapa. Y a ese pulso entre los dos primeros cabe añadir el que mantienen el tercero y el cuarto en estos momentos, es decir, Edu Serres y Ramón Puigoriol, respectivamente, pues apenas median dos puntos entre ambos.

CLASIFICACIÓN PROVISIONAL

  1. Jan Esteba: 2 + 1 + 2 + 4 = 9
  2. Peco Mulet: 1 + 3 + 3 + 3 = 10
  3. Edu Serres: 4 + 2 + 5 + 2 = 13
  4. Ramón Puigoriol: 5 + 5 + 4 + 1 = 15
  5. Paco Ortíz: 9 + 7 + 1 + 7 = 24
  6. Lluís Corbella: 3 + 8 + 6 + 10 = 27
  7. Esteban Vergés: 10 + 4 + 9 + 5 = 28
  8. Albert Batlleriá Mitjana: 8 + 9 + 8 + 6  = 31
  9. Albert Kirchner: 7 + 10 +7 + 8  = 32
  10. Xavier Oliver: 6 + 6 + 11 + 9 = 32

PACO ORTÍZ SACA DOS ‘SABANAS’ DEL MAR

Por otro lado, si los grandes vencedores en la recogida de plásticos durante la etapa de ayer fueron Edu Serres y Albert Batlleriá Mitjana, en la de hoy, lo ha sido Paco Ortíz que, viéndose algo rezagado, ha decidido aprovechar la singladura para aportar su ayuda en la limpieza del mar.

Ortíz ha ‘tomado’ el litoral cercano a la Illa de Les Bledes y, mientras con una mano aguantaba el patín, con la otra se dedicaba a lidiar contra una gran mancha blacuzca que ha visto en el agua. Al final , el patinista onubense ha ‘pescado’ dos plásticos del tamaño de dos sábanas.

PSEDUDO PALIZÓN EN LA ÚLTIMA ETAPA

Para mañana está prevista la quinta y última etapa que comprenderá desde Fornells hasta Mahón. Son veinte millas, es decir, la segunda de mayor distancia.

Seguramente, hoy los navegantes no estirarán mucho la noche. Como han hecho las anteriores, volverán a degustar en el ‘Santa Eulalia’ la maravillosa, apetitosa y abundante cena que les preparará el cocinero del pailebote, Víctor Torres. Y junto con la tripulación de dicho barco, así como con la que conforman los siete marineros de la embarcación danesa tipo Ketch del año 1929, el ‘Ciutat de Badalona’ que también hace de escolta a los patinistas en esta Volta, todos disfrutaran del atardecer, la compañía y la cocina marinera. Y, tras ello, el bordo estará claro: lanzarse de cabeza en los brazos de Morfeo en busca del sueño reparador.


No hay comentarios

Añade el tuyo