NIEVE

La huelga de controladores aéreos anula algunas reservas de alquileres

Los resultados del puente, marcados por la meteorología

(10-12-2010). Algunas estaciones de Aragón y Sierra Nevada tuvieron que cerrar las pistas por la lluvia y el viento. En el Pirineo catalán y en la Cordillera Cantábrica la valoración es bastante positiva.

Las expectativa para el puente de diciembre eran muy altas: más nieve que en años anteriores, más pistas abiertas, más reservas hoteleras y un día más de fiesta que el año pasado. Estos factores impulsaron las ventas de material de esquí desde finales de noviembre y crearon buenas perspectivas para el puente, inicio de la temporada para muchos esquiadores. Pero las malas condiciones meteorológicas impidieron que en algunas zonas de España el puente se desarrollara como se había pronosticado.

Es el caso del Pirineo aragonés, donde, después del fin de semana, la lluvia obligó a cerrar algunas pistas e incluso estaciones como Panticosa se vieron obligadas a no abrir durante la jornada del martes. Detallistas de la zona lamentan que estas circunstancias han llevado a que no se cumplieran las previsiones de ventas fijadas para el puente.

No obstante, otros señalan que precisamente el mal tiempo ‘empuja’ a los esquiadores a buscar otras alternativas de ocio en cafeterías y tiendas.

Otra de las estaciones afectadas por el mal tiempo fue Sierra Nevada que cerró sus puertas de lunes a miércoles por el viento. Los esquiadores de proximidad, que acuden principalmente desde otros puntos de Andalucía, tuvieron que cambiar sus planes y el cierre de las pistas hizo que la ventas de las tiendas de la estación no fueran tan buenas como se esperaba.

Satisfacción en Cataluña
La valoración en las estaciones de Cataluña ha sido positiva, ya que estuvieron abiertas los cinco días y los hoteles registraron cifras de ocupación muy altas. En Baqueira Beret, por ejemplo, los hoteles estaban al 100% y los detallistas coinciden en que las ventas fueron superiores a las del mismo puente de 2009, aunque algunas inciden en que es “imposible” volver a marcarse como objetivo los niveles de consumo de hace tres o cuatro años.

En la Cordillera Cantábrica también apuntan a un buen inicio de temporada a pesar de que el tiempo también fue empeorando a medida que pasaba el puente, pero fue sin duda mejor que el año pasado si se tiene en cuenta que en 2009 las estaciones no abrieron hasta poco antes de Navidad.

Huelga de controladores aéreos
La huelga de controladores aéreos provocó la anulación de algunas reservas de alquiler de material por parte de algunos esquiadores que no pudieron desplazarse, aunque, en general, los efectos fueron moderados en el caso del turismo de esquí.

Algunos aficionados llegaron a las pistas un día más tarde de lo previsto pero desde algunas estaciones apuntan que la mayoría de esquiadores se desplaza en coche.


No hay comentarios

Añade el tuyo