FITNESS

Peligra el otro momento clave a nivel de altas del año

Los gimnasios de 12 provincias siguen cerrados a un mes de la campaña de enero

Crece la inquietud por si no se reducen las restricciones para la campaña de enero

O2-centro-wellness-granada-actividades-outdoor-bis

ENTRENAMIENTOS OUTDOOR. En el O2 Centro Wellness de Granada, a raíz de la obligatoriedad de cierre de las instalaciones deportivas interiores a causa de la pandemia del Covid-19, sus responsables empezaron el pasado martes, 24 de noviembre, a ofrecer sus servicios de entrenamiento a sus abonados en los espacios exteriores con que cuenta la instalación.

(1-12-2020). La evolución de la pandemia durante este mes de diciembre se prevé clave para un sector, el deportivo, que necesita que los indicadores del Covid-19 bajen considerablemente para que se flexibilicen cuanto antes las medidas que llevan meses ahogando a muchos gimnasios españoles.

“Operar estos dos meses de temporada baja es posible, pero si no abren un poco las restricciones tras las Navidades, cuando vuelva la temporada alta, será muy difícil”, reconocía la semana pasada a CMDsport el CEO de Vivagym, Juan del Río. La petición del empresario es compartida por todos los gimnasios españoles, que tras vivir la peor campaña de septiembre y octubre en varias décadas, ahora afrontan con mucha incertidumbre el segundo  momento principal de captación de abonados del año: el mes de enero.

La situación del parque español de gimnasios, a nivel de medidas, aforos y actividad, varía significativamente en función del territorio en el que se encuentren. Hay comunidades como Madrid, Canarias, Valencia o País Vasco, entre otras, cuyos gimnasios no han tenido que cerrar desde que finalizó el primer Estado de Alarma decretado por el Gobierno central en junio.

Otras, en cambio, han vivido un segundo o incluso un tercer cierre, como es el caso de Cataluña. Ahí se permitió la tercera reapertura del sector del fitness el pasado lunes 23 de noviembre. Eso sí, con cita previa y unos aforos del 30% en instalaciones interiores y del 50% de espacios al aire libre hasta, al menos, el próximo lunes 7 de diciembre.

Ese día, si la pandemia lo permite, se permitirá el acceso al tramo dos del plan de desescalada elaborado por la Generalitat, que permite aumentar el aforo de espacios cerrados al 50%.

12 PROVINCIAS EN ASCUAS

Sin embargo, los gimnasios aún permanecen cerrados a día de hoy en 12 de las 50 provincias españolas. El mal menor para los operadores de instalaciones deportivas de estos territorios sería poder abrir a mediados de diciembre, lo que les permitiría empezar el 2020 con un cierto nivel de actividad. El escenario más desfavorable sería que el cierre se alargara hasta bien entrado el mes de enero, una época clave a nivel de altas.

Donde más tiempo llevan cerrados los centros deportivos ahora mismo es en Asturias. Ahí se decretó un cierre de los negocios no esenciales con una duración inicial de 15 días que empezó el 4 de noviembre. Sin embargo, dicha medida se ha prorrogado hasta el 3 de diciembre. Si el Covid-19 lo permite, este jueves se permitirá la reapertura al público de las actividades deportivas asturianas.

Dos días más tarde que en Asturias, el 6 de noviembre, llegó un anuncio similar del gobierno autonómico de Aragón. En esta comunidad se decretó el cierre completo de todas las actividades deportivas que se realizan en espacios cerrados en sus tres provincias, Huesca, Zaragoza y Teruel.

Una medida que aún no tiene una fecha concreta de finalización, y que sólo terminará cuando los tres principales indicadores (los casos positivos por 100.000 habitantes, la tasa de positividad de las pruebas PCR realizadas y la ocupación de las UCI) hayan bajado lo suficiente.

“La desescalada debe ser lenta y progresiva para que no haya una cuarta ola en enero. No nos planteamos una estrategia de apertura rápida”, advirtió la consejera de Sanidad del Gobierno de Aragón, Sira Repollés. Si se dobla lo suficiente la curva, el Gobierno de Aragón estudiará flexibilizar alguna medida de cara a las Navidades.

SEGOVIA Y ÁVILA, REABIERTAS

También el 6 de noviembre fue la fecha a partir de la cual la Junta de Castilla y León cerró los gimnasios de sus nueve provincias. Una medida que flexibilizó el pasado 27 de diciembre, cuando levantó la suspensión para dos de estas provincias, Segovia y Ávila, que registraban niveles de incidencia menores al resto.

En las siete provincias restantes (León, Palencia, Burgos, Soria, Zamora, Valladolid y Salamanca), el cierre de gimnasios se alargará hasta que no haya un descenso significativo y prolongado de la situación epidemiológica.

El Ejecutivo de Castilla y León anunció que, para levantar las restricciones adicionales del 6 de noviembre, hay que cumplir, al menos, dos parámetros de los referidos a la incidencia del virus y uno de los que tienen en cuenta la ocupación hospitalaria. Sus territorios no podrán bajar el nivel de alerta epidemiológica hasta que se sostenga un declive en la incidencia de casos acumulados: inferior a 400 por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días y de 200 en siete días.

El vicepresidente de la comunidad, Francisco Igea, anunció que estarán “atentos” al impacto que tiene la apertura de la hostelería y los espacios comerciales y deportivas, puesto que si hubiera un incremento de brotes podrían cambiar las medidas y decretar nuevos cierres.

La Junta de Castilla y León se comprometió a comunicar semanalmente los datos, y a anunciar, cada jueves, si se flexibilizan o se mantienen las medidas. “Según disminuyan los niveles de incidencia, diremos las provincias que abren cada fin de semana”, expuso Igea.

ANDALUCÍA, PENDIENTE DE LOS HORARIOS

La otra provincia española que mantiene cerrados sus gimnasios es Granada, que el pasado 10 de noviembre tuvo que cerrar toda su actividad no esencial. Una medida que sigue vigente, aunque desde el día 22 del mismo mes se permitió que algunos municipios del distrito sur de la provincia pudieran reanudar su actividad. Eso sí, con las mismas limitaciones que el resto de la comunidad: cerrando los centros deportivos a las seis de la tarde.

Esta restricción horaria, inicialmente, iba a terminar el 23 de noviembre, pero se prorrogó hasta, al menos, el próximo 10 de diciembre ya que, según el presidente andaluz, Juanma Moreno, las cifras de evolución de la pandemia “no han mejorado lo suficiente”.

No será hasta mediados de diciembre, por tanto, cuando la Junta de Andalucía revisará esta y otras medidas y los gimnasios andaluces conocerán si pueden abrir en su horario habitual o si, por el contrario, tienen que seguir operando con esta restricción.

Moreno también expuso que están estudiando activar “un plan de apoyo adicional” para los sectores afectados por el cierre total de la actividad en la provincia de Granada.


Hay 1 comentario

Añade el tuyo
  1. J. Jiménez

    Para Sanidad somos un foco de contagio. Para la Administración somos una fuente de ingresos. Difícil aunar estos dos conceptos a nivel empresarial. Y viendo las constantes recomendaciones que hace Sanidad de hacer ejercicio moderado y controlado, ¿hace falta algún motivo más para ver la incongruencia y la crueldad de estas decisiones y el cinismo de las publicaciones institucionales?


Publicar un nuevo comentario.